Trails baratas de segunda mano para iniciarse en el offroad

Trails baratas de segunda mano para iniciarse en el offroad

Tocar el barro es más barato de lo que te imaginas


Tiempo de lectura: 14 min.

En esta entrada os vamos a recomendar una lista de motos trail baratas de segunda mano para iniciaros en la práctica del offroad. Porque pensémoslo por un momento. Lo mismo tú, querido lector, eres de esos que se ha pasado siempre la vida andando por lo negro, pero en varias ocasiones te ha picado el gusanillo de lo marrón, porque te llama la atención desde hace años, o porque escuchas de todos aquellos que lo practicamos lo divertidísimo y adictivo que es.

Sin embargo, hay un problema. Puede que tu moto no esté pensada para campo. O puede que te hayas comprado una trail super flamante, nueva de concesionario, y te dé un poco de angustia llenarla de polvo y arriesgarte a caerte al suelo con ella. Esto último parece una tontería, no obstante conozco a mucha gente con ese problema y a decir verdad, puede ser una sangría económica en caso de querer revender la moto en un futuro.

Si estás en cualquiera de las dos situaciones anteriores sigue leyendo, porque en esta entrada vamos a recomendar una lista de trails baratas de segunda mano, pellejos, hierros, zarrios, cepos con ruedas, pero motos “baratas” a fin de cuentas que son ideales para maltratarlas por caminos, caerte al suelo con ellas y en esencia aprender a hacer offroad, que al principio siempre hay muchas caídas tontas y no tan tontas, y cuando ya hayas hecho manos, pilotes más del tema y controles, no será tan osado ni económicamente peligroso meterte con tu flamante trail “nueva”.

Aprilia Tuareg 660 09

Como alegoría está genial, pero ir al desierto cuesta un pico, y la moto ya ni te cuento

Bueno, antes de todo hay un pero, siempre lo hay. Si te diriges a las páginas de clasificados en busca de ese zarrio de mil y pico euros, para empezar a andar por campo, tengo malas noticias. Las trails son motos que están de moda.

Son polivalentes, mucha gente quiere una, y eso hace que los precios de segunda mano sean comparativamente altos respecto a otros segmentos como puede ser el de las superdeportivas, que parece que últimamente han caído en desgracia y se regalan de segunda mano.

Las motos de esta lista arrancan en unos 2.000 euros como poco. Esa es la inversión mínima que hay que acometer a mi juicio para tener un vehículo con ciertas garantías. Por debajo de ese precio hay motos sí, pero con tal cantidad de años y de tute a sus espaldas que si no eres un poco ducho en temas mecánicos y sepas arreglar las cosas por tu cuenta… casi mejor no te metas ahí porque lo que te ahorres a la hora de comprar te lo vas a gastar en talleres.

Prueba BMW F650 GS DAKAR 49

BMW F 650 GS Dakar: La moto universal

Últimamente todas las listas que hago comienzan con la BMW F 650 GS Dakar, y no es para menos, puesto que la Gelande Strasse más barata que el dinero puede comprar es una moto super polivalente que lo mismo te vale para atravesar media Europa, que para ir a comprar el pan todos los días, que para llenarte hasta las cejas de barro los fines de semana. Es la moto universal.

De este modelo puedo destacar su fiabilidad, y su facilidad de uso. Es una moto democrática que te pone las cosas fáciles y que resulta ideal para aprender a hacer campo. Quizá peca un de ser demasiado pesada, con un peso lista para rodar de 192 Kg. Sus 50 CV de potencia son suficientes para empezar a dosificar el gas cruzando la moto en las curvas, pero tampoco son unos caballos super agresivos y peligrosos que te puedan poner en aprietos.

De serie ya viene muy preparada para la disciplina del offroad sin necesidad de hacer modificaciones o inversiones extra. Como mucho unas buenas ruedas mixtas si la unidad que te compres viene con neumáticos de carretera. La BMW F 650 DS Dakar viene equipada con una llanta delantera de 21 pulgadas, llantas de radios, cubre carter… y tiene una altura libre al suelo muy digna así como suspensiones de largo recorrido.

