Moto del día: Yamaha XV 1700 Road Star Warrior

Moto del día: Yamaha XV 1700 Road Star Warrior

La cruiser con toque deportivo que se salía de los parámetros establecidos


Tiempo de lectura: 5 min.

Aún recuerdo la primera vez que vi un ejemplar de nuestra protagonista de hoy, la Yamaha XV 1700 Road Star Warrior. La compró un compañero y buen amigo en una tienda de motocicletas de importación de la zona donde vivo. Eran tan pocas las que circulaban en ese momento por nuestro país que recurrió al mencionado especialista para traerla desde tierras estadounidenses.

He de decir, que pocas motocicletas me han impactado tanto al verlas en persona. Ya solamente con echar una primera mirada te dabas cuenta que estabas ante algo totalmente distinto dentro del segmento de las cruiser, que es donde se le englobaba principalmente. Ni siquiera la V-Rod de Harley Davidson podía competir en muchos aspectos con la “guerrera” de Yamaha. La Honda VTX 1800 jugaba en otra liga por el tema del peso y el volumen, y Suzuki aún no había llegado con las Intruder M1800R.

Los de Yamaha habían creado una mega cruiser con alma de deportiva, pero que a su vez había sido “capada”, mecánicamente hablando, dadas las dimensiones y peso que tenía. Un bicho raro, vaya, dentro de un segmento emergente liderado por la ya mencionada V-Rod. Pero los de Yamaha no buscaban en sí una motocicleta rápida. No querían que su Warrior de 1.700 cc corriera demasiado. Esa no era la finalidad. Sin embargo sí  que montaron una parte ciclo digna de la mejor deportiva del momento. De hecho, tanto frenos como suspensiones como frenada provenían directamente de su hermana, la Yamaha YZF-R1.

La Yamaha XV 1700 Road Star Warrior mezclaba lo mejor de dos mundos. Por un lado, una estética impactante derivada del segmento de las cruiser, y por otro un equipamiento y parte ciclo heredado de su hermana, la Yamaha R1

Yamaha XV 1700 Road Star Midnight Warrior 3

Pero vayamos por partes y centrémonos en su portentoso bloque motor. Para este menester los nipones dispusieron del 1.600 de la Wild Star, con cilindros de mayor cubicaje gracias a aumentar en 2 mm el diámetro de estos. A partir de ahí el V Twin a 48º, refrigerado por aire y cuatro válvulas por cilindro, era retocado con elementos como una nueva inyección electrónica realizada por Mitsubishi, toberas de 40 mm fabricadas por Mikuni o un sistema de escape 2 en 1 con una bala lateral bestial y que vista desde atrás pareciera la salida de una metralleta de un carro de combate.

Con todo ello, la nueva XV 1700 Road Star Warrior lograba incrementar su potencia hasta los casi 85 CV a tan solo 4.400 RPM, lo que nos puede dar una idea de la fuerza par que producía el propulsor de la marca de los diapasones desde prácticamente 900 RPM, llegando este a 135 Nm a tan sólo 3.750 RPM.

Pero si nos centrábamos en otros detalles de esta fabulosa mega cruiser, es cuando realmente nos dábamos cuenta de que no estábamos ante una motocicleta común. Prueba de ello era su equipo de frenado, heredado directamente de la más potente de sus hermanas. Un doble disco de 298 mm y pinzas monoblock de cuatro pistones, unido a un disco trasero de 282 mm y pinza de dos pistones, hacían virguerías delante y detrás -respectivamente- en este apartado.

Yamaha XV 1700 Road Star Midnight Warrior 2

Todo ello quedaba anclado sobre llantas y neumáticos en medidas 120/70 ZR18 en su rueda anterior y un balón trasero de 200/50 ZR17 en la posterior. En cuanto a las cotas finales, la XV 1700 constaba de una longitud total de 2.390 mm por una anchura de 935 mm y una altura final de 1.115 mm, siendo la distancia entre ejes de 1.670 mm y la altura al asiento de 714 mm.

Sin buscar las prestaciones de su rival más directa, la Harley-Davidson V-Rod, la XV 1700 era aplastante en cuanto a parte ciclo y manejo se refiere respecto a todas y cada una de sus competidoras

Las apuradas de frenadas se hacían plato fuerte del menú cuando la carretera se rizaba, a pesar de los 275 kilogramos en vacío, cifra que superaba ampliamente una vez incorporados todos los líquidos. Si además le añadimos la horquilla invertida con barras de 41 mm y un monoamortiguador progresivo detrás, el manejo -como os podéis imaginar- era una delicia.

Este último detalle fue algo que impactó mucho a todos los clientes de la Road Star Warrior, ya que Yamaha no opto por los dos amortiguadores simples laterales que usaban todas y cada una de sus rivales, lo que le confería el mencionado plus en estabilidad y aplomo a la hora de afrontar curvas de todo tipo.

Yamaha XV 1700 Road Star Midnight Warrior 1

Otro detalle digno de mencionar, y que hacía aún más latente el despliegue que había hecho Yamaha para crear esta motocicleta, era su chasis, en este caso de aluminio y pintado en negro, para no salirse de los cánones establecidos en el segmento. De este modo, Yamaha conseguía darle un plus de rigidez a la par que controlar el peso final.

