Moto del día: VOGE 500R

Moto del día: VOGE 500R

Si una moto china es así... no veo por qué no


Tiempo de lectura: 4 min.

La VOGE 500R es una naked racional de media cilindrada a la medida del carné A2. Económica de comprar, fácil de conducir y con una estética pintona y agresiva que sigue las últimas tendencias en lo que a diseño se refiere; estos son sus principales reclamos, y los menos de 5.000 euros que piden por ella también ayudan.

Esta moto es una más de esa oleada de marcas y modelos que han asaltado el Viejo Continente en los últimos años desde la “República” Popular China. Todas han seguido más o menos la misma estrategia comercial para entrar en Europa.

Hacer modelos de media cilindrada enfocados en las nuevas generaciones moteras y que no tienen prejuicios ni filias por esta o por aquella marca. Gente que muchas veces tiene un historial motero en blanco, y es ahí donde pueden decantarse por una de estas marcas que no son de las de “siempre” y son un gancho para noveles con licencia A2.

VOGE 500 R 09

Volviendo a la VOGE 500R, tenemos la típica naked de “manual” del carné A2. En mi opinión, la mayoría de estas motos siguen el arquetipo de la Honda CB 500 F. Es como el molde, o la idea germen en la que luego se van inspirando otros modelos del segmento.

Tenemos un motor bicilíndrico de última generación fabricado por Loncin y que está diseñado por Honda (lo fabrican bajo licencia). Si os fijáis en la hoja de especificaciones tiene las mismas geometrías internas, aunque da un poco menos de potencia: 43,5 CV a 8.500 vueltas por 47,6 CV del japonés. Refrigeración líquida, ocho válvulas DOHC, inyección electrónica firmada por Bosch y caja de seis velocidades son algunas de sus características.

En el apartado ciclo está bastante bien equipada, al menos sobre el papel. En el tren delantero los protagonistas son una horquilla invertida firmada por KYB con 128 mm de recorrido, aunque sin posibilidad de precarga, y una pareja de discos de freno delanteros mordidos por pinzas Nissin; algo no muy habitual en este segmento. Atrás la suspensión también es KYB, aunque en este caso sí podemos regular la precarga. Las gomas que trae como equipo de fábrica son las Pirelli Angel ST, una opción de calidad y muy acordes a la filosofía de la moto.

VOGE 500 R 05

 

Es curioso cómo los fabricantes chinos no “ahorran” en lo importante y es normal encontrar este tipo de motos con componentes de primeras marcas tanto en suspensión, como en frenos, como en ruedas, dando ese plus de confianza a posibles compradores dubitativos, aunque no es así en marcas de primer precio.

Al final el conjunto peca de ser un poco pesado: 198 kg lista para rodar. En este aspecto pesa un poco, y nunca mejor dicho, la construcción del chasis y basculante con acero en vez de aluminio. De todas formas, la moto se puede manejar bien incluso por personas sin mucha experiencia gracias a sus democráticos 797 mm de altura del asiento con respecto al suelo, que no suponen un problema incluso para los pilotos más menudos.

Como buena naked de unos 500 cc, la VOGE 500R es la típica moto que puede hacer un poco de todo sin brillar especialmente en nada. Es ese modelo “neutro” que suele compra alguien al principio de su vida motera hasta que tenga claro qué es lo que necesita o qué es lo que le gusta dentro del maravilloso mundo de las dos ruedas.

Por ergonomía resulta cómoda y polivalente, aunque la nula protección aerodinámica la penaliza a la hora de realizar largas tiradas por carretera. En cualquier caso, gracias a su bajo consumo y a su facilidad de uso, también resulta una buena compañera en el día a día y desplazamientos de rutina.

El Talón de Aquiles, la incógnita, lo que echa a mucha gente para atrás al plantearse estas motos, siempre es la fiabilidad y la calidad de fabricación. Esto es algo que no figura en las tablas ni en las hojas de especificaciones, pero que se siente al tocarla, cuando te subes encima y usando la moto en el día a día durante meses y miles de kilómetros. Cómo envejecerá de bien, en resumen. Lo mejor: darle una oportunidad y acercarte al concesionario a “manosearla” en persona.

Calcula cuánto cuesta asegurar un VOGE 500 con nuestro comparador de seguros.

Comparador de seguros de moto
COMPARTE
Sobre mí

Gonzalo Lara Camarón

Ingeniero de software a tiempo completo y apasionado del motor en mis ratos libres. Los coches me gustan desde que tengo memoria, pero fue descubrir las motos y la “enfermedad” fue a peor. Mi sueño es recorrer todos los rincones del mundo sobre dos ruedas.

COMENTARIOS

avatar
2000
 
smilegrinwinkmrgreenneutraltwistedarrowshockunamusedcooleviloopsrazzrollcryeeklolmadsadexclamationquestionideahmmbegwhewchucklesillyenvyshutmouth
Foto
 
 
 
  Suscribir  
Notificar de


NUESTRO EQUIPO

Pablo Mayo

Ingeniero de profesión, la mayor pasión de mi vida son los coches, y ahora también las motos. El olor a aceite, gasolina, neumático...hace que todos mis sentidos despierten. Embarcado en esta nueva aventura, espero que llegue a buen puerto con vuestra ayuda. Gracias por estar ahí.

Luis Blázquez

Aficionado al mundo del motor desde que fui concebido. Aprendí a leer con revistas de coches y, desde entonces, soy un completo enamorado de la gasolina. Como no se nace sabiendo todo, cada día es importante aprender algo nuevo y así ampliar los conocimientos. Este mundillo tiene mucho que ofrecer, al igual que un servidor a vosotros los lectores.

Gonzalo Lara Camarón

Ingeniero de software a tiempo completo y apasionado del motor en mis ratos libres. Los coches me gustan desde que tengo memoria, pero fue descubrir las motos y la “enfermedad” fue a peor. Mi sueño es recorrer todos los rincones del mundo sobre dos ruedas.

Jesús Guillermo Pozo

Nací entre las historias de mi abuelo sobre su Derbi 125 Especial y el terrorífico sonido del escape 4 en 1 de la GPX 600 de mi tío y la belleza de su Vmax 1200. Mi padre, fue mi primer profesor con su viejo SEAT 127, y mi madre, cuenta que aprendí las marcas de los coches antes que el alfabeto.

Ender

Japan Rules!!

Javi Martín

Con 20 años no ponía ni una sola tilde y llegaba a cometer faltas como escribir 'hiba'. Algo digno de que me cortaran los dedos. Hoy, me gano un sueldo como redactor. ¡Las vueltas que da la vida! Si me vieran mis profesores del colegio o del instituto la charla sería de órdago. Pero aquí estoy, escribiendo sobre mi pasión donde me dejan. Si hace unos años me dicen que terminaría así, las carcajadas se habrían escuchado hasta en Australia, pero ahora no sabría vivir sin ello.