Prueba BMW F650 GS DAKAR 23

Es una moto ideal para dar tus primeros pasos en el trail offroad y familiarizarte con el campo. Puede que si te gusta mucho esto y empiezas a darle al mango compulsivamente se te empiece a quedar un poco corta, no de motor sino de chasis y suspensiones.

La BMW F 650 GS Dakar es una moto que tira bastante hacia el confort, con un tarado de suspensiones blando y burgués. Es la mar de cómoda, pero cuando empiezas a ir rápido ves como eso se descompone un poco y se empieza a tornar imprecisa. Pero si a ti no te gusta correr a saco, sino pasear por la naturaleza y la aventura offroad tranquila… puede ser una moto bastante definitiva.

Si andáis justos de presupuesto, buscad unidades anteriores al año 2004 que se pueden encontrar por precios ligeramente inferiores a 2.000 euros. Gastan bastante más gasolina, pero si no pensáis hacer un porrón de kilómetros con la moto, al final se entiende que es una segunda moto de iniciación, los números no salen para comprar el restyling que andan entre 2.500 y 3.000 euros.

Yamaha XT 660 R 2009 1

Yamaha XT 660 R: La opción segura

Otra buena moto para empezar a precio no muy elevado es la Yamaha XT 660 R. Es una moto similar a la GS en concepción, solo que más ligera de fibras y carenados por lo que en campo se torna algo más ágil y juguetona, a costa de perder confort en carretera.

Mecánicamente, va en la misma línea con su motor monocilíndrico de 660 cc del que también se conoce su fiabilidad pétrea. Con 48 CV estamos en unas potencias que nos permiten aprender y tener margen para progresar en el pilotaje por campo sin que la cosa se vaya de madre ni ponernos en apuros.

Yamaha XT 660 R X 2009 3

En cuanto a su parte ciclo va muy bien armada para el campo con suspensiones de más de 200 mm en ambos trenes, aunque sencillas eso sí. Las llantas de radios de 21-17 completan el paquete. Lo que sí se le echa en falta es algo de armadura en la panza para proteger esos preciosos y muy expuestos colectores de escape. Sus 172 Kg son toda una bendición a la hora de manejarla por campo.

De segunda mano están a precios entre 2.500 y 3.000 euros, en general son unidades poco trilladas, con kilometrajes no excesivamente elevados y en apariencia no muy zurradas por campo. Desde luego una gran y barata moto escuela, y si me apuras, un vehículo completo y muy válido para viajes de aventura.

Si quieres algo un poco más rutero pero si perder de vista la faceta offroad, también puedes decantarte por la Yamaha XT 660 Z Teneré, que básicamente es su hermana carenada, eso sí, a precios más elevados de entorno a 4.500 euros.

Prueba Royal Enfield Himalayan Adventure 23

Royal Enfield Himalayan: Lenta pero moderna

Bastante más moderna que el resto de integrantes de esta lista. Lo bueno de la Royal Enfield Himalayan es que nueva se vende por unos 5.100 euros, y eso hace que ya empiecen a aflorar algunas unidades de segunda mano de las primeras que llegaron a nuestro país, del 2018, por precios ligeramente superiores a los 3.000 euros.

Empieza a ser una cifra “no barata” que es un poco la premisa de toda esta composición de modelos. Sin embargo, encontrar una moto poco trillada, moderna, y que sabes que pocos problemas mecánicos te va a dar, bien puede valer la pena ese extra de dinero.

La Royal Enfield Himalayan es una moto escuela ideal para empezar por lo marrón. Ya de fábrica viene muy bien preparada para afrontar las diferentes caídas y golpes que se presuponen en un uso intenso en offroad con mucho esqueleto de hierro y poco plástico susceptible de romperse.