A destacar su calidad de acabados, con una profusión de cromados que le daban un carácter único, unido a un completo equipamiento entre el que destacaba su faro de LED trasero o un cuadro de instrumentos partido en dos zonas. Por un lado el cuentarrevoluciones digital con el parcial y total de kilómetros, justo debajo de este la llave de contacto, y debajo de esta el marcador de velocidad analógico con diversos testigos a su alrededor.

Como podemos ver, nada se dejó al azar en esta fabulosa motocicleta. Lastima que solo se mantuvo durante cinco años en los mercados, dando paso a la Yamaha XV 1900 Midnight Star, que ya poco tenía que ver con su antecesora y filosofía. En la actualidad, encontrar una XV 1700 Road Star Warrior no es tarea fácil y los precios de estas no son precisamente bajos, dadas las pocas que circulan por nuestras carreteras. Pero lo que sí os garantizamos es que, de haceros con una, os daréis cuenta de lo especial y única que fue esta singular motocicleta.

Calcula cuánto cuesta asegurar un Yamaha XV 1700 con nuestro comparador de seguros.

Comparador de seguros de moto
COMPARTE
Sobre mí

J. Rubio

Soy un enamorado del motor en general y de los vehículos clásicos y motocicletas en particular. Dedicado al mundo de la automoción desde hace unos años, disfruto probando toda clase de vehículos y escribiendo mis impresiones y experiencias sobre ellos.

2
COMENTARIOS

avatar
2000
 
smilegrinwinkmrgreenneutraltwistedarrowshockunamusedcooleviloopsrazzrollcryeeklolmadsadexclamationquestionideahmmbegwhewchucklesillyenvyshutmouth
Foto
 
 
 
  Suscribir  
el más nuevo el más antiguo
Notificar de
Miguel Angel
Invitado
Miguel Angel

Gracias por esta opinión, estaba a punto de vender la mia, de la que estoy enamorado pero me la quedo, me encnata esta moto es especial , forma parte de mi

Javier Costas
Editor

Mejor, así te evitas posteriores arrepentimientos wink


NUESTRO EQUIPO

Pablo Mayo

Ingeniero de profesión, la mayor pasión de mi vida son los coches, y ahora también las motos. El olor a aceite, gasolina, neumático...hace que todos mis sentidos despierten. Embarcado en esta nueva aventura, espero que llegue a buen puerto con vuestra ayuda. Gracias por estar ahí.

Javier Costas

Me gustan los coches desde que tengo uso de razón (o antes), las motos siempre me han inspirado mucho respeto, y sin saber cómo, ya me han enganchado.

Luis Blázquez

Aficionado al mundo del motor desde que fui concebido. Aprendí a leer con revistas de coches y, desde entonces, soy un completo enamorado de la gasolina. Como no se nace sabiendo todo, cada día es importante aprender algo nuevo y así ampliar los conocimientos. Este mundillo tiene mucho que ofrecer, al igual que un servidor a vosotros los lectores.

Gonzalo Lara Camarón

Ingeniero de software a tiempo completo y apasionado del motor en mis ratos libres. Los coches me gustan desde que tengo memoria, pero fue descubrir las motos y la “enfermedad” fue a peor. Mi sueño es recorrer todos los rincones del mundo sobre dos ruedas.

J. Guillermo Pozo

Nací entre las historias de mi abuelo sobre su Derbi “cabeza de hormiga” y el terrorífico sonido del escape 4 en 1 de la GPX 600 de mi tío y la belleza de su Vmax 1200. Mi padre, fue mi primer profesor con su viejo SEAT 127, y mi madre, cuenta que aprendí las marcas de los coches antes que el alfabeto.

Ender

Japan Rules!!

Javi Martín

Con 20 años no ponía ni una sola tilde y llegaba a cometer faltas como escribir 'hiba'. Algo digno de que me cortaran los dedos. Hoy, me gano un sueldo como redactor. ¡Las vueltas que da la vida! Si me vieran mis profesores del colegio o del instituto la charla sería de órdago. Pero aquí estoy, escribiendo sobre mi pasión donde me dejan. Si hace unos años me dicen que terminaría así, las carcajadas se habrían escuchado hasta en Australia, pero ahora no sabría vivir sin ello.

J. Rubio

Soy un enamorado del motor en general y de los vehículos clásicos y motocicletas en particular. Dedicado al mundo de la automoción desde hace unos años, disfruto probando toda clase de vehículos y escribiendo mis impresiones y experiencias sobre ellos.

Luis Martínez

Cuando era un niño, no podía pasar una semana sin el nuevo número de mi revista de coches favorita. De adolescente, descubrí que me apasionaba escribir, divulgar y comunicar ideas. Ahora me encuentro dando mis primeros pasos en la profesión que me apasiona de la mano de la afición que ocupó buena parte de mi infancia, toda una suerte que demuestra las vueltas que puede dar la vida.

Elena Lebrón

Soy Elena Lebrón, una joven periodista que desde los 16 años bucea entre grasa y aceite. A los 20, tuve un grave accidente de moto y entendí que faltaban mujeres que hablarán de velocidad y seguridad y sobre todo mujeres que aportarán información útil y diferente sobre el motor. El motor siempre ha sido una cosa de hombres y las mujeres también tenemos mucho que decir así que toca gritar bien alto :  ¡Gas amigas!