Menu

Moto del día: Ner-A-Car

Una exitosa y particular moto del principios de época

Moto del día: Ner-A-Car

Ner-A-Car fue un fabricante de motocicletas de principios del siglo XX que utilizaba chasis de acero y un sistema de dirección que bebía directamente de los diseños automotrices de la época. Durante la década de los años 20, la Ner-A-Car fue una motocicleta muy exitosa, fabricándose más de 10.000 ejemplares en Estados Unidos y otras 6.500 bajo licencia en Inglaterra.

Las especificaciones de la Ner-A-Car son realmente impresionantes, teniendo en cuenta la época en la que se construyó. Se utilizó un chasis de acero de baja altura que eliminó la necesidad de emplear costosos tubos de acero para la plataforma, se instaló la dirección alrededor de un buje en el centro de la estructura en lugar de las horquillas convencionales, y se montó un motor robusto y eficiente (su consumo era de 3,4 l/100 km).

Además, fue equipada con una suspensión delantera de resorte helicoidal y una transmisión de fricción cuyo funcionamiento era similar a una CVT. Fue diseñada por el estadounidense Carl Neracher durante los tumultuosos años de la Primera Guerra Mundial y salió a la venta en 1918. Después de acabar la guerra, la producción comenzó en fábricas en Inglaterra y los Estados Unidos, con una carrera de siete años que terminó en 1928.

Ner a Car

Hoy en día se dice que apenas quedan un centenar de Ner-A-Car en todo el mundo, una de las pocas motocicletas con dirección central

Bien es cierto que el diseño no era original de Neracher, ya que contaba con la licencia y el desarrollo de partida del modelo Detroit Bi-Car de 1911. Aparte de su inusual dirección, con la rueda delantera suspendida por resortes helicoidales y anclada a la parte central del chasis, su motor monocilíndrico original de 221 cm3 de dos tiempos era capaz de generar una potencia asombrosa de 2,25 CV de potencia.

Con un peso en seco de 79,4 kilos y una transmisión manual de tres velocidades, la Ner-A-Car podía alcanzar una velocidad máxima superior a los 55 km/h, unas cifras similares a los de un ciclomotor actual. Los frenos quedaban confiados a una pareja de tambores situados en las ruedas de 26 pulgadas en ambos ejes que se accionaban mediante un pedal en el pie izquierdo. Su característica configuración le permitía tener un radio de giro de 5.940 mm.

Desde sus comienzos en la fábrica de Syracuse, Nueva York, la Ner-A-Car se convirtió en la motocicleta de dirección central más exitosa de la historia. Erwin “Cannonball” Baker fue jinete de una Ner-A-Car desde Staten Island, Nueva York, hasta Los Ángeles, California, una distancia de casi 5.500 kilómetros que apenas tardó 174 horas y un minuto en recorrer. Aunque no es gran cosa para los estándares de hoy, fue impresionante hace un centenar de años.

Ner a Car (2)

La Ner-A-Car fue especialmente popular entre el público femenino, ya que permitía una conducción con vestidos largos en vez de a horcajadas

Aunque fue diseñada en Estados Unidos por un estadounidense, la Ner-A-Car fue construida por primera vez en el Reino Unido bajo licencia por Sheffield-Simplex, en 1921. Encontrar inversores norteamericanos resultó difícil, pero, para los europeos, la Ner-A-Car era un producto redondo: era económico de adquirir y de mantener, y sus grandes defensas delanteras y traseras ofrecían una excelente protección contra el barro y los charcos.

A partir de 1925, los modelos británicos se actualizaron a un motor Blackburne de cuatro tiempos y 348 cm3. Los ingleses también innovaron en otras áreas, como en la suspensión trasera neumática sobre el asiento (la mayoría de las bicicletas de la época eran rígidas), y un carenado con un parabrisas de altura ajustable. Estos son “lujos” comunes hoy en día, pero prácticamente desconocidos a comienzos del siglo pasado.

Desafortunadamente para la compañía, diversos problemas económicos llevaron a la compañía a ser vendida a Hawker Engineering, quien abandonó la fabricación de esta motocicleta para enfocarse en el mundo de los aviones. Si este modelo hubiese seguido en producción, ¿hasta dónde habría evolucionado? Al fin y al cabo, su ergonomía se asemeja a la de una cruiser moderna, y no hay nada más popular al otro lado del charco que una Harley-Davidson.

COMPARTE
Sobre mí

Luis Blázquez

Aficionado al mundo del motor desde que fui concebido. Aprendí a leer con revistas de coches y, desde entonces, soy un completo enamorado de la gasolina. Como no se nace sabiendo todo, cada día es importante aprender algo nuevo y así ampliar los conocimientos. Este mundillo tiene mucho que ofrecer, al igual que un servidor a vosotros los lectores.

COMENTARIOS

avatar
2000
 
smilegrinwinkmrgreenneutraltwistedarrowshockunamusedcooleviloopsrazzrollcryeeklolmadsadexclamationquestionideahmmbegwhewchucklesillyenvyshutmouth
Foto
 
 
 
  Suscribir  
Notificar de


NUESTRO EQUIPO

Pablo Mayo

Ingeniero de profesión, la mayor pasión de mi vida son los coches, y ahora también las motos. El olor a aceite, gasolina, neumático...hace que todos mis sentidos despierten. Embarcado en esta nueva aventura, espero que llegue a buen puerto con vuestra ayuda. Gracias por estar ahí.

Javier Costas

Me gustan los coches desde que tengo uso de razón (o antes), las motos siempre me han inspirado mucho respeto, y sin saber cómo, ya me han enganchado.

Luis Blázquez

Aficionado al mundo del motor desde que fui concebido. Aprendí a leer con revistas de coches y, desde entonces, soy un completo enamorado de la gasolina. Como no se nace sabiendo todo, cada día es importante aprender algo nuevo y así ampliar los conocimientos. Este mundillo tiene mucho que ofrecer, al igual que un servidor a vosotros los lectores.

Gonzalo Lara Camarón

Ingeniero de software a tiempo completo y apasionado del motor en mis ratos libres. Los coches me gustan desde que tengo memoria, pero fue descubrir las motos y la “enfermedad” fue a peor. Mi sueño es recorrer todos los rincones del mundo sobre dos ruedas.

J. Guillermo Pozo

Nací entre las historias de mi abuelo sobre su Derbi “cabeza de hormiga” y el terrorífico sonido del escape 4 en 1 de la GPX 600 de mi tío y la belleza de su Vmax 1200. Mi padre, fue mi primer profesor con su viejo SEAT 127, y mi madre, cuenta que aprendí las marcas de los coches antes que el alfabeto.

ender

Japan Rules!!

Javi Martín

Con 20 años no ponía ni una sola tilde y llegaba a cometer faltas como escribir 'hiba'. Algo digno de que me cortaran los dedos. Hoy, me gano un sueldo como redactor. ¡Las vueltas que da la vida! Si me vieran mis profesores del colegio o del instituto la charla sería de órdago. Pero aquí estoy, escribiendo sobre mi pasión donde me dejan. Si hace unos años me dicen que terminaría así, las carcajadas se habrían escuchado hasta en Australia, pero ahora no sabría vivir sin ello.

Delco

Más que la Historia, me gustan las viejas historias que huelen a asfalto, carreras y gasolina.