Moto del día: Yamaha BT 1100 Bulldog

Moto del día: Yamaha BT 1100 Bulldog

Entre dos mundos


Tiempo de lectura: 5 min.

Cuando vi por primera vez esta moto lo primero que me vino a la cabeza, debido a sus formas, fue estar viendo una reinterpretación de la Yamaha V-Max 1200, de la cual ya os hablamos anteriormente, pero si nos paramos a observarla detenidamente, veremos una serie de elementos que nos harán apreciar que cualquier parecido con ésta es pura estética, y si también nos fijamos bien, poco tiene que ver. Seguro que a más de uno le ha pasado lo mismo.

Yamaha quiso crear en el año 2002 un modelo infinitamente más tranquilo con la BT 1100 Bulldog, una moto que no fuese muy exigente con sus futuros compradores, y para ello se sirvió del motor desarrollado para la XVS 1100 Drag Star. Está enfocada para defenderse bien, tanto moviéndose en ciudad como en las rutas del fin de semana -si son carreteras secundarias tortuosas donde poder disfrutar del sonido de sus pistonazos mejor que mejor- o para devorar kilómetros a ritmo legal. Su conducción es una mezcla perfecta entre la posición de una naked y la entrega de potencia a bajas vueltas de una moto custom.

El motor, como comentaba, es el mismo que utiliza su hermana XVS 1100 Drag Star, aunque con algunas modificaciones que le ayudan a aumentar la elasticidad del motor hasta las 6.500 RPM. Se trata de un motor dos cilindros en V -V-twin- refrigerado por aire, de 1.063 cc con simple árbol de levas y dos válvulas por cilindro. Está alimentado por dos carburados Mikuni de 37 mm, y proporciona unos pírricos 65 CV, algo en lo que prácticamente no nos deberíamos fijar, ya que su baza es entregar un par de 88,3 Nm a 4.500 RPM.

Yamaha BT 1100 Bulldog 2

Esto hace que la respuesta del motor sea muy contundente a bajas revoluciones, y si a ello le unimos que su cambio es de cinco relaciones muy cerradas entre sí, tenemos una moto que nos lanzará muy rápido hasta su velocidad máxima, sin necesidad de estar utilizando el cambio continuamente.

La parte ciclo está compuesta por un chasis multitubular de acero con el motor suspendido, aunque el aluminio se encuentra bastante presente en otros componentes, como en las tijas de dirección o las tomas de aire laterales del motor. La suspensión utiliza un esquema clásico con una horquilla telescópica convencional de 43 mm de diámetro y 130 mm de recorrido, y también cuenta con un monoamortiguador trasero con recorrido a su vez de 113 mm. Tanto la horquilla delantera como el monoamortiguador posterior poseen ajustes en precarga.

El basculante de acero integra en su brazo izquierdo la transmisión por cardán, aunque esta queda escondida por el sistema de escape que cuenta con dos salidas, una a cada lado. Para la frenada se recurre a dos discos delanteros de 298 mm con pinzas monobloque de 4 pistones y a un disco trasero de 267 mm mordido por pinza de un solo pistón de funcionamiento impecable en su conjunto. El diámetro de las llantas es de 17 pulgadas en ambos ejes, con una medida de 120/70 para la goma delantera y 170/60 para la goma trasera. El peso total del conjunto es de 230 kg.

Yamaha BT 1100 Bulldog 1

La posición de conducción es bastante cómoda, la postura es relajada y erguida con un asiento mullido de forma cóncava que hace que nos situemos “dentro” del conjunto a una altura de 812 mm. Esto, unido a sus 20 litros de depósito y un consumo medio de alrededor de 7 litros, le confieren ese plus de practicidad que se le pide a cualquier moto que consideremos una rutera incansable, únicamente penalizada en este sentido por la ausencia de protección aerodinámica frontal. Su peso no será un problema una vez que iniciemos la marcha, pero debemos tener en cuenta que se dejará notar una vez que tengamos que maniobrar en parado.

