Menu

Moto del día: Vespino

Una fórmula exitosa como ninguna otra

Moto del día: Vespino

Si para los yankees su icono rodante es Harley-Davidson, y para los italianos la Vespa, para los españoles fue el Vespino (diminutivo de Vespa). Este sencillo ciclomotor tuvo un éxito arrollador durante los 32 años que estuvo en producciión, de 1968 al 2000. Es, además, un producto de la tierra, se fabricaba en Ciudad Lineal (Madrid) con componentes bajo licencia de Piaggio y se exportó a multitud de países. Llegaron a fabricarse 1.800.000 unidades, cifras que le gustaría a muchas marcas asiáticas actuales.

Durante mucho tiempo el Vespino fue el primer vehículo que ansiaron varias generaciones. Tenía todo lo necesario para la chavalería: un precio que los padres estuviesen dispuestos a pagar, sencillez, fiabilidad, la posibilidad de dar pedales cuando no había pesetas para gasolina (en llano o cuesta abajo) o se acababa el depósito, libertad para moverse… En el instituto, los más guays tenían un Vespino, los demás iban andando o en el bus. Cuando el casco no era obligatorio en ciudad, era hasta un símbolo de ostentación; igual exagero un poco, pero los mayores me entenderán. Cualquiera podía llevar un Vespino, era de lo más democrático que hubo en una temporada.

Había dos tipos de conductor de Vespino, los que llevaban los pies encima de los pedales, y los que los llevaban sobre el chasis en un equilibrio más precario. A nivel de ingeniería fue una solución estupenda: casi nada podía fallar. Las primeras series tenían un motor fiable, cambio por variador continuo, dos frenos de tambor… Se dejó de fabricar por «obsoleta», aunque podría haber evolucionado con pocas mejoras en su mecánica. Las unidades supervivientes en buen estado van cotizándose, especialmente las más antiguas.

El Grupo Piaggio no quiso extender su vida comercial más allá, antes de que el mercado del ciclomotor nacional se desplomase

https://youtu.be/P0VTVJf5dbI

Fue el símbolo de una época, en la que el mercado de los ciclomotores ebullía: se podían conducir con 14 años, no hacía falta casco, los conductores estaban mucho más habituados a respetar a las motos y las carreteras no soportaban tantos vehículos. Ahora mismo la juventud tiene otras prioridades y un Vespino edición 50 aniversario no tendría el mismo tirón hoy que en 1968, pero fue el primer vehículo para muchos españoles que, en su día, aún no se podían permitir un coche, y el transporte público no era multimodal ni con el servicio que presta hoy.

Si encargas una pizza, puede que el repartidor venga subido en una vieja Vespino. No tendrá tanto espíritu RACER (pese a que muchas fueron trucadas), pero algunos moteros ya veteranos la recordarán como su primera montura.

PD: ¿alguien reconoce a una jovencísima Emma Suárez subida en la Vale, o es cosa mía?

COMPARTE
Sobre mí

Javier Costas

Me gustan los coches desde que tengo uso de razón (o antes), las motos siempre me han inspirado mucho respeto, y sin saber cómo, ya me han enganchado.

COMENTARIOS

avatar
2000
 
smilegrinwinkmrgreenneutraltwistedarrowshockunamusedcooleviloopsrazzrollcryeeklolmadsadexclamationquestionideahmmbegwhewchucklesillyenvyshutmouth
Foto
 
 
 
  Suscribir  
Notificar de


NUESTRO EQUIPO

Pablo Mayo

Ingeniero de profesión, la mayor pasión de mi vida son los coches, y ahora también las motos. El olor a aceite, gasolina, neumático...hace que todos mis sentidos despierten. Embarcado en esta nueva aventura, espero que llegue a buen puerto con vuestra ayuda. Gracias por estar ahí.

Javier Costas

Me gustan los coches desde que tengo uso de razón (o antes), las motos siempre me han inspirado mucho respeto, y sin saber cómo, ya me han enganchado.

Luis Blázquez

Aficionado al mundo del motor desde que fui concebido. Aprendí a leer con revistas de coches y, desde entonces, soy un completo enamorado de la gasolina. Como no se nace sabiendo todo, cada día es importante aprender algo nuevo y así ampliar los conocimientos. Este mundillo tiene mucho que ofrecer, al igual que un servidor a vosotros los lectores.

Gonzalo Lara Camarón

Ingeniero de software a tiempo completo y apasionado del motor en mis ratos libres. Los coches me gustan desde que tengo memoria, pero fue descubrir las motos y la “enfermedad” fue a peor. Mi sueño es recorrer todos los rincones del mundo sobre dos ruedas.

J. Guillermo Pozo

Nací entre las historias de mi abuelo sobre su Derbi “cabeza de hormiga” y el terrorífico sonido del escape 4 en 1 de la GPX 600 de mi tío y la belleza de su Vmax 1200. Mi padre, fue mi primer profesor con su viejo SEAT 127, y mi madre, cuenta que aprendí las marcas de los coches antes que el alfabeto.

ender

Japan Rules!!

Javi Martín

Con 20 años no ponía ni una sola tilde y llegaba a cometer faltas como escribir 'hiba'. Algo digno de que me cortaran los dedos. Hoy, me gano un sueldo como redactor. ¡Las vueltas que da la vida! Si me vieran mis profesores del colegio o del instituto la charla sería de órdago. Pero aquí estoy, escribiendo sobre mi pasión donde me dejan. Si hace unos años me dicen que terminaría así, las carcajadas se habrían escuchado hasta en Australia, pero ahora no sabría vivir sin ello.

Delco

Más que la Historia, me gustan las viejas historias que huelen a asfalto, carreras y gasolina.