Prueba Royal Enfield Himalayan Adventure 15

A nivel ciclo es una moto muy competente por lo marrón y con una conducción muy satisfactoria. Es una moto que se deja llevar por pistas y caminos, incluso aquellos muy hechos polvo. La suspensión, pese a ser sencilla, tiene un tarado muy conseguido, unos recorridos largos y funciona a las mil maravillas. La llanta frontal de 21 pulgadas completa el paquete campero.

Su gran inconveniente es el motor. Con 24,5 CV muy percherones y a bajo régimen es todo un tractor, pero cuando la pista se empieza a poner rápida, notarás que te falta un poquito más. Además, al ir tan limitada de potencia es más difícil aprender a modular y dosificar el puño del gas, ya que prácticamente irás todo el tiempo conduciendo con el puño en binario: ON/OFF.

Suena triste, pero esto es todo lo que hay hablando de motos pensadas para campo, posteriores al año 2000, con motores de inyección y precios rondando los 3.000 euros o menos. Si por lo que sea vas un poco justo, a continuación le vamos a pegar un repaso a algunas trails noventeras, aunque aquí ya empezamos a hablar de motos con 25-30 años de antigüedad, por lo que es muy importante fijarse bien en lo que se compra, cómo está cuidado, y sobre todo si tienes unos ciertos conocimientos  de mecánica, ya que esto ayudará a mitigar algunas de las averías/ajustes más sencillos por nuestra cuenta.

Prueba Honda XR 650 R 19

Honda XR 650 R: Volviéndote loco

Si lo que de verdad quieres es hacer manos por campo, y pasártelo como un enano, posiblemente la Honda XR 650 R sea tu mejor opción sin tener que desembolsar ingentes cantidades de dinero. Se pueden encontrar unidades en buen estado por unos 3.200 euros, y por ese precio te llevas una moto muy agresiva y extrema pero a la vez noble y manejable.

Son 61 caballos monocilíndricos para un conjunto de poco más de 136 kilos. Y si a eso le sumamos las relaciones de cambio cortitas… este aparato tiene un nervio que no te lo esperas. Potencia a raudales, parte ciclo de referencia y en general una alta tolerancia a caídas y al maltrato.

Prueba Honda XR 650 R 04

El inconveniente principal es su elevado mantenimiento (cambios de aceite cada 1.000 km) y un consumo de combustible bastante elevado. Hay quien la descarta por el arranque a patada, sin embargo si sigues los pasos adecuados y el motor no está muy descuidado de puesta a punto, ponerla en marcha es cosa de niños.

A nivel de comodidad y polivalencia también está bastante limitada. Tiene una ergonomía tirando a radical y el motor vibra como un demonio. Esta moto es para lo que es, para hacer offroad como un condenado. Si la quieres utilizar por asfalto… cumple, pero te estarás perdiendo todo lo bueno.

Kawasaki KLR 650 1

Kawasaki KLR 650: Si te va lo retro

La Kawasaki KLR 650 es una moto que por nuestro país pasó sin hacer mucho revuelo, pero al otro lado del charco tiene estatus de legendaria en lo que a overlanding y viajes de aventura se refiere. De hecho en los states la estuvieron vendiendo hasta hace poco más de tres años, y recientemente se ha presentado su sucesora, que por desgracia no veremos en el viejo continente.

Con su mecánica monocilíndrica de 650 cc y 37 CV no será la más rápida de la lista, pero tiene un par de tractor, y si me apuras, también vibra como un tractor. Suspensiones sencillas pero de gran recorrido y que cumplen, una altura libre al suelo de sobresaliente y un peso muy comedido de unos 160 kilos. Para que nos hagamos una idea, esta kawa es algo así como la hermana mayor de la Royal Enfield Himalayan, un concepto similar de hierro indestructible pero con más caballos.

