Prueba de contacto: Aprilia Tuono 660

Prueba de contacto: Aprilia Tuono 660

Diversión a raudales en formato media cilindrada


Tiempo de lectura: 17 min.

En espíritu RACER moto hemos tenido una toma de contacto con la Aprilia Tuono 660, la nueva naked cañera de Noale. Hace ya cosa de unos meses tuvimos la oportunidad de probar su hermana deportiva, la Aprilia RS 660, y la verdad que quedamos gratamente impresionados, así que mis ganas de probar la Tuono, así como las expectativas, eran máximas.

Y es que esta moto tiene mucho que ofrecer, pero también va a tener que “pegarse” por un hueco en un segmento saturado de modelos como el de las naked de media cilindrada. Acompáñanos en este viaje y vamos a descubrir por qué la Aprilia Tuono 660 es una moto diferente y que verdaderamente tiene algo nuevo que aportar en el mercado.

prueba Aprilia Tuono 660 11

Desde fuera

Según me voy acercando a la moto ya tengo el cerebro configurado con el juego ese de cuando éramos pequeños de encontrar la siete diferencias para ver cómo de profundos son los cambios respecto a su hermana deportiva. Y en este caso no es tan sencillo, ya que la Tuono y la RS son motos idénticas en buena parte de su anatomía.

De hecho, a simple vista los únicos elementos que cambian son el manillar, la horquilla delantera, estriberas, y el carenado frontal. El resto de componentes son idénticos entre ambos modelos. Y esto para mí es un acierto más que una pega, ya que la RS me parecía una moto espectacular en lo que a diseño y estética se refiere, y la Tuono por ende, más de lo mismo.

Esta idea de coger la deportiva de la casa y desnudarla para hacer una naked, es algo que llevan haciendo en Noale desde hace más de dos décadas cuando se presentó la primera Aprilia RSV 1000 Tuono. Desde luego es la mejor receta para conseguir un producto cañero y con un marcado carácter deportivo tanto a nivel estético como prestacional.

prueba Aprilia Tuono 660 10

Cuando la tienes delante se siente una moto compacta en cotas. Son solo 1.995 mm de largo y una distancia entre ejes de 1.370 mm lo cual ya es toda una declaración de intenciones. El ancho se queda en unos razonables 805 mm.

Estéticamente mantiene toda la filosofía de su hermana, con un ADN muy agresivo y racing, como para dejarnos bien claro desde el principio que no estamos ante una moto amable que solo sirva para ir a comprar el pan precisamente.

Cuando hablamos de la Aprilia Tuono 660 es más correcto decir que estamos ante una street figther que ante una naked propiamente dicha. Básicamente es una R con manillar alto, y también tiene su plástica y su carenado, solo que son específicos del modelo y menos envolventes que los de la deportiva.

prueba Aprilia Tuono 660 46

El frontal está presidido por un carenado que rodea la luz delantera. Por arriba encontramos una pequeña cúpula, aunque es más testimonial que otra cosa, mientras que por los laterales unas aletas con alerones hacen acto de presencia guarneciendo el conjunto hasta llegar a la zona inferior donde entroncan con la quilla. El motor está un poco más expuesto y a la vista que en su hermana deportiva, pero como podéis ver, el uso de plásticos y tapas sigue siendo intenso.

Desde el motor hacia atrás, estéticamente ambas motos son idénticas a excepción de las gomas de las estriberas que tiene la Tuono y que no están presentes en la RS. El colín destaca por tener unas formas afiladas y estrechas, dando una gran sensación de ligereza.

prueba Aprilia Tuono 660 07

Aprilia se ha decantado por los plásticos suaves y tonos mates para vestir el modelo. Se puede elegir en un color amarillo “lima” para los que les guste llamar especialmente la atención, pero en mi opinión, los esquemas bitono gris-rojo y negro-rojo son los que verdaderamente destacan y proyectan todo el encanto y la tradición de la firma transalpina, más aún con las llantas de aluminio pintadas en color rojo para todos los esquemas cromáticos.

Destacan algunos elementos y componentes como el basculante reforzado de tipo “plátano”, el masivo chasis pivotless de doble viga, o los enormes discos de freno delanteros. Es una moto que a la vista se percibe fuerte y deportiva, como si hubiera tomados esteroides.

prueba Aprilia Tuono 660 38

Equipamiento

En este apartado es donde la Aprilia Tuono 660 justea un poco. Su hermana venía hasta arriba de chuches de todo tipo, y eso hace que comparativamente la Tuono me parezca un poco escasa. Ya sabes que a lo bueno se acostumbra uno rápido, y cuando te quitan según que cosas pronto protestas.

