Menu

Moto del día: Suzuki Falcorustyco

Un concepto muy futurista que no se hizo realidad

Moto del día: Suzuki Falcorustyco

Un par de años antes de presentar la Suzuki Nuda, la marca de Hamamatsu nos sorprendía con un concepto revolucionario por aquel entonces, y que todavía conserva ese toque avanzado. Se trata de la Suzuki Falcorustyco, un nombre muy curioso que poco tiene que ver con el campo.

Corría noviembre de 1985, cuando en el salón de Tokio Suzuki sorprendía con la presentación de este concepto. Por supuesto sus líneas futuristas llaman la atención nada más verlas, pero lo realmente interesante se encuentra bajo el carenado, en las soluciones técnicas que esta moto implementaba.

Pero comencemos por su nombre. Proviene del halcón gerifalte, el más grande de su especie, que en latín se llama «falco rusticolus». Por lo que uniendo el nombre y eliminando algunas sílabas nos queda el nombre de este prototipo: «Falcorustyco».

Los frenos eran actuados electromagnéticamente, por lo que en este caso se evitaba el líquido hidráulico

Suzuki Falcorustyco 2

Otra curiosidad de este prototipo es que no tiene chasis propiamente dicho. El motor de 500 cm3 actúa de estructura portante para los brazos delantero y trasero, así como para el resto de elementos. Poseía cuatro cilindros, tres árboles de levas y 16 válvulas, aunque algunas malas lenguas rumorean que era una caja vacía hecha solamente para el salón de Tokio.

La transmisión secundaria no era por cadena o correa: era a través de líquido hidráulico, y este fluía a las dos ruedas, evitando la necesidad de emplear una caja de cambios. Por tanto, se trataba -al menos en teoría- de una moto 2×2. La dirección también era hidráulica, por lo que no había ninguna unión mecánica con la rueda delantera. En cuanto a la suspensión, empleaba amortiguadores activos, algo nunca antes visto hasta la fecha en una moto. Hoy en día es más habitual ver amortiguadores magnetorreológicos en coches -no tanto en motos-, pero en 1985 os aseguro que era muy futurista.

La dirección delantera estaba desacoplada de la suspensión, montada sobre un buje, mientras el manillar tenía los puños girados 90 grados hacia arriba, a modo de cuernos. Un concepto muy futurista con soluciones muy innovadoras -y costosas- que nunca llegó a materializarse en una moto de producción.

COMPARTE
Sobre mí

Pablo Mayo

Ingeniero de profesión, la mayor pasión de mi vida son los coches, y ahora también las motos. El olor a aceite, gasolina, neumático...hace que todos mis sentidos despierten. Embarcado en esta nueva aventura, espero que llegue a buen puerto con vuestra ayuda. Gracias por estar ahí.

1
COMENTARIOS

avatar
2000
 
smilegrinwinkmrgreenneutraltwistedarrowshockunamusedcooleviloopsrazzrollcryeeklolmadsadexclamationquestionideahmmbegwhewchucklesillyenvyshutmouth
Foto
 
 
 
  Suscribir  
el más nuevo el más antiguo
Notificar de
Miguel
Invitado
Miguel

Absolutamente flipante. Buen trabajo


NUESTRO EQUIPO

Pablo Mayo

Ingeniero de profesión, la mayor pasión de mi vida son los coches, y ahora también las motos. El olor a aceite, gasolina, neumático...hace que todos mis sentidos despierten. Embarcado en esta nueva aventura, espero que llegue a buen puerto con vuestra ayuda. Gracias por estar ahí.

Javier Costas

Me gustan los coches desde que tengo uso de razón (o antes), las motos siempre me han inspirado mucho respeto, y sin saber cómo, ya me han enganchado.

Luis Blázquez

Aficionado al mundo del motor desde que fui concebido. Aprendí a leer con revistas de coches y, desde entonces, soy un completo enamorado de la gasolina. Como no se nace sabiendo todo, cada día es importante aprender algo nuevo y así ampliar los conocimientos. Este mundillo tiene mucho que ofrecer, al igual que un servidor a vosotros los lectores.

Gonzalo Lara Camarón

Ingeniero de software a tiempo completo y apasionado del motor en mis ratos libres. Los coches me gustan desde que tengo memoria, pero fue descubrir las motos y la “enfermedad” fue a peor. Mi sueño es recorrer todos los rincones del mundo sobre dos ruedas.

J. Guillermo Pozo

Nací entre las historias de mi abuelo sobre su Derbi “cabeza de hormiga” y el terrorífico sonido del escape 4 en 1 de la GPX 600 de mi tío y la belleza de su Vmax 1200. Mi padre, fue mi primer profesor con su viejo SEAT 127, y mi madre, cuenta que aprendí las marcas de los coches antes que el alfabeto.

ender

Japan Rules!!

Javi Martín

Con 20 años no ponía ni una sola tilde y llegaba a cometer faltas como escribir 'hiba'. Algo digno de que me cortaran los dedos. Hoy, me gano un sueldo como redactor. ¡Las vueltas que da la vida! Si me vieran mis profesores del colegio o del instituto la charla sería de órdago. Pero aquí estoy, escribiendo sobre mi pasión donde me dejan. Si hace unos años me dicen que terminaría así, las carcajadas se habrían escuchado hasta en Australia, pero ahora no sabría vivir sin ello.

Delco

Más que la Historia, me gustan las viejas historias que huelen a asfalto, carreras y gasolina.