Moto del día: Zündapp KS 125 Sport

Moto del día: Zündapp KS 125 Sport

La octavo de litro alemana que triunfaba en los 70


Tiempo de lectura: 5 min.

Zündapp es la abreviatura de Zünder Apparatebau o “fábrica de mecanismos de encendido” en alemán, que es a lo que empezó a dedicarse la empresa alemana fundada en 1917 de la mano Fritz Neumayer y varios socios, aunque este sería el que quedaría como único propietario solamente dos años después del comienzo de su actividad.

Ya en los primeros años empezó a fabricar pequeñas tiradas de vehículos ligeros de dos tiempos, lo que le haría crear una base en futuros modelos de motocicletas que poco a poco la convertían en un referente dentro del país germano dentro del segmento de la motocicleta.

La que hoy os traemos es una de las motocicletas más emblemáticas de la marca y que además fue una de las más vendidas a lo largo de su vida comercial. Después vendría la versión KS 175 e incluso en 1972 un ciclomotor denominado KS 50, que sería la primera motocicleta en gozar de un sistema de refrigeración líquida dentro de la marca.

Zundapp KS 125 Sport 2

Más tarde, también llegaría una versión en 80 cc junto a una variante de carreras, que batiría el récord mundial de velocidad en una monocilíndrica dentro de esta cilindrada, alcanzando una velocidad punta de 219 km/h gracias a las modificaciones realizadas dentro de su propulsor, que conseguía desarrollar una potencia final de 30 CV a 14.800 RPM.

La Zündapp KS 125 Sport fue el fruto de años de trabajo sobre modelos de menor cilindrada, consiguiendo crear una motocicleta que se colocaría entre las mejores dentro del segmento del octavo de litro

Pero volviendo a la versión que nos concierne, aquella KS 125 Sport contaba con un propulsor monocilíndrico de 123 cc dos tiempos y refrigeración líquida, que lograba colocarla en su país de origen (ya dividido en dos, la RFA) como la más potente del momento en los primeros compases de la década de los 70, gracias a una potencia superior a los 17 CV a 7.600 RPM.

Asociada a un cambio de cinco relaciones, la KS 125 era capaz de desarrollar una velocidad máxima de unos 120 km/h, coronándose como la más rápida de la categoría. Así mismo disfrutaba, según los probadores de la época, de una buena aceleración, al igual que una entrada muy dosificable de la potencia a pesar de ser un propulsor de dos tiempos.

Zundapp KS 125 Sport 5

La parte ciclo contaba constaba de un chasis tubular de doble cuna que dejaba a la vista el propulsor, en el que destacaban unas aletas de refrigeración muy pronunciadas para conseguir repartir el calor de una manera uniforme y atraer la mayor cantidad de aire posible al bloque.

Por otro lado contaba con frenos de tambor en ambos ejes de 150 mm de diámetro, así como una horquilla telescópica en su frontal y un doble amortiguador hidráulico en la zaga, estos con un recorrido máximo de 100 mm y con posibilidad de regulación en tres vías.

Aquella 125 alemana conseguía rivalizar con modelos de renombre venidos desde el lejano oriente, como la Yamaha RD 125 o la Honda CB 125

La KS 125 Sport además disponía con un buen tanque de combustible de 14 litros de capacidad, que le permitía autonomías de unos 250 km gracias a unos consumos de unos 6 litros de media a los 100 km. La alimentación, por su parte, estaba a cargo de un carburador Bing de 27 mm y el encendido era un Bosch MHKZ.

Zundapp KS 125 Sport 3

Fotografía: Hegor (Wikimedia Commons) – CC BY-SA

Aquel propulsor empleado en la motocicleta germana también llegó hasta Italia, donde Laverda lo estuvo empleando en sus LZ 125 con algunos retoques, como un nuevo carburador Mikuni de 28 mm, aunque en cifras finales de potencia andaban muy parejas a las declaradas en la motocicleta germana.

Desde 1971 hasta 1977  Zündapp mantuvo a su octavo de litro en el competido segmento de las deportivas de pequeña cilindrada, donde las japonesas venían pisando fuerte con las Honda CB 125 y Yamaha RD 125, siendo esta última -junto a nuestra protagonista de hoy- las más caras de 1973 en la RFA, con un precio de 2.698 marcos alemanes, unos 5.000 euros actuales.

En la actualidad es una motocicleta muy cotizada dentro del mercado de clásicas, donde alcanzan precios de entre 5 y 8 mil euros dependiendo de su estado y conservación general, entre otras cosas porque la marca desapareció en 1984 después de varios años de caída en sus ventas, siendo un grupo empresarial chino quien se hizo con prácticamente todos los activos de empresa aprovechando su liquidación concursal.

