Moto del día: Yamaha XV 1900 Midnight Star

Moto del día: Yamaha XV 1900 Midnight Star

Custom Cruiser Neoretro con acabados de primera


Tiempo de lectura: 4 min.

Corría el año 2006 cuando los chicos de la marca de los diapasones presentaron a nivel mundial a la invitada de la que hablaremos en nuestra moto del día de hoy, la Yamaha XV 1900 Midnight Star.

Esta motocicleta de aspecto musculoso y formas casi clásicas, esconde detalles de modernidad que le han hecho envejecer y parecer incluso joven en nuestros días. Ya se sabe que las motos clásicas envejecen bastante bien, y con esta Yamaha XV 1900 Midnight Star supieron combinar en su día elementos clásicos con buenos detalles modernos para la época en la que tuvo lugar su génesis.

Estos detalles los podemos encontrar en su piloto trasero de leds, el faro multiconvex dispuesto sobre una carcasa de un generoso tamaño, intermitentes con tulipas claras, o un enorme cuadro de instrumentos que sobre su depósito muestra la información básica. combinando en su diseño clásico y elegante, elementos analógicos con una pantalla digital.

Yamaha XV 1900 Midnight Star 08

Si alguna vez os habéis cruzado con una de estas motos, estaréis de acuerdo conmigo en que su aspecto es imponente, mide 2.580 mm de largo, tiene una distancia entre ejes de 1.715 mm y el peso es de 344 kg en seco -al que hay que añadir al menos 17 litros de combustible-. Para que os hagáis una idea, un Smart ForTwo actual, mide 2695 mm de largo y su batalla es de 1873 mm, por lo que no estamos hablando especialmente de una moto ligera ideal para aprender a circular en moto.

A nivel de motorización pese a que su cubicaje asusta, al ser de 1854 cc, dispone de un motor relativamente sencillo y sin grandes alardes tecnológicos. Un motor que como manda la tradición de este tipo de motos, es un relajado bicilíndrico en V muy cerrada de 48º, con un par de tractor que se entrega desde abajo, capaz de rodar a un régimen de revoluciones en el que podemos casi contar cada una de las detonaciones que se realizan en sus dos cilindros.

La receta, como digo, es sencilla, está refrigerado por aire, posee inyección electrónica y culatas de 4 válvulas por cilindro empujadas por varillas (OHV). Cuenta además, con un encendido por doble bujía en cada cilindro y estos, cuentan con un recubrimiento cerámico para aguantar sin problema el calor desprendido.

Yamaha XV 1900 Midnight Star 07

El diámetro/carrera es de 100×118 mm, por lo que es un motor de carrera larga, y como tal, es capaz de entregar su par máximo de 167 Nm a 2250 RPM, ideal para mantener el motor en la zona de par máximo en la zona de velocidad de crucero en su última relación de cambio -quinta velocidad- a velocidades comprendidas entre 90 y 120 km/h. La potencia eso sí, no es muy elevada quedando en 90 CV a 4400 RPM. Esta potencia se transmite a la rueda trasera a través de una correa dentada.

El chasis de doble cuna se realizó en fundición de aluminio -no quiero pensar que hubiese ocurrido si lo hubiesen fabricado con acero de los altos hornos de Vizcaya-, al igual que el basculante trasero de doble brazo, para “minimizar” el peso del conjunto.

El esquema de suspensión, cuenta con una horquilla telescópica convencional con barras de 41 mm del fabricante Kayaba. No dispone de regulación, pero mantiene un tarado suficientemente rígido para aguantar el envite del peso en una frenada contundente. El monoamortiguador trasero, sin embargo, si dispone de regulación en precarga y extensión.

Yamaha XV 1900 Midnight Star 09

El sistema de frenado cuenta con un equipo estudiado para facilitarnos las cosas en caso de tener que echar el ancla. Algo que se echaba en falta en modelos muchos más glamourosos y norteamericanos de la época.

