Moto del día: Vertemati Enduro E501

Moto del día: Vertemati Enduro E501

Mucha experiencia y dedicación en esta italiana adicta al barro


Tiempo de lectura: 6 min.

Para muchos la firma Vertemati, fundada por los hermanos Alvaro y Guido Vertemati, puede pasar por una total desconocida, pero lo cierto es que aquella pequeña fábrica italiana fundada en 1993 crearía motocicletas tan competitivas y efectivas como la Enduro E501, después de haber volcado en ella toda la sabiduría acumulada durante años por sus creadores tanto dentro como fuera de la competición.

Esto se debe a que los hermanos Vertemati estuvieron durante gran parte de su vida trabajando y colaborando directamente con marcas como Husqvarna, siendo los importadores directos de la marca en Italia y creando un equipo nacional a base de motocicletas de la firma austriaca dentro de los campeonatos europeos y mundiales, donde cosecharon varios éxitos.

Después hicieron lo propio con Husaberg, donde siguieron siendo los directores técnicos del equipo italiano y distribuidores oficiales de la marca en el país transalpino, en el seno de las distintas competiciones a nivel global de enduro y cross, además de ser pioneros en el empleo de bloques 4T, en vez de los 2T habituales, marcando un nuevo rumbo dentro de aquellas disciplinas.

Vertemati varios 1

Pero para 1993, aquellos trabajadores incansables decidían dar un paso más hacia delante en sus carreras profesionales y fundaban la marca que hoy da nombre a nuestra moto del día. Incluso cinco años más tarde creaban un departamento orientado a la competición en exclusiva denominado VOR (Vertemati Off-road Racing), que a la postre y durante unos años sería el nombre utilizado en exclusiva para la marca, hasta su quiebra en 2004, con modelos como las VOR EN 400, 450, 503 y 530.

Los hermanos Vertemati fundaban su propia empresa a comienzos de los 90, tras una larga trayectoria dentro del mundo de la competición en las disciplinas de enduro y supercross

Pero la motocicleta que hoy te traemos, nacida en el año 2001, forma parte de la primera etapa de Vertemati, donde el apellido de los hermanos Alvaro y Guido iba impreso en los laterales del depósito de sus motocicletas, que además de gozar de una personalidad e impronta propia, eran tan efectivas como las perfeccionadas japonesas. Además, ese mismo 2001 la marca lograba imponerse como vencedora absoluta en el ISDE (International Six Days Trial), quedando en segunda posición de la general del Mundial de Enduro, toda una proeza si tenemos en cuenta los medios y envergadura con la que contaba la pequeña empresa transalpina.

Pero volviendo a la Enduro E501, nos encontrábamos con soluciones técnicas como su chasis fabricado en sección tubular ovalada en acero, con una arquitectura diferente al resto de motocicletas de su categoría, uniendo el eje de la dirección con el anclaje trasero del basculante, donde iba anclado el monoamortiguador trasero directamente.

Por otra parte, el propulsor monocilíndrico de fabricación propia quedaba asociado a un cambio de seis relaciones, siendo la refrigeración por líquido y su sistema de distribución por medio de una cascada de engranajes, con la apertura de sus cárteres de modo vertical, ayudando así a un mejor acceso a la mecánica y pensado sobretodo en el mundo de la competición y poder utilizar el mismo bloque en diferentes cilindradas.

Vertemati Enduro E501 2

Vertemati Enduro E501

Con unas cotas internas de 92×75,5 mm, alimentado por un carburador Dell’Orto y una cilindrada de 501 cc, al cual alude su nombre comercial y al igual que el resto de modelos que fabricaba la marca en aquellos tiempos, aquel motor contaba con características tan peculiares como un arranque a pata con el movimiento hacia delante, en vez de hacia atrás, además de disponer de eje de equilibrado, que la dotaba de una suavidad envidiable una vez en funcionamiento.

Gracias a la experiencia de los fundadores de la marca y soluciones técnicas de primer nivel, la Enduro E501 se convertía en un hueso duro de roer dentro de las enduro de altas prestaciones del momento

El resto de la parte ciclo estaba a la altura de lo que se podia esperar de aquella motocicleta, con unas suspensiones de primer nivel, gracias a una horquilla invertida WP con barras de 48 mm y recubiertas estas con una capa de nitruro de titanio, siendo el recorrido máximo de 300 mm, el mismo que poseía el monoamortiguador trasero que ya hemos mencionado antes.

La frenada por su parte se encomendaba a un disco delantero de 260 mm con pinza monopiston y otro en su eje posterior, en este caso con medida de 220 mm y pinza de simple pistón, ambos anclados en llantas radiales calzadas con neumáticos multitaco en medidas 90/90 R21 y 140/80 R18 delante y detrás, respectivamente. Así se dotaba a la Vertemati Enduro E501 de una buena mordida para poder circular a fondo en terrenos desfavorables, además de detener con contundencia los 116 kilogramos declarados en seco por la marca de Triuggio.

Otros datos relevantes dentro de las características generales de aquella Enduro de comienzos de este siglo era la capacidad de su depósito de combustible, cifrada en 8 litros, o la distancia entre ejes con la que contaba, situándose esta en los 1.480 mm, siendo en este aspecto algo más corta que por ejemplo la Yamaha WR 426 F coetánea.

