Moto del día: MV Agusta 500 T3

Moto del día: MV Agusta 500 T3

Dominada por su motor de tres cilindros en línea, fue una de las motocicletas más exitosas en la historia de la marca y el mundial


Tiempo de lectura: 4 min.

Desde 1958 hasta 1974 el dominio de MV Agusta fue total y absoluto en el mundial de medio litro. Todo ello con pilotos como John Surtees, Giacomo Agostini o Phil Read a la cabeza, firmando el mejor periodo de los equipos europeos en esta especialidad antes de la llegada de los japoneses. De hecho, aunque finalmente se cedió ante el poderío nipón que dura hasta nuestros días, ya desde comienzos de los sesenta MV Agusta comenzó a sentirse contra las cuerdas debido la confianza creciente de los fabricantes japoneses. Así las cosas, en 1966 presentó una nueva montura con la que seguir revalidando sus éxitos. Hablamos de la MV Agusta 500 T3.

Una motocicleta de tres cilindros que fue esencial para entender muchas de las victorias de Giacomo Agostini, quedando para el recuerdo como uno de los mejores diseños nunca hechos por la marca. Pero empecemos desde el principio. Concretamente en los años inmediatamente posteriores a la Segunda Guerra Mundial. De aquellas, la desolada Italia se enfrentaba a la necesidad de recuperar su economía al tiempo que debía cumplir ciertos rigorismos explicables por las condiciones de paz gestionadas por los Aliados. De esta manera, durante los años que siguieron a la contienda Italia tuvo sobre sí la prohibición de fabricar maquinaria aérea.

Llegados a este punto, Domenico Agusta reconvirtió la fábrica de motores de avión gestionada por su familia en una empresa enfocada al mundo de las dos ruedas. Concretamente a las motocicletas ligeras tan necesarias para el empobrecido parque móvil del momento, de las cuales saltó rápidamente a la fabricación de modelos con octavo de litro responsables de los primeros éxitos deportivos de la marca. Una nueva vía de trabajo abierta por el punto de inflexión que supuso ganar en 1948 el Gran Premio de Italia. Hecho a partir del cual MV Agusta tomó confianza, presentándose por primera vez a la categoría del medio litro en un temprano.

Muchos proyectos brillantes en la historia del motor han nacido de espaldas a la dirección de la empresa de turno, siendo más una iniciativa personal de ciertos ingenieros que el criterio dominante en la dirección de la marca

MV Agusta 500 T3, dos proyectos en paralelo

La primera vez que en MV Agusta se plantean hacer un motor de tres cilindros se puede datar Durante los primeros años de la década de los sesenta. Es en ese momento cuando Domenico Agusta piensa en desarrollar un tricilíndrico de 350 centímetros cúbicos a partir del dos cilindros que ya estaban utilizando para las carreras del cuarto de litro. No obstante, Mario Rossi – diseñador jefe de la marca – tenía sus dudas respecto al planteamiento del director y fundador.

Por ello, junto a parte de su equipo técnico desarrolló otro tricilíndrico en paralelo. Curiosamente, cuando el de Domenico Agusta se probó sobre las pistas no dio el resultado deseado ni de lejos, pudiendo ser rápidamente sustituido por el fabricado por Rossi, quien se había anticipado a aquel pequeño fracaso desarrollando el que fue uno de los mejores motores de la historia en el mundial de medio litro. Así las cosas, para 1966 nacía la MV Agusta 500 T3.

