Menu

Aprilia trae sus nuevas deportivas de 50 y 125 cc

Nuevas SX y RX 125, y la RS 50 Euro 4

Aprilia trae sus nuevas deportivas de 50 y 125 cc

La gama de acceso de Aprilia se parece poco a la de otras marcas, donde uno se espera el típico scooter o ciclomotor, pero en este caso tienen un extra de personalidad. Porque los moteros menos experimentados, más jóvenes, o ambas cosas también merecen deportividad, el catálogo se acaba de ampliar con nuevas propuestas. En octavo de litro las SX 125 y RX 125 están pensadas para los que quieran combinar campo con asfalto.

Tienen varios componentes en común: estructura, chasis de doble cuna en acero, motor monocilíndrico, instrumentación digital con ordenador de a bordo y suspensiones evolucionadas, pero lo demás se ha adaptado a sus distintas personalidades: SX motard, RX enduro. Como novedad también tienen en común los frenos antibloqueo (ABS) y el embrague anti rebote.

Pasemos a la parte ciclística. La SX 125 confía en frenos de mayor diámetro, 300 mm delante y 220 mm detrás frente a los 260 mm delanteros y 220 mm traseros de la RX 125. También apreciamos diferencias en los neumáticos, la SX 125 recurre a dos llantas de 17″, la RX 125 lleva 21″ delante y 18″ detrás. La relación de transmisión final también cambia ligeramente, los desarrollos de la caja de cambios son los mismos.

Aprilia SX 125

Aprilia SX 125

Las suspensiones sobran para la potencia de su modesto motor. En el eje delantero cuentan con una horquilla telescópica invertida de 41 mm de diámetro de barras, permitiendo un recorrido de 240 mm. En el eje trasero delegan en un monoamortiguador de avance progresivo, fijado al chasis, con un recorrido de 200 mm.

Se distinguen también en el diseño, desprovistas de elementos superfluos. La SX 125 se puede escoger en colores/gráficas Red Fun o Black Drift, mientras que la RX 125 solo se ofrece como Red Fun. Los últimos modelos se pueden identificar también por el manillar de doble sección acabado en aluminio anodizado de color negro.

La oferta de octavo de litro hasta la fecha constaba de la RS 125 (normal o factory) y la Tuono 125. Este mes ambos modelos tienen en oferta el cambio Quickshift, sin coste, que permite hacer cambios más rápidos: no hay que aflojar el acelerador ni accionar el embrague. Con este nivel de potencia ¡cada décima cuenta! La plataforma multimedia de Aprilia también es un obsequio durante marzo.

Finalizamos con sus ciclomotores, que son accesibles desde los 15 años con la licencia básica. A mano izquierda se puede ver la nueva RS de 50 cc, a la derecha, la RS 125. El nuevo modelo cumple con la normativa Euro 4 que ya se exige a los ciclomotores, el fabricante no describe ningún otro cambio respecto a la versión Euro 3. Desde luego, de lejos, dan el pego ante el ojo inexperto.

En la gama ya estaban disponibles las versiones ciclomotor de la SX y la RX, respectivamente SX 50 y RX 50, desde mediados de enero

Ahora veamos los precios. Las nuevas SX y RX de 125 cc cuestan lo mismo, 3.629 euros, bastante por debajo de la RS 125, que cuesta más de 5.000 euros. La Tuono 125 se puede conseguir por poco más de 4.700 euros. En cuanto a ciclomotores, el más barato es el SX 50, 3.129 euros en versión normal y 3.529 euros en versión Factory. La RX 50 Factory es 150 euros más cara. La recién llegada, la RS 50, no es precisamente barata: 4.029 euros, pero supone un ahorro de casi 1.000 euros sobre la de 125 cc.

Respecto a otros ciclomotores, son un poco caros, incluso algunas motos de 125 valen menos, pero es el precio a pagar por tener buenos componentes dignos de categoría superior. Por cierto, no es difícil encontrar vídeos de las RS 50 alcanzando los 100 km/h tras hacerles algo de trucaje…

COMPARTE
Sobre mí

Javier Costas

Me gustan los coches desde que tengo uso de razón (o antes), las motos siempre me han inspirado mucho respeto, y sin saber cómo, ya me han enganchado.

COMENTARIOS

avatar
2000
 
smilegrinwinkmrgreenneutraltwistedarrowshockunamusedcooleviloopsrazzrollcryeeklolmadsadexclamationquestionideahmmbegwhewchucklesillyenvyshutmouth
Foto
 
 
 
  Suscribir  
Notificar de


NUESTRO EQUIPO

Pablo Mayo

Ingeniero de profesión, la mayor pasión de mi vida son los coches, y ahora también las motos. El olor a aceite, gasolina, neumático...hace que todos mis sentidos despierten. Embarcado en esta nueva aventura, espero que llegue a buen puerto con vuestra ayuda. Gracias por estar ahí.

Javier Costas

Me gustan los coches desde que tengo uso de razón (o antes), las motos siempre me han inspirado mucho respeto, y sin saber cómo, ya me han enganchado.

Luis Blázquez

Aficionado al mundo del motor desde que fui concebido. Aprendí a leer con revistas de coches y, desde entonces, soy un completo enamorado de la gasolina. Como no se nace sabiendo todo, cada día es importante aprender algo nuevo y así ampliar los conocimientos. Este mundillo tiene mucho que ofrecer, al igual que un servidor a vosotros los lectores.

Gonzalo Lara Camarón

Ingeniero de software a tiempo completo y apasionado del motor en mis ratos libres. Los coches me gustan desde que tengo memoria, pero fue descubrir las motos y la “enfermedad” fue a peor. Mi sueño es recorrer todos los rincones del mundo sobre dos ruedas.

J. Guillermo Pozo

Nací entre las historias de mi abuelo sobre su Derbi “cabeza de hormiga” y el terrorífico sonido del escape 4 en 1 de la GPX 600 de mi tío y la belleza de su Vmax 1200. Mi padre, fue mi primer profesor con su viejo SEAT 127, y mi madre, cuenta que aprendí las marcas de los coches antes que el alfabeto.

ender

Japan Rules!!

Javi Martín

Con 20 años no ponía ni una sola tilde y llegaba a cometer faltas como escribir 'hiba'. Algo digno de que me cortaran los dedos. Hoy, me gano un sueldo como redactor. ¡Las vueltas que da la vida! Si me vieran mis profesores del colegio o del instituto la charla sería de órdago. Pero aquí estoy, escribiendo sobre mi pasión donde me dejan. Si hace unos años me dicen que terminaría así, las carcajadas se habrían escuchado hasta en Australia, pero ahora no sabría vivir sin ello.

Delco

Más que la Historia, me gustan las viejas historias que huelen a asfalto, carreras y gasolina.