La Hydra AAA 01 es un proyecto de moto con pila de combustible muy poco convencional

La Hydra AAA 01 es un proyecto de moto con pila de combustible muy poco convencional

El hidrógeno es una de las tecnologías más olvidadas en el sector de las dos ruedas


Tiempo de lectura: 3 min.

La electricidad es tendencia, no paran de salir novedades con los electrones como protagonistas y es del todo lógico, pues el transporte privado y de mercancías, se dirige hacia una electrificación total. No es nada nuevo esto que estamos contando, estamos siendo testigos en primera persona de dicha revolución, pues cuando acabe por establecerse, será el cambio más drástico que haya sufrido la industria del motor en general, incluyendo las motos, sí. Los vehículos de dos ruedas no se librarán de la electrificación, de hecho, hoy día, se venden más motos eléctricas que cualquier otro vehículo con dicha tecnología.

De todas formas, el futuro todavía no se ha decidido, es decir, no sabemos muy bien qué tecnología será la predominante, si la electricidad con baterías o la electricidad con hidrógeno, comúnmente conocido como pila de hidrógeno o pila de combustible. Las marcas siguen trabajando en diferentes opciones con soluciones como las baterías intercambiables, las baterías de estado sólido o recargas a potencias que, según el fabricante, pueden llegar a 350 kW. El hidrógeno, por su parte, sigue siendo una opción minoritaria, pues tiene los problemas de almacenamiento y obtención del propio hidrógeno, que a pesar de ser el elemento más común en nuestro universo, no se encuentra en solitario en estado natural, sino asociado con otros elementos.

Sin embargo, el potencial del hidrógeno es indiscutible y los desarrollos que se están llevando a cabo, podrían cambiar las cosas. Ahí está Toyota, por ejemplo, que apuesta por mantener los motores de combustión, pero en lugar de gasolina, consumirán hidrógeno, tal y como ya hizo BMW hace algunos años. En el caso de las motos, el hidrógeno es una solución casi olvidada, con todos los fabricantes trabajando en motos eléctricas a baterías. Sin embargo, hay quien tiene una mayor visión comercial, o quizá, una simple tendencia a ir a contracorriente, escogiendo el hidrógeno para su tecnología. Una situación que le va como anillo al dedo a Anton Brousseau, quien ha creado una de las motos más extrañas de los últimos años, tanto por diseño como por tecnología.

Bautizada como Hydra AAA 01, se trata de un proyecto que Brausseau ha llevado a cabo con la ayuda de dos amigos, Anton Guzhov y Andre Taylforth, ambos también diseñadores, a quienes conoció en Kiska Design, en Austria. Básicamente, es una moto con tecnología de pila de combustible, es decir, una moto eléctrica que obtiene su energía del hidrógeno. Su diseño, como se aprecia en las fotos, es de lo más particular, más propio de una película de ciencia ficción sobre un futuro alternativo y catastrófico.

No hay datos técnicos, ni cifras de potencia, ni nada que nos sirva para hacernos una idea de qué ofrece este aparato. Si podemos adivinar que los lugares que deberían ocupar motor y depósito, están ahora ocupados por todo el sistema de almacenaje y conversión de hidrógeno en electricidad, quedando el motor integrado en el basculante, un motor bastante grande, por cierto. Pero no tener información al respecto no es nada extraño, cuando se trata de un simple proyecto digital sin visos de ningún tipo de hacerse realidad.

Galería de fotos

COMPARTE
Sobre mí

Javi Martín

Con 20 años no ponía ni una sola tilde y llegaba a cometer faltas como escribir 'hiba'. Algo digno de que me cortaran los dedos. Hoy, me gano un sueldo como redactor. ¡Las vueltas que da la vida! Si me vieran mis profesores del colegio o del instituto la charla sería de órdago. Pero aquí estoy, escribiendo sobre mi pasión donde me dejan. Si hace unos años me dicen que terminaría así, las carcajadas se habrían escuchado hasta en Australia, pero ahora no sabría vivir sin ello.

COMENTARIOS

avatar
2000
 
smilegrinwinkmrgreenneutraltwistedarrowshockunamusedcooleviloopsrazzrollcryeeklolmadsadexclamationquestionideahmmbegwhewchucklesillyenvyshutmouth
Foto
 
 
 
  Suscribir  
Notificar de


NUESTRO EQUIPO

Pablo Mayo

Ingeniero de profesión, la mayor pasión de mi vida son los coches, y ahora también las motos. El olor a aceite, gasolina, neumático...hace que todos mis sentidos despierten. Embarcado en esta nueva aventura, espero que llegue a buen puerto con vuestra ayuda. Gracias por estar ahí.

Jesús Guillermo Pozo

Nací entre las historias de mi abuelo sobre su Derbi 125 Especial y el terrorífico sonido del escape 4 en 1 de la GPX 600 de mi tío y la belleza de su Vmax 1200. Mi padre, fue mi primer profesor con su viejo SEAT 127, y mi madre, cuenta que aprendí las marcas de los coches antes que el alfabeto.

Ender

Japan Rules!!

Javi Martín

Con 20 años no ponía ni una sola tilde y llegaba a cometer faltas como escribir 'hiba'. Algo digno de que me cortaran los dedos. Hoy, me gano un sueldo como redactor. ¡Las vueltas que da la vida! Si me vieran mis profesores del colegio o del instituto la charla sería de órdago. Pero aquí estoy, escribiendo sobre mi pasión donde me dejan. Si hace unos años me dicen que terminaría así, las carcajadas se habrían escuchado hasta en Australia, pero ahora no sabría vivir sin ello.

Miguel Sánchez

Todo vehículo tiene al menos dos vidas. Así, normalmente pensamos en aquella donde disfrutamos de sus cualidades. Aquella en la que nos hace felices o nos sirve fielmente para un simple propósito práctico. Sin embargo, antes ha habido toda una fase de diseño en la que la ingeniería y la planificación financiera se han conjugado para hacerlo posible. Como redactor, es ésta la fase que analizo. Porque sólo podemos disfrutar completamente de algo comprendiendo de dónde proviene.