Aquí encontramos sobre el tren delantero un doble disco de 298 mm que son mordidos por dos pinzas Monoblock de 4 pistones. En el tren trasero, dispone de un único disco aún mayor que los del eje delantero, de 320 mm, un diámetro que es común en el tren delantero de motocicletas deportivas, eso sí únicamente mordido por una pinza de un pistón.

El diámetro de las llantas y las medidas de sus neumáticos también potencian la imagen de moto musculosa, no llegando al nivel de la Suzuki Intruder M1800R, pero tampoco buscando la facilidad en el manejo, como Honda con su gama Shadow. Para calzarla se optó por dos llantas de 12 radios de fundición de aluminio, siendo la delantera de 18 pulgadas con un neumático 130/70 y la trasera de 17 pulgadas con un neumático 190/60.

Yamaha XV 1900 Midnight Star 01

En definitiva, la Yamaha XV 1900 Midnight Star, es una de esas motos excepcionales para hacer largos viajes sentado cómodamente y rodando relajado disfrutando del paisaje con la que poder disfrutar en carreteras secundarias gracias a un buen chasis y parte ciclo, y entre cuyas virtudes destaca una imagen atemporal y una fiabilidad contrastada, mucho más calmada, eso sí, que su hermana la Yamaha XV 1700 Road Star Warrior.

Yamaha XV 1900 Midnight Star 04

Calcula cuánto cuesta asegurar una Yamaha XV 1900 Midnight Star con nuestro comparador de seguros.

Comparador de seguros de moto
COMPARTE
Sobre mí

Jesús Guillermo Pozo

Nací entre las historias de mi abuelo sobre su Derbi 125 Especial y el terrorífico sonido del escape 4 en 1 de la GPX 600 de mi tío y la belleza de su Vmax 1200. Mi padre, fue mi primer profesor con su viejo SEAT 127, y mi madre, cuenta que aprendí las marcas de los coches antes que el alfabeto.

COMENTARIOS

avatar
2000
 
smilegrinwinkmrgreenneutraltwistedarrowshockunamusedcooleviloopsrazzrollcryeeklolmadsadexclamationquestionideahmmbegwhewchucklesillyenvyshutmouth
Foto
 
 
 
  Suscribir  
Notificar de


NUESTRO EQUIPO

Pablo Mayo

Ingeniero de profesión, la mayor pasión de mi vida son los coches, y ahora también las motos. El olor a aceite, gasolina, neumático...hace que todos mis sentidos despierten. Embarcado en esta nueva aventura, espero que llegue a buen puerto con vuestra ayuda. Gracias por estar ahí.

Ender

Japan Rules!!

Javi Martín

Con 20 años no ponía ni una sola tilde y llegaba a cometer faltas como escribir 'hiba'. Algo digno de que me cortaran los dedos. Hoy, me gano un sueldo como redactor. ¡Las vueltas que da la vida! Si me vieran mis profesores del colegio o del instituto, la charla sería de órdago.

Miguel Sánchez

Todo vehículo tiene al menos dos vidas. Así, normalmente pensamos en aquella donde disfrutamos de sus cualidades. Aquella en la que nos hace felices o nos sirve fielmente para un simple propósito práctico. Sin embargo, antes ha habido toda una fase de diseño en la que la ingeniería y la planificación financiera se han conjugado para hacerlo posible. Como redactor, es ésta la fase que analizo. Porque sólo podemos disfrutar completamente de algo comprendiendo de dónde proviene.

Mario Rodrigo

Sinceramente, el "bicho" de las motos me picó ya siendo adulto y desde entonces no he parado de disfrutar una y otra vez hasta que lo he convertido en parte de mi profesión. Tan pronto te hago una sesión de fotos que te destripo un motor o te transformo una moto en cafe racer. Las motos son mi pasión y me encanta todo lo que les rodea