En cuanto al equipamiento del modelo, podríamos decir que es bastante básico, no es una moto en la cual podamos encontrar un gran número de gadgets, al menos no de manera oficial. No tiene mucho que ofrecernos mas allá de su instrumentación mixta analógico-digital con una esfera que aglutina el velocímetro y tacómetro, y una pantalla LCD con información sobre los parciales y odómetro total. Debajo del asiento, el hueco que encontramos es de generosas dimensiones para poder guardar algo de herramienta, papeles -nada aconsejable por otro lado-, algún antirrobo e incluso un pequeño botiquín.

En cuanto a fiabilidad y economía de uso, en el caso de esta Yamaha podemos decir que es un modelo bastante fiable y relativamente económico para ser una moto de una cilindrada alta, ya que tenemos que tener en cuenta que al ser un motor bastante sencillo y tener transmisión por cardán se prescinde de muchos elementos como radiador, ventiladores, bomba de agua, termostato, o la sustitución del kit de transmisión, por lo que en conjunto estamos ante un modelo que podremos disfrutar muchos miles de kilómetros sin miedo a sufrir averías graves.

Yamaha BT 1100 Bulldog 4

Es aconsejable revisar algunos puntos como el buen el estado del embrague, ya que tiende a desgastarse con el paso de los kilómetros debido al generoso par del propulsor. También la puesta en marcha sufre bastante en este tipo de motores. Otro punto a vigilar es el estado de la tornillería, pese a que los acabados en conjunto son bastante buenos, si la moto ha estado demasiado expuesta a las inclemencias del tiempo es posible que encontremos algunos tornillos que sustituir por estar desgastados, o en el peor de los casos con óxido.

Su precio en el mercado de segunda mano está en una horquilla que varía de los 2.000 euros de las unidades con mas uso y kilómetros a sus espaldas, hasta los 4.000 euros de los modelos mas jóvenes y con menos kilometraje. El número de unidades a la venta no es muy elevado debido a que no fue una moto de masas, así que si quieres una moto poco vista, te gusta este tipo de moto y cuentas de un presupuesto limitado puede que estés leyendo en el sitio indicado.

COMPARTE
Sobre mí

Jesús Guillermo Pozo

Nací entre las historias de mi abuelo sobre su Derbi 125 Especial y el terrorífico sonido del escape 4 en 1 de la GPX 600 de mi tío y la belleza de su Vmax 1200. Mi padre, fue mi primer profesor con su viejo SEAT 127, y mi madre, cuenta que aprendí las marcas de los coches antes que el alfabeto.

11
COMENTARIOS

avatar
2000
 
smilegrinwinkmrgreenneutraltwistedarrowshockunamusedcooleviloopsrazzrollcryeeklolmadsadexclamationquestionideahmmbegwhewchucklesillyenvyshutmouth
Foto
 
 
 
  Suscribir  
el más nuevo el más antiguo
Notificar de
Xepá
Invitado
Xepá

Estoy mirando una de 2007 pero tiene limitación a A2. Me dice que “girando la chapita” que limita, se elimina la limitación, ya que esta no es limitación en centralita. ¿Es así? ¿Alguien sabe si a pesar de todo se ve afectada la potencia? Gracias

Fran Arcas
Invitado
Fran Arcas

Hola!
Adquirí una hace dos semanas y la verdad de motor muy bien, de parte eléctrica fatal, tiene un problema que me lleva a encontrar la luz de aceite y de gasolina constantemente encendida, el display se apaga, la he llevado a dos talleres y no encuentran el fallo. Si alguien me pudiera ayudar?

jon
Invitado
jon

yo tuve una y estaba encantado con ella,no hace falta motos de muchos caballos , si quereis cambiar escapes hay que llavarla a recarburar para que vaya fina , de lo contrario andara a trompicones,, tampoco ponerle bujias de iridio ni filtros kyn no lo lleva la moto nada bien,,, la moto es un cañon y de 0a 100 se lleva por delante a cualquier moto, es una moto para pasear a ritmos cruiser si no fuera por que es carburacion no la hubiera vendido… por lo demas la moto de 10 , si quereis haceros con una mejor la… Leer más »

Santi el nene
Invitado
Santi el nene

Yo tengo una Bt 1100, estoy encantado con ella , la muevo mucho , rutas internacionales y no paro , nunca ni un problema , sólo gasolina y neumáticos, no la cambiaré nunca, nos jubilaremos juntos.