Mecánicamente suelen dar fallitos aquí y allá, más por la edad y por el trato arduo que han tenido durante tantos años que porque fueran malas motos en sí. La parte positiva es que la mecánica es más sencilla que el mecanismo de una chapa así que todo lo que se rompa, normalmente se arregla por cuatro duros en un periquete. El precio de todo esto no es elevado: por 2.000 euros ya hay cosas interesantes.

BMW F 800 GS 3

BMW F 800 GS: Para los más pudientes

Tenía dudas de si incluir la BMW F 800 GS en esta lista, principalmente por el precio, ya que las unidades más baratas rondan los 5.500 euros de segunda mano. Empieza a ser ya una cantidad elevada y que se aleja de la idea original de esta lista de moto “barata” para probar a ver si te gusta esto del offroad o no.

Por ese dinero te llevas una moto cuya principal ventaja es ser moderna, fiable y muy polivalente; ya que tanto por ergonomía como por motor es una moto muy válida para viajar por carretera. A nivel de parte ciclo, sin ser lo más de lo más, ralla a un un buen nivel. El peaje a pagar por todo esto es su peso, de unos 220 kg, y que sobre todo al principio te pondrá las cosas algo más difíciles al salir por lo marrón.

El problema y a la vez su ventaja es que cotizan caras en el mercado de segunda mano. No dejan de ser motos con más de diez añops en muchos casos y una pila de kilómetros a sus espaldas. Pagar en ocasiones 6.000 euros o más cuando tenemos ahí una moto moderna y nueva como la Yamaha Teneré 700 por menos de 10.000…. es como para pensárselo. Por otro lado, la parte positiva es que la puedes tener una temporadita para probar como es eso de andar por campo, y si no te gusta siempre la puedes vender prácticamente por lo mismo que pagaste por ella.

Honda XR 125 L 2

Honda XR 125 L: Para los que aún no tienen el carné de moto

Si todavía no tienes el A2, no pasa nada, también hay alternativas. En este caso la “mejor” trail de octavo de litro que se me ocurre para empezar es la Honda XR 125 L. Es una moto ciertamente limitada en prestaciones, tanto a nivel de motor, con sus escasos 11 CV, como de suspensiones.

Sin embargo es buena moto para empezar desde cero, ya no solo en el offroad sino en el mundo de las dos ruedas en general. Es fácil de conducir, no te va a poner en aprietos y encima con sus 120 kg casi notarás que es como llevar una bicicleta. Tiene la clásica fiabilidad a prueba de balas de la marca del ala dorada, y una mecánica super sencilla y barata.

La parte negativa es que a poco que empieces a andar con ella se te quedará pequeña y te limitará en el aprendizaje. Eso sí, os prometo que pese a ser una moto chiquitita, en el entorno adecuado es treméndamente divertida y manejable. No pienses que por no tener carné no te lo vas a poder pasar bien. Lo mejor es lo fácil que es de conducir al límite del agarre sin “morir en el intento”.

Honda XR 125 L 3

Es una pena que haya poquitas a la venta en las páginas de clasificados, y las pocas que hay no son baratas precisamente, mucho dinero para tratarse de una moto de estas características. Estamos hablando de precios que rondan los 1.500 – 2.000 euros.

Y con esta Hondita acabamos el repaso por las principales trails “económicas” que te puedes comprar de segunda mano para probar las mieles del offroad y ver si esta disciplina te gusta, pudiendo así disfrutar de la moto de una forma nueva que no conocías hasta ahora.

Siendo objetivos, estas motos no son especialmente baratas. Salvo la BMW F 650 GS Dakar, no hay ninguna de la lista que digas así que es un “chollito” entre lo que pagas y lo que te llevas. En la mayoría de casos son motos con un saco de años a sus espaldas y desembolsar según que sumas de dinero por ellas puede dar algo de apuro. Es lo que decía al principio de que estas motos están de moda, así que al final… hay que pasar por caja.