En este caso echo de menos el quickshifter, que en la RS venía de serie tanto de subida como de bajada. Aquí al menos parece ser que se podrá elegir como opción. Lo mismo pasa con la plataforma de medición inercial de 6 ejes que tenía su hermana y que en la Tuono queda en dos ejes únicamente. Esto hace que la electrónica no sea tan potente y que se pierdan algunas funcionalidades como el ABS en curva o las luces LED adaptativas.

Sin embargo, y siendo justos, la verdad que aun así la Tuono viene con muchas cosas de serie que no son tan corrientes en motos en este rango de precios como la pantalla TFT a color, iluminación full led, los cinco modos de conducción personalizables, o el control de crucero.

prueba Aprilia Tuono 660 21

Iluminación full LED, pero sin haces de luz adaptativos

Mención especial a los modos de conducción. En esencia es la misma electrónica que tienen la Aprilia RS 660, pero también sus hermanas mayores, las Aprilia RSV4 y Tuono V4. La Aprilia Tuono 660 permite modificar la entrega de potencia, el freno motor, el control de tracción y la intrusividad del ABS. Vamos, que casi hay más reglajes permitidos que en el Gran Turismo de la Playstation.

En el ámbito de las ayudas electrónicas la cosa tampoco va nada mal con un control de tracción regulable en ocho niveles que puedes ajustar en marcha mientras vas conduciendo, o el sistema anti wheelie. Al igual que la RS también cuenta con un embrague anti rebote para que hasta los más “manazas” puedan cambiar de marcha con suavidad.

Sí que echo de menos algunas cosillas como una toma USB para cargar dispositivos móviles. Algo que cuesta muy poco de fabricar pero que aporta un montón en el día a día, y en un modelo como la Tuono que funciona muy bien como moto de diario, no habría estado mal.

prueba Aprilia Tuono 660 24

Subidos encima

Me monto en la Aprilia Tuono 660 y es cuando veo claro el cambio de “rollo”. En vez de encontrarme los “semis” de su hermana, tengo un manillar plano con alzas que lo levantan unos centímetros de la tija superior. Ya solo con esta diferencia la postura es más relajada y erguida.

Sin embargo, la posición de las estriberas así como la del asiento no han variado un ápice y el triángulo ergonómico sigue manteniendo ese ADN sport que está presente en todos los productos de Noale. Es como si la moto me invitase a echar el trasero para atrás, los hombros hacia delante e ir a por faena. Me parece un equilibrio acertado que funciona bien tanto cuando vas de “paseito” por ciudad, como cuando quieres un poco más de picante y acción.

prueba Aprilia Tuono 660 43

La Tuono es relativamente baja y el asiento se encuentra a unos democráticos 820 mm de altura con respecto al suelo. Además el conjunto es bastante estrecho en la zona central por lo que con mi “metro ochenta” de altura llego sin ningún tipo de problemas al suelo con ambas piernas y apoyando completamente la planta del pie. Pilotos más bajitos tampoco deberían tener inconvenientes ni dificultad en este aspecto. Aprilia, con buen criterio, ha querido hacer una moto de iniciación que no imponga demasiado “respeto” a los nuevos poseedores del carné A2.

Desde encima de la moto me llama la atención cómo los diseñadores han resuelto el cockpit de la moto, los “interiores” para que nos entendamos. Al estar el carenador “partido” a la altura de la tija superior han colocado unos plásticos laminados de color brillante para tapar las verguenzas de la moto. Queda bien rematado aunque a priori hace un efecto estético un poco raro.

prueba Aprilia Tuono 660 03

Arrancamos

No me quiero detener mucho en el apartado técnico de la moto porque la mayoría de los datos y especificaciones son conocidos, y mi compañero Ender ya le pegó un buen repaso técnico al modelo cuando se hicieron públicos los numeros oficiales. Para consultar las cifras os remito al artículo que escribió hace unas semanas. Vamos diréctamente a la acción.

Giro la llave del contacto y aparece ante mí una animación a toco color en la pantalla TFT de 4,3 pulgadas, un guiño que siempre es agradable de ver. Un toquecito al botón de arranque y el dos en línea me saluda con un ronroneo grave. Al ralentí se escucha un poco de traqueteo mecánico y metálico, pero en cuanto abres un pelo el gas mejora mucho su nota acústica

Los mandos son idénticos a los de la RS y el tacto de todos ellos es suavey fino. Da gusto interactuar con esta moto y cualquier pequeño gesto en los controles se traduce de forma directa y precisa en  Todos los mandos funcionan de manera progresiva y agradable.