Rustam
Invitado
Rustam

Soy un feliz propietrio de esta moto desde el año 2013, la verdad es que estoy encantado con ella, la uso todo el año, ya que el tiempo en Alicante nos lo permite, la uso a diario para ir a trabajar normalmente por ciudad y como no para las salidas de fin de semana por las carreteras de montaña donde enseña todo su potencial.
Saludos y vs.

Pedro Ivan
Mecánico
Pedro Ivan

Me encanta, es una moto por la que no pasan los años y otro de esos modelos que pasó desapercibido por nuestro mercado, la tuvo un amigo con unos Thunder y alguna vez he buscado alguna de ocasión, pero las pocas que hay estan caras, como me gusta que recordéis estos modelos que fueron tan poco comunes en nuestro mercado, tuve una Cagiva Raptor 650, ahí lo dejo jejeje.

Jesús Guillermo Pozo Gallego
Invitado
Jesús Guillermo Pozo Gallego

Tomo buena nota Pedro! y si quieres aportarnos alguna foto, alguna información o curiosidad siempre puedes escribirme al correo que figura debajo de mi ficha!. Muchas gracias por tus comentarios y experiencias. V’ss


NUESTRO EQUIPO

Pablo Mayo

Ingeniero de profesión, la mayor pasión de mi vida son los coches, y ahora también las motos. El olor a aceite, gasolina, neumático...hace que todos mis sentidos despierten. Embarcado en esta nueva aventura, espero que llegue a buen puerto con vuestra ayuda. Gracias por estar ahí.

Gonzalo Lara Camarón

Ingeniero de software a tiempo completo y apasionado del motor en mis ratos libres. Los coches me gustan desde que tengo memoria, pero fue descubrir las motos y la “enfermedad” fue a peor. Mi sueño es recorrer todos los rincones del mundo sobre dos ruedas.

Jesús Guillermo Pozo

Nací entre las historias de mi abuelo sobre su Derbi 125 Especial y el terrorífico sonido del escape 4 en 1 de la GPX 600 de mi tío y la belleza de su Vmax 1200. Mi padre, fue mi primer profesor con su viejo SEAT 127, y mi madre, cuenta que aprendí las marcas de los coches antes que el alfabeto.

Ender

Japan Rules!!

Javi Martín

Con 20 años no ponía ni una sola tilde y llegaba a cometer faltas como escribir 'hiba'. Algo digno de que me cortaran los dedos. Hoy, me gano un sueldo como redactor. ¡Las vueltas que da la vida! Si me vieran mis profesores del colegio o del instituto la charla sería de órdago. Pero aquí estoy, escribiendo sobre mi pasión donde me dejan. Si hace unos años me dicen que terminaría así, las carcajadas se habrían escuchado hasta en Australia, pero ahora no sabría vivir sin ello.

Miguel Sánchez

Todo vehículo tiene al menos dos vidas. Así, normalmente pensamos en aquella donde disfrutamos de sus cualidades. Aquella en la que nos hace felices o nos sirve fielmente para un simple propósito práctico. Sin embargo, antes ha habido toda una fase de diseño en la que la ingeniería y la planificación financiera se han conjugado para hacerlo posible. Como redactor, es ésta la fase que analizo. Porque sólo podemos disfrutar completamente de algo comprendiendo de dónde proviene.

Jaime Peralta

Me llamo Jaime Peralta Sánchez y soy estudiante de Comunicación audiovisual en la Universidad Rey Juan Carlos.