COMPARTE
Sobre mí

Gonzalo Lara Camarón

Ingeniero de software a tiempo completo y apasionado del motor en mis ratos libres. Los coches me gustan desde que tengo memoria, pero fue descubrir las motos y la “enfermedad” fue a peor. Mi sueño es recorrer todos los rincones del mundo sobre dos ruedas.

7
COMENTARIOS

avatar
2000
 
smilegrinwinkmrgreenneutraltwistedarrowshockunamusedcooleviloopsrazzrollcryeeklolmadsadexclamationquestionideahmmbegwhewchucklesillyenvyshutmouth
Foto
 
 
 
  Suscribir  
el más nuevo el más antiguo
Notificar de
Mikel
Invitado
Mikel

Hola!
Como alternativas a la GS y posteriormente a la Yamaha 660, las Aprilia Pegaso cotizan a precios de risa respecto a las primas hermanas más conocidas y tienen una dinámica muy bien afinada.

Quitando algunos recambios, casi todos se pueden conseguir de distribuidoras competentes en plazos normales.

Saludos!

Juan Pablo
Invitado
Juan Pablo

Muy buenas, yo, para offroad ahora tengo la XT660R y la recomiendo mucho, corre mucho y es muy fiable, barata de mantener y relativamente moderna y ligera.
Las XR, genial pero el arranque a pata las desaconseja.
Las GS bien, más ruteras.
Todas las de los noventa y ochenta, son míticas pero ya son muy muy viejas.
La Himalayan es un hierracos, pesada y poco potente.
Feliz año.

javier
Invitado
javier

Buen artículo y más ahora con la fiebre que hay por las trails, yo añadiría la Honda CRF 250 L, sencillita pero muy resultona que de segunda mano están a partir de 3k, y la eterna Suzuki DR 400 Z, motón donde las haya


NUESTRO EQUIPO

Pablo Mayo

Ingeniero de profesión, la mayor pasión de mi vida son los coches, y ahora también las motos. El olor a aceite, gasolina, neumático...hace que todos mis sentidos despierten. Embarcado en esta nueva aventura, espero que llegue a buen puerto con vuestra ayuda. Gracias por estar ahí.

Gonzalo Lara Camarón

Ingeniero de software a tiempo completo y apasionado del motor en mis ratos libres. Los coches me gustan desde que tengo memoria, pero fue descubrir las motos y la “enfermedad” fue a peor. Mi sueño es recorrer todos los rincones del mundo sobre dos ruedas.

Jesús Guillermo Pozo

Nací entre las historias de mi abuelo sobre su Derbi 125 Especial y el terrorífico sonido del escape 4 en 1 de la GPX 600 de mi tío y la belleza de su Vmax 1200. Mi padre, fue mi primer profesor con su viejo SEAT 127, y mi madre, cuenta que aprendí las marcas de los coches antes que el alfabeto.

Ender

Japan Rules!!

Javi Martín

Con 20 años no ponía ni una sola tilde y llegaba a cometer faltas como escribir 'hiba'. Algo digno de que me cortaran los dedos. Hoy, me gano un sueldo como redactor. ¡Las vueltas que da la vida! Si me vieran mis profesores del colegio o del instituto la charla sería de órdago. Pero aquí estoy, escribiendo sobre mi pasión donde me dejan. Si hace unos años me dicen que terminaría así, las carcajadas se habrían escuchado hasta en Australia, pero ahora no sabría vivir sin ello.

Miguel Sánchez

Todo vehículo tiene al menos dos vidas. Así, normalmente pensamos en aquella donde disfrutamos de sus cualidades. Aquella en la que nos hace felices o nos sirve fielmente para un simple propósito práctico. Sin embargo, antes ha habido toda una fase de diseño en la que la ingeniería y la planificación financiera se han conjugado para hacerlo posible. Como redactor, es ésta la fase que analizo. Porque sólo podemos disfrutar completamente de algo comprendiendo de dónde proviene.

Jaime Peralta

Me llamo Jaime Peralta Sánchez y soy estudiante de Comunicación audiovisual en la Universidad Rey Juan Carlos.