Vertemati varios 2

Vertemati Motard S570E

El problema, y como suele pasar en las micro marcas, como lo era y es Vertemati, es que el precio final de sus productos queda casi siempre por encima de sus rivales directas. En este caso había que desembolsar unos 10.800 euros aproximadamente del momento por una de estas, cuando por ejemplo una Husqvarna TE 570 costaba 7.440 euros o una KTM LC4 E640 Six Days, nos supondría un coste de 7.240 euros.

Lo que queda claro es que esta Vertemati Enduro E501 contaba con unas cualidades sobresalientes, además de ser una motocicleta bastante exótica dentro de nuestro país

Como podemos, ver las diferencias eran bastante importantes, por lo que la Vertemati Enduro E501 no se prodigó mucho, al igual que la mayoría de sus hermanas de gama, tanto con la firma Vertemati como las después renombradas VOR, así que en la actualidad no es fácil encontrar alguna de aquellas motos en el mercado de ocasión y de hacerlo, los precios suelen ser bastante altos.

En la actualidad, y tras contactar con Guido Vertemati, sabemos que actualmente están terminando un nuevo proyecto de una enduro de 450 cc. Por ahora no tienen colaboración externa y están en negociaciones con posibles socios que se adhieran al nuevo proyecto. Les deseamos desde espíritu RACER moto lo mejor y les agradecemos la atención prestada a nuestras preguntas.

Calcula cuánto cuesta asegurar un Vertemati 501 con nuestro comparador de seguros.

Comparador de seguros de moto
COMPARTE
Sobre mí

J. Rubio

Soy un enamorado del motor en general y de los vehículos clásicos y motocicletas en particular. Dedicado al mundo de la automoción desde hace unos años, disfruto probando toda clase de vehículos y escribiendo mis impresiones y experiencias sobre ellos.

COMENTARIOS

avatar
2000
 
smilegrinwinkmrgreenneutraltwistedarrowshockunamusedcooleviloopsrazzrollcryeeklolmadsadexclamationquestionideahmmbegwhewchucklesillyenvyshutmouth
Foto
 
 
 
  Suscribir  
Notificar de


NUESTRO EQUIPO

Pablo Mayo

Ingeniero de profesión, la mayor pasión de mi vida son los coches, y ahora también las motos. El olor a aceite, gasolina, neumático...hace que todos mis sentidos despierten. Embarcado en esta nueva aventura, espero que llegue a buen puerto con vuestra ayuda. Gracias por estar ahí.

Javier Costas

Me gustan los coches desde que tengo uso de razón (o antes), las motos siempre me han inspirado mucho respeto, y sin saber cómo, ya me han enganchado.

Luis Blázquez

Aficionado al mundo del motor desde que fui concebido. Aprendí a leer con revistas de coches y, desde entonces, soy un completo enamorado de la gasolina. Como no se nace sabiendo todo, cada día es importante aprender algo nuevo y así ampliar los conocimientos. Este mundillo tiene mucho que ofrecer, al igual que un servidor a vosotros los lectores.

Gonzalo Lara Camarón

Ingeniero de software a tiempo completo y apasionado del motor en mis ratos libres. Los coches me gustan desde que tengo memoria, pero fue descubrir las motos y la “enfermedad” fue a peor. Mi sueño es recorrer todos los rincones del mundo sobre dos ruedas.

J. Guillermo Pozo

Nací entre las historias de mi abuelo sobre su Derbi “cabeza de hormiga” y el terrorífico sonido del escape 4 en 1 de la GPX 600 de mi tío y la belleza de su Vmax 1200. Mi padre, fue mi primer profesor con su viejo SEAT 127, y mi madre, cuenta que aprendí las marcas de los coches antes que el alfabeto.

Ender

Japan Rules!!

Javi Martín

Con 20 años no ponía ni una sola tilde y llegaba a cometer faltas como escribir 'hiba'. Algo digno de que me cortaran los dedos. Hoy, me gano un sueldo como redactor. ¡Las vueltas que da la vida! Si me vieran mis profesores del colegio o del instituto la charla sería de órdago. Pero aquí estoy, escribiendo sobre mi pasión donde me dejan. Si hace unos años me dicen que terminaría así, las carcajadas se habrían escuchado hasta en Australia, pero ahora no sabría vivir sin ello.

J. Rubio

Soy un enamorado del motor en general y de los vehículos clásicos y motocicletas en particular. Dedicado al mundo de la automoción desde hace unos años, disfruto probando toda clase de vehículos y escribiendo mis impresiones y experiencias sobre ellos.

Luis Martínez

Cuando era un niño, no podía pasar una semana sin el nuevo número de mi revista de coches favorita. De adolescente, descubrí que me apasionaba escribir, divulgar y comunicar ideas. Ahora me encuentro dando mis primeros pasos en la profesión que me apasiona de la mano de la afición que ocupó buena parte de mi infancia, toda una suerte que demuestra las vueltas que puede dar la vida.

Elena Lebrón

Soy Elena Lebrón, una joven periodista que desde los 16 años bucea entre grasa y aceite. A los 20, tuve un grave accidente de moto y entendí que faltaban mujeres que hablarán de velocidad y seguridad y sobre todo mujeres que aportarán información útil y diferente sobre el motor. El motor siempre ha sido una cosa de hombres y las mujeres también tenemos mucho que decir así que toca gritar bien alto :  ¡Gas amigas!