Dominada por un motor de tres cilindros en línea con dos árboles de levas en cabeza, la MV Agusta 500 T3 de 1966 era capaz de entregar hasta 86 CV a 13.500 revoluciones por minuto. Todo ello para algo menos de 120 kilos de peso, haciendo de ella una motocicleta realmente rápida y efectiva, capaz de aguantar el empujón que daban las marcas japonesas hasta que, a mediados de los setenta, ya no se pudo más ante la evidencia y éstas comenzaron a ejercer su dominio en el mundial hasta las fechas presentes.

mv agusta 500 (2)

Gracias a esta montura, MV Agusta pudo aguantar durante varios años el tirón de las empresas japonesas, las cuales venían pisando fuerte gracias a la confianza que habían ganado al cosechar multitud de victorias en las cilindradas inferiores

Además, la MV Agusta 500 T3 contó con detalles mecánicos tan refinados como las cuatro válvulas por cilindro o el circuito de aceite corriendo longitudinalmente a los rieles del bastidor. Características de la que fue la última tres cilindros de la marca, responsable de multitud de victorias en el mundial ganando el título desde 1966 hasta 1972 inclusive. Pura historia del motociclismo que, como otras muchas veces en la historia del motor, debe su génesis al proyecto personal de un ingeniero frente al criterio dictado por la dirección de la empresa.

COMPARTE
Sobre mí

Miguel Sánchez

Todo vehículo tiene al menos dos vidas. Así, normalmente pensamos en aquella donde disfrutamos de sus cualidades. Aquella en la que nos hace felices o nos sirve fielmente para un simple propósito práctico. Sin embargo, antes ha habido toda una fase de diseño en la que la ingeniería y la planificación financiera se han conjugado para hacerlo posible. Como redactor, es ésta la fase que analizo. Porque sólo podemos disfrutar completamente de algo comprendiendo de dónde proviene.

COMENTARIOS

avatar
2000
 
smilegrinwinkmrgreenneutraltwistedarrowshockunamusedcooleviloopsrazzrollcryeeklolmadsadexclamationquestionideahmmbegwhewchucklesillyenvyshutmouth
Foto
 
 
 
  Suscribir  
Notificar de


NUESTRO EQUIPO

Pablo Mayo

Ingeniero de profesión, la mayor pasión de mi vida son los coches, y ahora también las motos. El olor a aceite, gasolina, neumático...hace que todos mis sentidos despierten. Embarcado en esta nueva aventura, espero que llegue a buen puerto con vuestra ayuda. Gracias por estar ahí.

Gonzalo Lara Camarón

Ingeniero de software a tiempo completo y apasionado del motor en mis ratos libres. Los coches me gustan desde que tengo memoria, pero fue descubrir las motos y la “enfermedad” fue a peor. Mi sueño es recorrer todos los rincones del mundo sobre dos ruedas.

Jesús Guillermo Pozo

Nací entre las historias de mi abuelo sobre su Derbi 125 Especial y el terrorífico sonido del escape 4 en 1 de la GPX 600 de mi tío y la belleza de su Vmax 1200. Mi padre, fue mi primer profesor con su viejo SEAT 127, y mi madre, cuenta que aprendí las marcas de los coches antes que el alfabeto.

Ender

Japan Rules!!

Javi Martín

Con 20 años no ponía ni una sola tilde y llegaba a cometer faltas como escribir 'hiba'. Algo digno de que me cortaran los dedos. Hoy, me gano un sueldo como redactor. ¡Las vueltas que da la vida! Si me vieran mis profesores del colegio o del instituto la charla sería de órdago. Pero aquí estoy, escribiendo sobre mi pasión donde me dejan. Si hace unos años me dicen que terminaría así, las carcajadas se habrían escuchado hasta en Australia, pero ahora no sabría vivir sin ello.

Miguel Sánchez

Todo vehículo tiene al menos dos vidas. Así, normalmente pensamos en aquella donde disfrutamos de sus cualidades. Aquella en la que nos hace felices o nos sirve fielmente para un simple propósito práctico. Sin embargo, antes ha habido toda una fase de diseño en la que la ingeniería y la planificación financiera se han conjugado para hacerlo posible. Como redactor, es ésta la fase que analizo. Porque sólo podemos disfrutar completamente de algo comprendiendo de dónde proviene.

Jaime Peralta

Me llamo Jaime Peralta Sánchez y soy estudiante de Comunicación audiovisual en la Universidad Rey Juan Carlos.