Una pega que tenía su hermana era que al accionar el embrague era muy fácil conectar sin querer las luces largas al estar el interruptor de camino hacia la maneta izquierda. En la Tuono, quizá por tener las manetas colocadas en un ángulo ligeramente diferente, no me ha pasado esto en ningún momento durante la prueba, minipunto positivo para Noale por haberlo corregido.

Inicio la prueba circulando por ciudad los primeros metros. En este entorno la Aprilia Tuono 660 pasa por ser una moto civilizada, pese a su agresiva imagen streetfighter. El motor es dulce, y aunque no tiene unos bajos de escándalo, se puede utilizar en marchas largas y a bajas vueltas.

El radio de giro me ha parecido bueno, así como la facilidad para llegar al suelo con los pies en las detenciones o filtrar entre el tráfico cuando está detenido. En líneas generales creo que desempeña un papel muy digno por ciudad.

prueba Aprilia Tuono 660 17

Solo flaquea un poco en el apartado de la capacidad de carga, pero para el tipo de moto que es, se puede usar a diario sin ningún problema para los desplazamientos de rutina. No es más incómoda ni tiene pegas comparativas respecto a las típicas nakeds utilitarias y más sosas de 500 o 650 cm³ que hay en el mercado.

Avanza la cosa y salimos a autovía. En este entorno lo principal a destacar es la ausencia de una protección aerodinámica en condiciones. La cúpula frontal consigue parar algo de viento, pero poco, y entre eso y que voy bastante erguido… me como todo el aire con el pecho.

Aprilia ha tocado las relaciones de cambio y en la Tuono el motor gira a unas 5.000 vueltas para mantener los 120 Km/h de rigor, mientras que en la RS la cifra bajaba hasta las 4.500 rpm, lo cual implica en esta última un menor estrés mecánico y consumo de combustible inferior. A cambio se gana un poco de aceleración y nervio en la Tuono.

prueba Aprilia Tuono 660 15

En líneas generales no me parece LA MOTO para hacer kilómetros y kilómetros por autovía, aunque si pasas por alto el tema de la protección aerodinámica, es de justicia reconocer que la ergonomía es razonablemente cómoda y la postura a sus mandos no es forzada, por lo que podrás echar unas cuantas horas conduciendo. Lo mismo digo del asiento, que no se hace pesado con el paso de los kilómetros.

Durante el tiempo que he estado conduciendo la moto no he podido sacar conclusiones 100% precisas sobre el consumo de la Aprilia Tuono 660, pero al igual que ya vi con su hermana, parece que el bicilíndrico de 660 es muy frugal. En este caso, siempre según el ordenador de a bordo, los consumos a velocidades de autovía sostenidas pueden rondar los 4 l/100 Km, nada mal para una mecánica que da casi 100 “caballazos”.

Pero vamos a dejarnos de autovías, que son un rollo. Tiramos por una serie de carreteras curvilíneas cercanas a Madrid que es donde a priorí debe brillar con luz propia esta Aprilia Tuono 660. Y ya desde los primeros giros queda patente el carácter de la moto.

prueba Aprilia Tuono 660 56

Para ser una moto “picante” el asiento ofrece un mullido y tamaño dignos

Al igual que dije de la Aprilia RS 660, creo que el rasgo más característico de la Tuono es lo fácil que resulta de pilotar rápido, alegre y ligero. Tampoco digo que sea una moto para ir a “saquísimo” ni una pura sangre de circuito, pero tiene una deportividad muy dulce y muy asequible en vía pública. Transmite mucha confianza en los virajes desde el minuto cero.

En ese aspecto se nota que es una moto de iniciación, pensada para un usuario con el carné A2 recién sacado al que hay que ponerle las cosas fáciles. Pero al igual que con la RS esto no debería llevarnos a equívoco. Por ser asequible y fácil no es una moto sosa, aburrida y carentente de carácter.

De hecho es su gran encanto, esa dualidad de moto democrática para aprender a conducir, que pasados dos años deslimitas hasta los 95 CV y… mi madre cómo corre el bicilíndrico. Y esa es la otra cara de la moneda. Sería un error ensasillarla como moto para el A2.

prueba Aprilia Tuono 660 18

Con la Aprilia Tuono 660 te puedes divertir mucho en carreteras de curvas ya que los 95 CV y sus 183 Kg lista para rodar siguen siendo unos números magníficos para pasartelo en grande aunque ya tengas el culo pelado de andar en moto. A decir verad, es complicado sacar a galopar toda la caballería de este modelo en vía pública sin jugarte el carné de conducir.

