Subastadas las 12 Ducati Panigale V4 S de la Carrera de Campeones

Subastadas las 12 Ducati Panigale V4 S de la Carrera de Campeones

Hasta 120.000 euros por la moto del australiano Troy Bayliss


Tiempo de lectura: 2 min.

La Carrera de Campeones, que vio a los pilotos de Ducati de MotoGP y WorldSBK luchar por la victoria a los mandos de la Ducati Panigale V4 S, fue uno de los momentos más emocionantes de World Ducati Week 2018. Las motos en sí no eran las de competición, sino modelos de calle decoradas como sus homólogas mayores.

Tras finalizar la carrera sobre el trazado de Misano, las doce unidades participantes fueron subastadas en eBay con pujas que llegaron a alcanzar cifras astronómicas. Dicha subasta cerró el pasado 28 de julio a las 18:00 h, captando la atención de medios y entusiastas por igual. Cada una de las motos cuenta con decoraciones y gráficos exclusivos dedicados a cada uno de los pilotos, con esquemas de color inspirados en las motos empleadas en las carreras de MotoGP o SBK.

En cada tija de la horquilla, una insignia muestra el nombre del piloto y el dorsal de la carrera. Además, cada piloto firmó su autógrafo en el depósito

Lógicamente, cada Panigale V4 S cuenta con un certificado de autenticidad firmado por el propio CEO de Ducati Motor Holding, Claudio Domenicali, haciendo a cada moto aún más valiosa. Por si fuera poco, la compra trae consigo una serie de componentes especiales y un juego completo de piezas originales, incluidos los escapes, para poder circular de forma legal por las carreteras y explotar al máximo las capacidades en circuito.

Ducati Panigale V4 S 2

La subasta generó un total de 7.084 ofertas de todo el mundo, con alrededor de 1.516 personas luchando entre sí para hacerse con alguno de los doce ejemplares. Incluso los perfiles oficiales de Ducati en Instagram y Facebook vieron más de siete millones de visitas durante la subasta. Sin duda, un movimiento muy sagaz por parte de la firma italiana para generar expectación y que se hable plenamente de ella durante días.

La motocicleta que más interés logró despertar desde el principio fue la Troy Bayliss, tres veces ganador del Campeonato Mundial SBK y, recientemente (con 49 años) vencedor de una carrera de SBK en Australia a los lomos, por supuesto, de una Ducati Panigale. ¿Precio final? 120.000 euros. Las motos de Dovizioso, Melandri, Lorenzo, Pirro y las de Petrucci también tuvieron una gran demanda, entre 40.000 y 62.400 euros, con las de Miller, Davies, Rabat, Forés, Abraham, Rinaldi y Siméon siguiendo en su estela.

COMPARTE
Sobre mí

Luis Blázquez

Aficionado al mundo del motor desde que fui concebido. Aprendí a leer con revistas de coches y, desde entonces, soy un completo enamorado de la gasolina. Como no se nace sabiendo todo, cada día es importante aprender algo nuevo y así ampliar los conocimientos. Este mundillo tiene mucho que ofrecer, al igual que un servidor a vosotros los lectores.

COMENTARIOS

avatar
2000
 
smilegrinwinkmrgreenneutraltwistedarrowshockunamusedcooleviloopsrazzrollcryeeklolmadsadexclamationquestionideahmmbegwhewchucklesillyenvyshutmouth
Foto
 
 
 
  Suscribir  
Notificar de


NUESTRO EQUIPO

Pablo Mayo

Ingeniero de profesión, la mayor pasión de mi vida son los coches, y ahora también las motos. El olor a aceite, gasolina, neumático...hace que todos mis sentidos despierten. Embarcado en esta nueva aventura, espero que llegue a buen puerto con vuestra ayuda. Gracias por estar ahí.

Jesús Guillermo Pozo

Nací entre las historias de mi abuelo sobre su Derbi 125 Especial y el terrorífico sonido del escape 4 en 1 de la GPX 600 de mi tío y la belleza de su Vmax 1200. Mi padre, fue mi primer profesor con su viejo SEAT 127, y mi madre, cuenta que aprendí las marcas de los coches antes que el alfabeto.

Ender

Japan Rules!!

Javi Martín

Con 20 años no ponía ni una sola tilde y llegaba a cometer faltas como escribir 'hiba'. Algo digno de que me cortaran los dedos. Hoy, me gano un sueldo como redactor. ¡Las vueltas que da la vida! Si me vieran mis profesores del colegio o del instituto la charla sería de órdago. Pero aquí estoy, escribiendo sobre mi pasión donde me dejan. Si hace unos años me dicen que terminaría así, las carcajadas se habrían escuchado hasta en Australia, pero ahora no sabría vivir sin ello.

Miguel Sánchez

Todo vehículo tiene al menos dos vidas. Así, normalmente pensamos en aquella donde disfrutamos de sus cualidades. Aquella en la que nos hace felices o nos sirve fielmente para un simple propósito práctico. Sin embargo, antes ha habido toda una fase de diseño en la que la ingeniería y la planificación financiera se han conjugado para hacerlo posible. Como redactor, es ésta la fase que analizo. Porque sólo podemos disfrutar completamente de algo comprendiendo de dónde proviene.