Triumph Rocket 3 R Black y GT Triple Black, las power cruiser se vuelven oscuras

Triumph Rocket 3 R Black y GT Triple Black, las power cruiser se vuelven oscuras

Desde 24.800 euros te puedes hacer con una de estas ediciones limitadas


Tiempo de lectura: 4 min.

La Triumph Rocket III (o Rocket 3 si no eres romano), es una de las motos más brutales que te puedes comprar. Esta power cruiser tiene un brutal motor de tres cilindros y 2.500 cc, más que la mayoría de los coches, y cuanto Triumph presentó la última versión hace algo más de un año, alucinamos con sus prestaciones. Ahora los británicos han decidido vestir la Rocket completamente de negro, como si de la moto de El Caballero Oscuro se tratase, para lanzar dos ediciones limitadas que responden al nombre de Triumph Rocket 3 R Black y GT Triple Black.

Vamos a empezar por lo que no cambia, que es el motor o la parte de ciclo. El motor de tres cilindros y dos litros y medio de cilindrada, es capaz de desarrollar 167 CV a 6.000 vueltas. Hoy en día, acostumbrados a motos con más de 200 CV, no parece una cifra sorprendente. Pero la Rocket 3 tiene el honor de poseer dos récords en su poder. Por un lado, se trata del motor de moto con producción en serie de mayor cilindrada, y por otro del propulsor con mayor par motor disponible. Son 221 Nm a 4.000 vueltas, o lo que es lo mismo, una máquina de arrancar los brazos. No en vano es capaz de hacer el 0 a 100 en 2,83 segundos. No podemos evitar pensar en su competencia directa, la Ducati Diavel, que se tiene que conformar con “solamente” 126 Nm a 5.000 vueltas.

Tampoco cambia la parte de ciclo: chasis de aluminio, suspensiones Showa, pinzas Brembo Stylema. Pantalla TFT, ABS y control de tracción con función curva, cuatro modos de conducción (Road, Rain, Sport y Rider, este último personalizable), iluminación LED, asistente para salida en pendiente, control de crucero, sistema keyless sin llave o conexión a smartphone. Está claro que no le falta absolutamente nada.

Triumph Rocket 3 R Black 04

Ahora vamos a hablar de lo que es nuevo. Las Triumph Rocket 3 R Black y GT Triple Black cuentan con un guardabarros delantero en fibra de carbono. En el motor, los colectores de escape (fabricados mediante un proceso de hidroformación), los protectores térmicos de estos y los embellecedores finales presentan ahora una pintura negra. Por su parte, la cubierta de la admisión está texturizada con pintura en polvo, también negra.

En el frontal, los soportes del guardabarros, aros de las ópticas, acabados de la cúpula, protectores del radiador y emblemas han sido oscurecidos. Anodizado en negro también encontramos las botellas de la horquilla, la tija, las torretas y la abrazadera del manillar, las estriberas del piloto, los pedales de freno y cambio de marchas, las taloneras y las estriberas plegables del pasajero. ¿Os gusta el negro? Pues os vais a hartar porque todavía falta el soporte forjado del portamatrículas, el anclaje del amortiguador trasero, el protector del basculante monobrazo, la pata de cabra, las manetas de freno y embrague o los retrovisores tipo bar end al final del manillar que incorporan detalles mecanizados.

Si no os acordáis de cuál es la diferencia entre la versión normal y la GT, nosotros os lo recordamos: la GT Triple Black estaría más orientada al turismo, y por ello dispone de un manillar ligeramente más elevado, un asiento más bajo (750 mm frente a 773 mm en la R), respaldo para el pasajero, pantalla más elevada, puños calefactables y unas estriberas ubicadas más adelante y con mayor posibilidad de regulación horizontal (-25 mm, 0 mm y + 25 mm frente a 0 mm y -15 mm).

Triumph Rocket 3 R Black 45

Las Triumph Rocket 3 R Black y GT Triple Black ya se pueden reservar en los concesionarios oficiales Triumph. Solamente se fabricarán 1.000 unidades de cada una de ellas, y empezarán a llegar en el próximo mes de mayo. Cada una de ellas irá acompañada de un certificado de autenticidad, asociado al chasis de la motocicleta y que denota la autenticidad de la serie limitada. Sus precios serán los siguientes:

  • Triumph Rocket 3 R Black: 24.800 euros.
  • Triumph Rocket 3 GT Triple Black: 25.600 euros.

Galería de fotos

COMPARTE
Sobre mí

Ender

Japan Rules!!

COMENTARIOS

avatar
2000
 
smilegrinwinkmrgreenneutraltwistedarrowshockunamusedcooleviloopsrazzrollcryeeklolmadsadexclamationquestionideahmmbegwhewchucklesillyenvyshutmouth
Foto
 
 
 
  Suscribir  
Notificar de


NUESTRO EQUIPO

Pablo Mayo

Ingeniero de profesión, la mayor pasión de mi vida son los coches, y ahora también las motos. El olor a aceite, gasolina, neumático...hace que todos mis sentidos despierten. Embarcado en esta nueva aventura, espero que llegue a buen puerto con vuestra ayuda. Gracias por estar ahí.

Luis Blázquez

Aficionado al mundo del motor desde que fui concebido. Aprendí a leer con revistas de coches y, desde entonces, soy un completo enamorado de la gasolina. Como no se nace sabiendo todo, cada día es importante aprender algo nuevo y así ampliar los conocimientos. Este mundillo tiene mucho que ofrecer, al igual que un servidor a vosotros los lectores.

Gonzalo Lara Camarón

Ingeniero de software a tiempo completo y apasionado del motor en mis ratos libres. Los coches me gustan desde que tengo memoria, pero fue descubrir las motos y la “enfermedad” fue a peor. Mi sueño es recorrer todos los rincones del mundo sobre dos ruedas.

Jesús Guillermo Pozo

Nací entre las historias de mi abuelo sobre su Derbi 125 Especial y el terrorífico sonido del escape 4 en 1 de la GPX 600 de mi tío y la belleza de su Vmax 1200. Mi padre, fue mi primer profesor con su viejo SEAT 127, y mi madre, cuenta que aprendí las marcas de los coches antes que el alfabeto.

Ender

Japan Rules!!

Javi Martín

Con 20 años no ponía ni una sola tilde y llegaba a cometer faltas como escribir 'hiba'. Algo digno de que me cortaran los dedos. Hoy, me gano un sueldo como redactor. ¡Las vueltas que da la vida! Si me vieran mis profesores del colegio o del instituto la charla sería de órdago. Pero aquí estoy, escribiendo sobre mi pasión donde me dejan. Si hace unos años me dicen que terminaría así, las carcajadas se habrían escuchado hasta en Australia, pero ahora no sabría vivir sin ello.