Zundapp KS 125 Sport 4

La fábrica de Tjian Jin recibió todo el material alemán -hasta el saber hacer- con 120 trenes de mercancías y barcos de transporte. Dicha fábrica fue posteriormente absorbida por Honda. Zündapp no se conservó como marca en China más que un tiempo, se adaptó al mercado local como Xunda, y a partir de ahí hablamos de otra historia.

Sin embargo, la marca no murió definitivamente. Tras un ir y venir de propiedad intelectual, actualmente es una marca de movilidad de Karcher AG y podemos verla en su catálogo. Son motos de fabricación china pero tienen al menos un nombre alemán con historia. Son remarcados de modelos visibles en las gamas de Derbi, Mondial, Aprilia, Malaguti y UM.

Comparador de seguros de moto
COMPARTE
Sobre mí

J. Rubio

Soy un enamorado del motor en general y de los vehículos clásicos y motocicletas en particular. Dedicado al mundo de la automoción desde hace unos años, disfruto probando toda clase de vehículos y escribiendo mis impresiones y experiencias sobre ellos.

COMENTARIOS

avatar
2000
 
smilegrinwinkmrgreenneutraltwistedarrowshockunamusedcooleviloopsrazzrollcryeeklolmadsadexclamationquestionideahmmbegwhewchucklesillyenvyshutmouth
Foto
 
 
 
  Suscribir  
Notificar de


NUESTRO EQUIPO

Pablo Mayo

Ingeniero de profesión, la mayor pasión de mi vida son los coches, y ahora también las motos. El olor a aceite, gasolina, neumático...hace que todos mis sentidos despierten. Embarcado en esta nueva aventura, espero que llegue a buen puerto con vuestra ayuda. Gracias por estar ahí.

Javier Costas

Me gustan los coches desde que tengo uso de razón (o antes), las motos siempre me han inspirado mucho respeto, y sin saber cómo, ya me han enganchado.

Luis Blázquez

Aficionado al mundo del motor desde que fui concebido. Aprendí a leer con revistas de coches y, desde entonces, soy un completo enamorado de la gasolina. Como no se nace sabiendo todo, cada día es importante aprender algo nuevo y así ampliar los conocimientos. Este mundillo tiene mucho que ofrecer, al igual que un servidor a vosotros los lectores.

Gonzalo Lara Camarón

Ingeniero de software a tiempo completo y apasionado del motor en mis ratos libres. Los coches me gustan desde que tengo memoria, pero fue descubrir las motos y la “enfermedad” fue a peor. Mi sueño es recorrer todos los rincones del mundo sobre dos ruedas.

J. Guillermo Pozo

Nací entre las historias de mi abuelo sobre su Derbi “cabeza de hormiga” y el terrorífico sonido del escape 4 en 1 de la GPX 600 de mi tío y la belleza de su Vmax 1200. Mi padre, fue mi primer profesor con su viejo SEAT 127, y mi madre, cuenta que aprendí las marcas de los coches antes que el alfabeto.

Ender

Japan Rules!!

Javi Martín

Con 20 años no ponía ni una sola tilde y llegaba a cometer faltas como escribir 'hiba'. Algo digno de que me cortaran los dedos. Hoy, me gano un sueldo como redactor. ¡Las vueltas que da la vida! Si me vieran mis profesores del colegio o del instituto la charla sería de órdago. Pero aquí estoy, escribiendo sobre mi pasión donde me dejan. Si hace unos años me dicen que terminaría así, las carcajadas se habrían escuchado hasta en Australia, pero ahora no sabría vivir sin ello.

J. Rubio

Soy un enamorado del motor en general y de los vehículos clásicos y motocicletas en particular. Dedicado al mundo de la automoción desde hace unos años, disfruto probando toda clase de vehículos y escribiendo mis impresiones y experiencias sobre ellos.

Luis Martínez

Cuando era un niño, no podía pasar una semana sin el nuevo número de mi revista de coches favorita. De adolescente, descubrí que me apasionaba escribir, divulgar y comunicar ideas. Ahora me encuentro dando mis primeros pasos en la profesión que me apasiona de la mano de la afición que ocupó buena parte de mi infancia, toda una suerte que demuestra las vueltas que puede dar la vida.

Elena Lebrón

Soy Elena Lebrón, una joven periodista que desde los 16 años bucea entre grasa y aceite. A los 20, tuve un grave accidente de moto y entendí que faltaban mujeres que hablarán de velocidad y seguridad y sobre todo mujeres que aportarán información útil y diferente sobre el motor. El motor siempre ha sido una cosa de hombres y las mujeres también tenemos mucho que decir así que toca gritar bien alto :  ¡Gas amigas!