¿Por qué son tan económicos los scooters de 125 cc?

¿Por qué son tan económicos los scooters de 125 cc?

Pocos medios de transporte dan tanto por tan poco


Tiempo de lectura: 4 min.

Desde que se convalidó el permiso A1 con los tres años de carné de coche, en España el segmento de motos de 125 centímetros cúbicos ha experimentado una evolución muy importante. Actualmente más de la mitad del mercado español de motocicletas está entre los 51 y los 125 cc. También es habitual que entre los 10 modelos más vendidos figuren siete u ocho motos 125 cc, y más concretamente, sean scooters.

Uno de los secretos del éxito de este tipo de motos de ámbito urbano y periurbano es su accesibilidad. No es necesario invertir en un carné especial -salvo de los 16 a los 21 años, o que no posean el B-, los modelos más accesibles están en la horquilla de precios de 2.000 a 3.000 euros (a veces, incluso menos) y son muy fáciles de conducir. Eso sí, siempre es recomendable, aunque no se exija, participar en algún curso de conducción para acostumbrarse a ellos en un entorno seguro.

Ya sean eléctricos o de gasolina, los scooters de 125 cc son todos automáticos. Con el puño derecho se acelera, con la mano derecha se frena la rueda delantera y con la mano izquierda la trasera. En los modelos Euro 4 o más modernos la frenada combinada (CBS) ayuda al conductor a aplicar el freno en las dos ruedas aplicando solamente fuerza en una maneta. Los modelos de alta gama hasta tienen ABS.

Wottan Storm 125 Limited Edition 06

Otro de sus secretos es el bajo coste de propiedad total. No solo la adquisición es bastante asequible al contado o a plazos, por debajo de lo que cuestan algunas bicicletas, también lo es el mantenimiento. Dada la simplicidad mecánica de sus motores de un cilindro, los cambios de variador y la moto en general, un mantenimiento escrupuloso de acuerdo al fabricante es mucho más económico que el de un coche. Los recambios más importantes (ruedas, pastillas de freno, discos, líquidos) son muy asequibles dada su baja exigencia.

Ídem respecto al seguro obligatorio, con muy pocas coberturas las pólizas bajan fácilmente de los 100 euros. La mayoría de las marcas están regalando el primer año del seguro a sus clientes, y en el caso de los más jóvenes no sale gratis pero tiene una rebaja de precio considerable. Además, en el caso de que haga falta reparar algo, incluso después de una caída o un mal estacionamiento, los precios no se disparan.

Cada año habrá que pagar el IVTM el ayuntamiento de residencia, pero la media nacional está en menos de 10 euros. La plaza de garaje no es un requisito, no es complicado encontrar sitio para estacionar un scooter correctamente, incluso con las ordenanzas municipales más estrictas. Y hablando del aparcamiento, la ventaja respecto a otro vehículo para aparcar cerca del destino también resulta obvia, y sin necesidad de pagar estacionamiento regulado. ¿Qué hay de las ITV? La media ronda los 20 euros, depende de las comunidades autónomas.

Scooters

En cuanto al consumo, los modelos de gasolina suelen gastar entre 2 y 4 l/100 km, dependiendo de la tecnología del motor y el estilo de conducción, y los modelos eléctricos hacen 100 kilómetros por decenas de céntimos de euro. La autonomía de estas motocicletas no es muy alta porque sus depósitos son pequeños, pero se llenan por poco dinero. Los modelos a batería se recargan en pocas horas si están muy descargados, el peor caso.

Al ser un segmento muy grande es fácil encontrar el modelo más acorde a nuestras necesidades: de rueda baja (más maniobrables) o de rueda alta (más estables en carretera), modelos básicos o los GT Premium más equipados, motores de 7 a 15 CV, estética clásica o moderna, etc. En función de su diseño se contará con más o menos espacio de almacenamiento -normalmente se puede guardar un casco jet, por lo menos-, algún que otro añadido tecnológico y opciones de accesorios, tanto oficiales como de terceros.

En definitiva, se trata de hacer números. Para los desplazamientos habituales los scooters de 125 cc hacen la movilidad individual muy económica, y no solo eso, permiten aliviar la contaminación en las zonas más pobladas, contribuyen a la agilidad del tráfico y a que haya menos espacio destinado al aparcamiento. Ciudades como Barcelona o Málaga notarían mucho la falta de estos pequeños vehículos.

COMPARTE
Sobre mí

Redaccion

COMENTARIOS

avatar
2000
 
smilegrinwinkmrgreenneutraltwistedarrowshockunamusedcooleviloopsrazzrollcryeeklolmadsadexclamationquestionideahmmbegwhewchucklesillyenvyshutmouth
Foto
 
 
 
  Suscribir  
Notificar de


NUESTRO EQUIPO

Pablo Mayo

Ingeniero de profesión, la mayor pasión de mi vida son los coches, y ahora también las motos. El olor a aceite, gasolina, neumático...hace que todos mis sentidos despierten. Embarcado en esta nueva aventura, espero que llegue a buen puerto con vuestra ayuda. Gracias por estar ahí.

Luis Blázquez

Aficionado al mundo del motor desde que fui concebido. Aprendí a leer con revistas de coches y, desde entonces, soy un completo enamorado de la gasolina. Como no se nace sabiendo todo, cada día es importante aprender algo nuevo y así ampliar los conocimientos. Este mundillo tiene mucho que ofrecer, al igual que un servidor a vosotros los lectores.

Gonzalo Lara Camarón

Ingeniero de software a tiempo completo y apasionado del motor en mis ratos libres. Los coches me gustan desde que tengo memoria, pero fue descubrir las motos y la “enfermedad” fue a peor. Mi sueño es recorrer todos los rincones del mundo sobre dos ruedas.

Jesús Guillermo Pozo

Nací entre las historias de mi abuelo sobre su Derbi 125 Especial y el terrorífico sonido del escape 4 en 1 de la GPX 600 de mi tío y la belleza de su Vmax 1200. Mi padre, fue mi primer profesor con su viejo SEAT 127, y mi madre, cuenta que aprendí las marcas de los coches antes que el alfabeto.

Ender

Japan Rules!!

Javi Martín

Con 20 años no ponía ni una sola tilde y llegaba a cometer faltas como escribir 'hiba'. Algo digno de que me cortaran los dedos. Hoy, me gano un sueldo como redactor. ¡Las vueltas que da la vida! Si me vieran mis profesores del colegio o del instituto la charla sería de órdago. Pero aquí estoy, escribiendo sobre mi pasión donde me dejan. Si hace unos años me dicen que terminaría así, las carcajadas se habrían escuchado hasta en Australia, pero ahora no sabría vivir sin ello.

Miguel Sánchez

Todo vehículo tiene al menos dos vidas. Así, normalmente pensamos en aquella donde disfrutamos de sus cualidades. Aquella en la que nos hace felices o nos sirve fielmente para un simple propósito práctico. Sin embargo, antes ha habido toda una fase de diseño en la que la ingeniería y la planificación financiera se han conjugado para hacerlo posible. Como redactor, es ésta la fase que analizo. Porque sólo podemos disfrutar completamente de algo comprendiendo de dónde proviene.

Sanaa Mokaddam