En tramos cerrados y ratoneros me ha gustado mucho la agilidad del conjunto. Cambia de dirección de forma casi telepática a nada que apliquemos un poco de comtramanillar. Es aquí donde se notan las principales diferencias con la RS.

El manillar ancho hace que sea una moto más ágil, más viva de reacciones, y por ende más rápida y eficaz cuando la carretera se pone lenta y cerrada. La Aprilia RS 660 por el contrario va más fina, más aplomada, más “sobre railes”, lo cual es sin duda mejor en curvas rápidas y tramos a alta velocidad, aunque no sea tan inmediata en las distancias cortas.

prueba Aprilia Tuono 660 08

El motor es otro de los puntos fuertes de la Aprilia Tuono 660 en lo que a pasárselon bien se refiere. La verdad que no tiene unos bajos muy imponentes para lo que son las bicilíndricas de este cubicaje. Aun así por debajo de 4.000 vueltas empuja con la suficiente dignidad y respuesta como para no necesitar reducir de marcha, a no ser que quieras salir como un cohete.

La cosa se empieza a poner picante de 4.000 rpm en adelante donde ya empuja con ganas, prácticamente sin desfallecer hasta el corte de inyección a unas 11.500 vueltas. Estira bastante para tratarse de un bi, y los 95 CV están disponibles a un régimen algo elevado: 10.500 vueltas.

Mención a parte para el sonido del dos en línea. Al ralenti no se escucha especialmente fino, pero cuando vas con el cuchillo entre los dientes, roscando gas sin piedad y llevando las marchas al corte, suena realmente cañero e invita a darle más “estopa” a la moto. Cuesta creer que un silencioso Euro5 de fábrica te pueda tocar semejante “canción”.

prueba Aprilia Tuono 660 40

Más que frenos parecen anclas

Personalmente me he sentido muy cómodo llevando la mecánica en la zona media del tacómetro. Entre las 4.000 y las 8.000 vueltas hay una ancha banda de revoluciones con una respuesta de lo más contuntente para pasártelo como un enano sin necesidad de ir exprimiendo el motor al máximo. Aunque como siempre, si vas “a por todas” entonces te tocará jugar con el cambio e ir lo más cerca posible de la zona roja.

Mención especial al equipo de frenos firmado por Brembo. El sistema monta componentes pata negra (Bomba y pinzas radiales, discos de 320 mm con pinza de cuatro pistones…) y se nota. Además en mi opinión los componentes están incluso algo sobredimensionados si tenemos en cuenta la potencia y el peso de la Tuono, pero en un tema de seguridad como son los frenos, siempre es de celebrar que sobre. De una mala te queda el ABS para evitar sustos mayores si te “emocionas” de más haciendo fuerza.

prueba Aprilia Tuono 660 54

La mordida es sencillamente masiva y se puede dosificar a la perfección con un tacto y precisión dignas de neurocirujano. Tan solo hace falta acariciar  la maneta con un dedo y sentir como una leve presión de mi llema consigue un efecto de detención tan amplificado.

Lo que no me ha gustado tanto es la suspensión delantera. No va mal, pero comparativamente hablando con la RS se nota que ha bajado un punto su eficacia. En firmes rizados o en mal estado el tren delantero se muestra algo nervioso e impreciso y no he conseguido todo el feeling que me hubiera gustado. Quizá un tarado algo más firme le habría venido bien.

prueba Aprilia Tuono 660 12

Conclusiones

Durante esta toma de contacto hemos podido andar un poco con la Aprilia Tuono 660 y ver las líneas maestras de esta moto. Sin lugar a dudas es una propuesta muy interesante en el segmento de las nakeds de media cilindrada y a buen seguro que seducirá a aquellos a los que les guste la deportividad y una estética cañera.

La Aprilia Tuono 660 es una moto ante todo divertida, desenfadada, una moto para disfrutar de la conducción, de las curvas y de pasárselo bien haciendo kilómetros retorcidos y revirados. Quizá no sea la que mejor ciclística tiene en el segmento, especialmente en lo que a suspensiones se refiere, pero lo compensa con una estética arrebatadora y un paquete electrónico sobresaliente para lo que nos tiene acostumbrados las medias cilindrdas.

prueba Aprilia Tuono 660 06

Sí que es cierto que el principal enemigo lo tiene en casa ojo, porque por un poquito más de dinero tienes la Aprilia RS 660  (11.350 €) que está mejor equipada y encima el carenado y la cúpula te dan un mundo de posibilidades a la hora de hacer kilómetros y kilómetros como un loco por carretera.

