Moto del día: Zenith Bi-Car

Moto del día: Zenith Bi-Car

La primera moto con sistema de dirección desacoplada


Tiempo de lectura: 3 min.

En espíritu Racer tenemos gustos un poco bizarros. Reconocemos que las motos con direcciones alternativas nos ponen. Si en el mundo de la cocina solo hubiese tenedores (horquillas, sería aburrido. Es más divertido si hay cucharas, palillos, cucharones, espumaderas, etc. Por eso cuando alguien diseña una moto de forma diferente, queremos subirnos a ella y sentir cómo se siente. Y por eso hoy os traemos uno de los primeros ejemplos de una moto con dirección desacoplada que data nada menos que de 1903: la Zenith Bi-Car.

Según la ves por primera vez, sabes que estás ante una moto que poco o nada tiene de común. Su aspecto es casi caricaturesco, como una chopper de horquilla muy larga, tan larga que ha acabado paralela al suelo. Y el piloto va sentado, literalmente, en la vertical de la rueda trasera. ¿Pero cómo se le pudo ocurrir a alguien algo así? Pues con imaginación, está claro. Y gracias a esos precursores, hoy podemos disfrutar de motos como las actuales.

Zenith Bi Car 04

Zenith era una marca británica fundada aproximadamente a principios del Siglo XX. Hizo bicicletas, automóviles y por supuesto, motocicletas. De hecho es conocida por diseñar un sistema de transmisión variable por poleas, parecido a un variador, con la que no necesitabas detenerte para cambiar de marcha. Un diseño súper adelantado para su época.

Su primera moto fue precisamente la Zenith Bi-Car, con un diseño basado en el Tooley Bi-Car que se presentó un año antes y que fue comprado por la marca británica. Pensemos que en aquella época, las motos eran poco más que bicicletas con motor, así que imaginaros el impacto que tuvo este diseño. El chasis era lo nunca visto.

Zenith Bi Car 10

Si os fijáis, un tubo principal une los dos ejes de las ruedas, da la vuelta por la parte inferior y a él se une el motor (con soportes elásticos para eliminar las vibraciones), y una vez de nuevo en la parte trasera, asciende para dar soporte al piloto con un asiento Brooks montado sobre muelles (carecía de suspensión trasera). Obviamente la dirección era de tipo central en el buje, prescindiendo de horquillas o cualquier otro tipo de sistema. Unos tirantes conectaban el manillar con esta para poder girar. Este diseño lo vimos años después, en la Ner-A-Car.

El motor era un Fafnir de origen alemán, monocilindrico, con una cilindrada de 400 cc y una potencia aproximada de 3 CV. Como carecía de cualquier tipo de pedal (y obviamente, de arranque eléctrico), se ponía en marcha mediante una manivela, de forma muy similar a los automóviles de aquella época. La transmisión final era por correa Watawata (dos velocidades), conectando el motor con la rueda trasera. Para los frenos, existía uno de tipo tambor en la rueda posterior. Los neumáticos eran Clincher.

Zenith Bi Car 01

Un ejemplar de esta moto, de los poquísimos que todavía existen, fue hallado en un granero en Australia y sacado en subasta el año pasado por Shannons. Se vendió por 100.500 dólares, unos 88.400 euros al cambio actual.

Comparador de seguros de coche
COMPARTE
Sobre mí

Ender

Japan Rules!!

COMENTARIOS

avatar
2000
 
smilegrinwinkmrgreenneutraltwistedarrowshockunamusedcooleviloopsrazzrollcryeeklolmadsadexclamationquestionideahmmbegwhewchucklesillyenvyshutmouth
Foto
 
 
 
  Suscribir  
Notificar de


NUESTRO EQUIPO

Pablo Mayo

Ingeniero de profesión, la mayor pasión de mi vida son los coches, y ahora también las motos. El olor a aceite, gasolina, neumático...hace que todos mis sentidos despierten. Embarcado en esta nueva aventura, espero que llegue a buen puerto con vuestra ayuda. Gracias por estar ahí.

Luis Blázquez

Aficionado al mundo del motor desde que fui concebido. Aprendí a leer con revistas de coches y, desde entonces, soy un completo enamorado de la gasolina. Como no se nace sabiendo todo, cada día es importante aprender algo nuevo y así ampliar los conocimientos. Este mundillo tiene mucho que ofrecer, al igual que un servidor a vosotros los lectores.

Gonzalo Lara Camarón

Ingeniero de software a tiempo completo y apasionado del motor en mis ratos libres. Los coches me gustan desde que tengo memoria, pero fue descubrir las motos y la “enfermedad” fue a peor. Mi sueño es recorrer todos los rincones del mundo sobre dos ruedas.

Jesús Guillermo Pozo

Nací entre las historias de mi abuelo sobre su Derbi 125 Especial y el terrorífico sonido del escape 4 en 1 de la GPX 600 de mi tío y la belleza de su Vmax 1200. Mi padre, fue mi primer profesor con su viejo SEAT 127, y mi madre, cuenta que aprendí las marcas de los coches antes que el alfabeto.

Ender

Japan Rules!!

Javi Martín

Con 20 años no ponía ni una sola tilde y llegaba a cometer faltas como escribir 'hiba'. Algo digno de que me cortaran los dedos. Hoy, me gano un sueldo como redactor. ¡Las vueltas que da la vida! Si me vieran mis profesores del colegio o del instituto la charla sería de órdago. Pero aquí estoy, escribiendo sobre mi pasión donde me dejan. Si hace unos años me dicen que terminaría así, las carcajadas se habrían escuchado hasta en Australia, pero ahora no sabría vivir sin ello.

Miguel Sánchez

Todo vehículo tiene al menos dos vidas. Así, normalmente pensamos en aquella donde disfrutamos de sus cualidades. Aquella en la que nos hace felices o nos sirve fielmente para un simple propósito práctico. Sin embargo, antes ha habido toda una fase de diseño en la que la ingeniería y la planificación financiera se han conjugado para hacerlo posible. Como redactor, es ésta la fase que analizo. Porque sólo podemos disfrutar completamente de algo comprendiendo de dónde proviene.

Sanaa Mokaddam