La fábrica de Silence en Molins de Rei ha sido pasto de las llamas

La fábrica de Silence en Molins de Rei ha sido pasto de las llamas

Se truncan los planes del principal fabricante español y europeo de motos eléctricas


Tiempo de lectura: 3 min.

Ayer por la noche se declaró un incendio en el polígono industrial El Pla de Molins de Rei (Barcelona), donde se ubican unas instalaciones de Silence, de las poquitas marcas en España que aún fabrican motocicletas aquí. El fuego comenzó en una nave de 30×50 metros. A la altura de las 21:30 ya estaban luchando contra el fuego 11 dotaciones de bomberos de la Generalitat. Las causas del incendio son desconocidas en este momento.

El fuego se dio por estabilizado poco antes de la medianoche, afectando finalmente a tres naves del polígono, ya con 25 dotaciones de bomberos en el lugar. Sabemos que dos naves han colapsado por caída de techo, asumimos que han quedado inutilizables. Ahora mismo el incendio está controlado, que no extinguido, lo normal cuando hablamos de incendios con baterías electroquímicas.

De acuerdo a los bomberos, nadie ha salido herido, pero el destrozo para Silence es evidente, y hay víctimas colaterales, como Acciona y SEAT. La primera, por ser uno de sus principales clientes, las Silence S02 son muy populares en su servicio de motosharing, y la segunda porque Silence va a fabricar la nueva SEAT MÓ eScooter 125, derivada de la Silence S01 y que se ofreció como disponible comercialmente solo unos días atrás.

En el mercado español la Silence S01 ocupa la posición 70ª en el acumulado anual con 466 unidades (34ª en octubre), mientras que el modelo destinado a profesionales Silence S02 acumula 28 unidades durante el año (55ª en ciclomotores) y ocho durante octubre. Son valores ahora muy discretos, pero en años anteriores se han matriculado más motos de marca Silence que de cualquier otro vehículo eléctrico en España. También hay que contar que se han producido motos para otros mercados, como el italiano.

En 2019 Silence fabricó 8.000 unidades y facturó 35 millones de euros, con una cuota de motos eléctricas en España del 85,6 %

Silence, afortunadamente, va a seguir operando, aunque no a pleno gas. Con motivo de la pandemia de COVID-19 la empresa adelantó sus planes de mudar la producción a otra nave en Sant Boi de Llobregat, más grande, donde estaban trasladados desde el 18 de mayo. En la planta de Molins de Rei se dedicaban al ensamblaje de baterías y tareas de oficina. La fabricación de las Silence y las SEAT va a continuar, no sin alguna reorganización técnica, y la empresa está en principio fuera de peligro.

Fueron los propios empleados de Silence los que dieron aviso a los bomberos al detectar el incendio, se encontraban en la nave media docena a esas horas. Tenemos constancia de que ninguno sufrió ningún daño, que es lo más importante. La respuesta de los bomberos fue rápida. Para finales de año Silence espera haber mitigado los efectos del incendio y recuperar la normalidad.

NOTA: este artículo ha sido revisado tras contactar con el departamento de comunicación de Silence y se han corregido algunas imprecisiones por nuestra parte.

COMPARTE
Sobre mí

Javier Costas

Me gustan los coches desde que tengo uso de razón (o antes), las motos siempre me han inspirado mucho respeto, y sin saber cómo, ya me han enganchado.

COMENTARIOS

avatar
2000
 
smilegrinwinkmrgreenneutraltwistedarrowshockunamusedcooleviloopsrazzrollcryeeklolmadsadexclamationquestionideahmmbegwhewchucklesillyenvyshutmouth
Foto
 
 
 
  Suscribir  
Notificar de


NUESTRO EQUIPO

Pablo Mayo

Ingeniero de profesión, la mayor pasión de mi vida son los coches, y ahora también las motos. El olor a aceite, gasolina, neumático...hace que todos mis sentidos despierten. Embarcado en esta nueva aventura, espero que llegue a buen puerto con vuestra ayuda. Gracias por estar ahí.

Javier Costas

Me gustan los coches desde que tengo uso de razón (o antes), las motos siempre me han inspirado mucho respeto, y sin saber cómo, ya me han enganchado.

Luis Blázquez

Aficionado al mundo del motor desde que fui concebido. Aprendí a leer con revistas de coches y, desde entonces, soy un completo enamorado de la gasolina. Como no se nace sabiendo todo, cada día es importante aprender algo nuevo y así ampliar los conocimientos. Este mundillo tiene mucho que ofrecer, al igual que un servidor a vosotros los lectores.

Gonzalo Lara Camarón

Ingeniero de software a tiempo completo y apasionado del motor en mis ratos libres. Los coches me gustan desde que tengo memoria, pero fue descubrir las motos y la “enfermedad” fue a peor. Mi sueño es recorrer todos los rincones del mundo sobre dos ruedas.

J. Guillermo Pozo

Nací entre las historias de mi abuelo sobre su Derbi “cabeza de hormiga” y el terrorífico sonido del escape 4 en 1 de la GPX 600 de mi tío y la belleza de su Vmax 1200. Mi padre, fue mi primer profesor con su viejo SEAT 127, y mi madre, cuenta que aprendí las marcas de los coches antes que el alfabeto.

Ender

Japan Rules!!

Javi Martín

Con 20 años no ponía ni una sola tilde y llegaba a cometer faltas como escribir 'hiba'. Algo digno de que me cortaran los dedos. Hoy, me gano un sueldo como redactor. ¡Las vueltas que da la vida! Si me vieran mis profesores del colegio o del instituto la charla sería de órdago. Pero aquí estoy, escribiendo sobre mi pasión donde me dejan. Si hace unos años me dicen que terminaría así, las carcajadas se habrían escuchado hasta en Australia, pero ahora no sabría vivir sin ello.

J. Rubio

Soy un enamorado del motor en general y de los vehículos clásicos y motocicletas en particular. Dedicado al mundo de la automoción desde hace unos años, disfruto probando toda clase de vehículos y escribiendo mis impresiones y experiencias sobre ellos.

Luis Martínez

Cuando era un niño, no podía pasar una semana sin el nuevo número de mi revista de coches favorita. De adolescente, descubrí que me apasionaba escribir, divulgar y comunicar ideas. Ahora me encuentro dando mis primeros pasos en la profesión que me apasiona de la mano de la afición que ocupó buena parte de mi infancia, toda una suerte que demuestra las vueltas que puede dar la vida.