Sin embargo la Tuono me ha parecido más fácil de llevar y más ágil, algo a lo que se le saca partido en ciudad y también por puertos de montaña. Decidirse entre una y otra es un tema de gustos personales. Quizá la RS es una moto más polivalente, pero la Tuono lo que hace… lo hace muy bien.

prueba Aprilia Tuono 660 09 Equipamiento del probador:

  • Casco: MT KRE Momentum
  • Chaqueta: Spidi Warrion Aprilia
  • Botas: Rainers GP SIX

Spidi Warrior Aprilia

Galería de imágenes

COMPARTE
Sobre mí

Gonzalo Lara Camarón

Ingeniero de software a tiempo completo y apasionado del motor en mis ratos libres. Los coches me gustan desde que tengo memoria, pero fue descubrir las motos y la “enfermedad” fue a peor. Mi sueño es recorrer todos los rincones del mundo sobre dos ruedas.

COMENTARIOS

avatar
2000
 
smilegrinwinkmrgreenneutraltwistedarrowshockunamusedcooleviloopsrazzrollcryeeklolmadsadexclamationquestionideahmmbegwhewchucklesillyenvyshutmouth
Foto
 
 
 
  Suscribir  
Notificar de


NUESTRO EQUIPO

Pablo Mayo

Ingeniero de profesión, la mayor pasión de mi vida son los coches, y ahora también las motos. El olor a aceite, gasolina, neumático...hace que todos mis sentidos despierten. Embarcado en esta nueva aventura, espero que llegue a buen puerto con vuestra ayuda. Gracias por estar ahí.

Javier Costas

Me gustan los coches desde que tengo uso de razón (o antes), las motos siempre me han inspirado mucho respeto, y sin saber cómo, ya me han enganchado.

Luis Blázquez

Aficionado al mundo del motor desde que fui concebido. Aprendí a leer con revistas de coches y, desde entonces, soy un completo enamorado de la gasolina. Como no se nace sabiendo todo, cada día es importante aprender algo nuevo y así ampliar los conocimientos. Este mundillo tiene mucho que ofrecer, al igual que un servidor a vosotros los lectores.

Gonzalo Lara Camarón

Ingeniero de software a tiempo completo y apasionado del motor en mis ratos libres. Los coches me gustan desde que tengo memoria, pero fue descubrir las motos y la “enfermedad” fue a peor. Mi sueño es recorrer todos los rincones del mundo sobre dos ruedas.

J. Guillermo Pozo

Nací entre las historias de mi abuelo sobre su Derbi “cabeza de hormiga” y el terrorífico sonido del escape 4 en 1 de la GPX 600 de mi tío y la belleza de su Vmax 1200. Mi padre, fue mi primer profesor con su viejo SEAT 127, y mi madre, cuenta que aprendí las marcas de los coches antes que el alfabeto.

Ender

Japan Rules!!

Javi Martín

Con 20 años no ponía ni una sola tilde y llegaba a cometer faltas como escribir 'hiba'. Algo digno de que me cortaran los dedos. Hoy, me gano un sueldo como redactor. ¡Las vueltas que da la vida! Si me vieran mis profesores del colegio o del instituto la charla sería de órdago. Pero aquí estoy, escribiendo sobre mi pasión donde me dejan. Si hace unos años me dicen que terminaría así, las carcajadas se habrían escuchado hasta en Australia, pero ahora no sabría vivir sin ello.

J. Rubio

Soy un enamorado del motor en general y de los vehículos clásicos y motocicletas en particular. Dedicado al mundo de la automoción desde hace unos años, disfruto probando toda clase de vehículos y escribiendo mis impresiones y experiencias sobre ellos.

Luis Martínez

Cuando era un niño, no podía pasar una semana sin el nuevo número de mi revista de coches favorita. De adolescente, descubrí que me apasionaba escribir, divulgar y comunicar ideas. Ahora me encuentro dando mis primeros pasos en la profesión que me apasiona de la mano de la afición que ocupó buena parte de mi infancia, toda una suerte que demuestra las vueltas que puede dar la vida.

Elena Lebrón

Soy Elena Lebrón, una joven periodista que desde los 16 años bucea entre grasa y aceite. A los 20, tuve un grave accidente de moto y entendí que faltaban mujeres que hablaran de velocidad y seguridad, y sobre todo mujeres que aportaran información útil y diferente sobre el motor. El motor siempre ha sido una cosa de hombres y las mujeres también tenemos mucho que decir así que toca gritar bien alto :  ¡Gas amigas!