Moto del día: Beta Alp 4.0

Moto del día: Beta Alp 4.0

La "correcaminos" todo uso para el bolsillo ajustado


Tiempo de lectura: 6 min.

Si bien hace dos sábados os empezaba a hablar de una moto a medio camino entre el concepto de una moto de trial y trail, como la Rieju Tango 125, y la semana pasada os hablaba del mismo concepto llevado a la categoría del cuarto de litro, representado por la Yamaha XG 250 Tricker, no me queda más remedio que hablar de la Beta Alp 4.0, que lleva a una cilindrada aún más alta al mismo concepto de motocicleta.

La Beta ALP 4.0 quiere llegar a un público más adulto, está enfocada hacia motoristas que no buscan una primera experiencia en moto, sino que tras haber tenido diversas experiencias quieren reencontrarse con una moto de uso sencillo, más baja que una enduro, con un asiento amplio, económica de mantener, fiable y con la que poder disfrutar de la naturaleza realizando rutas offroad.

Todo esto sin quedarse vendidos por potencia si tienen que salir a un tramo de carretera en el que se desenvolverá con algo más de dignidad que otros modelos de menor cilindrada. Es una moto que nos acompaña desde el año 2003 sin apenas variaciones, más allá de un cambio mínimo de sus formas de plásticos y faros en el año 2007, pasando a ser algo más angulosos y menos redondeados, aunque con algunas modificaciones sutiles en chasis y ciclo.

Beta Alp 40 2

Eso sí, manteniendo la misma estructura y materiales de chasis desde sus inicios y un motor monocilíndrico de 349 cc que tuvo su origen en la Suzuki DR 350 que se empezó a vender en 1990 y que sorprendentemente los de Beta se las han arreglado para que pase la normativa anticontaminación Euro 4 desde 2018, aunque homologada como enduro, perdiendo la posibilidad de llevar pasajero en la plaza trasera.

La instrumentación, aunque me gustaría decir que es sencilla, el adjetivo correcto creo que sería “espartana”, aunque varía en función del año de fabricación de la moto, presentando los primeros un velocímetro analógico y testigos luminosos básicos, así como un odómetro total y parcial. En las últimas versiones presenta una instrumentación totalmente digital, que aunque igualmente sencilla presenta algo más de información, así como una toma OBD para diagnóstico.

El motor, como comentaba, proviene de la Suzuki DR 350, un motor conocido por su fiabilidad, con buenos bajos y bastantes “ganas” para su cilindrada. Es un monocilíndrico de cuatro tiempos refrigerado por aire, únicamente tiene dos válvulas y un árbol de levas en cabeza -SOHC-. Cuenta con un diámetro/carrera de 79×71,2 mm, cubicando un total de 349 cc. Se encuentra alimentado en todas sus versiones por un carburador Mikuni BST de 33 mm y es capaz de entregar una potencia de 27 CV y un par de 28 Nm.

Beta Alp 40 3

La caja de cambios es algo tosca, y quizá es en lo que más se nota el desarrollo de un motor tan longevo, aunque es precisa y su relación de cambio de seis velocidades se encuentra bien escalonada -los desarrollos son algo largos para conducción 100 % offroad-. Como no podía ser de otra manera, en este tipo de motos la transmisión final se realiza mediante cadena.

El chasis es un simple cuna de acero desdoblada en su parte baja para abrazar al motor y protegerlo de una manera más segura, montando un cubre cárter entre sus tubos. Las suspensiones son sencillas, aunque de buen funcionamiento y tarado bastante campero, sobre todo en la última versión que monta horquilla convencional del fabricante Paioli con barras de 46 mm sin posibilidad de regulación, con 200 mm de recorrido. El monoamortiguador trasero si dispone de regulación en precarga de muelle y tiene un recorrido algo mayor, de 220 mm.

Los frenos tampoco esconden ninguna sorpresa, con elementos sencillos y funcionales que trabajan muy bien en conjunto. Delante posee bomba y pinza axial de dos pistones Nissin de mordiente correcto y frenada progresiva, que actúa sobre un disco delantero de 260 mm y un disco trasero mordido por una pinza del mismo fabricante, que actúa en este caso sobre un disco ligeramente más pequeño, de 220 mm.

Beta Alp 40 4

En cuanto a dimensiones, es una moto muy buena para pilotos de talla baja, ya que gente a partir de 1,60-1,65 m podrán llegar bien al suelo con ella, algo que en otras motos más especializadas es casi impensable -os invito a subir a una enduro actual con esta altura- ya que tiene el asiento a tan sólo 863 mm del suelo, y además, su asiento aunque es agradable no es muy ancho, facilitando aún más el apoyo con ambos pies.

El peso declarado de 133 kg y la estrechez del conjunto también la hacen especialmente divertida en campo o en ciudad

Las llantas tienen una clara orientación offroad, con un diámetro de llanta delantera de 21 pulgadas y una trasera de 18 pulgadas, así como sus estrechos neumáticos de medidas 90/90 para el delantero y de 130/90 o 140/80, dependiendo del año de la unidad. En todos los casos se monta de origen neumáticos de uso mixto tipo trail aunque con una ligera apariencia a los de trial para marcar más esta característica.

En general, es una moto que está un poco más cerca del segmento trail que sus ya mencionadas primas, principalmente por el peso del conjunto, que en este caso se eleva un poquito más, y también por un desarrollo de cambio ligeramente largo. Aunque es una ayuda por vías rápidas hace que, en caso de querer utilizarla en zonas complicadas de montaña, como trialeras o senderos difíciles, tengamos que tirar demasiado de embrague -algo que se puede solucionar variando el desarrollo bajando uno o dos dientes al piñón de ataque-.

Beta Alp 40 5

Como decía, es una moto que quizá nos pone un poco los pies en la tierra, ideal para aquellos que piensan que menos es más y que su práctica “inalteración” en el tiempo es fruto precisamente de que aún hay motoristas que demandan mecánicas y motos sencillas con las que disfrutar y no complicarse en exceso.

Una moto para un público maduro que quiere retomar el offroad de una forma más tranquila, o para gente que si bien ya tiene algo de experiencia montando en moto no se ve capacitado para dar el salto a una moto muy potente para moverse por el monte. Una moto que cumple, pero que lo tiene muy difícil para superar la normativa Euro 5 que tiene una llegada inminente y que esperemos que los señores de Beta nos sorprendan y aunque remozada la volvamos a tener entre nosotros.

Calcula cuánto cuesta asegurar una Beta Alp 4.0 con nuestro comparador de seguros.

Comparador de seguros de moto
COMPARTE
Sobre mí

Jesús Guillermo Pozo

Nací entre las historias de mi abuelo sobre su Derbi 125 Especial y el terrorífico sonido del escape 4 en 1 de la GPX 600 de mi tío y la belleza de su Vmax 1200. Mi padre, fue mi primer profesor con su viejo SEAT 127, y mi madre, cuenta que aprendí las marcas de los coches antes que el alfabeto.

3
COMENTARIOS

avatar
2000
 
smilegrinwinkmrgreenneutraltwistedarrowshockunamusedcooleviloopsrazzrollcryeeklolmadsadexclamationquestionideahmmbegwhewchucklesillyenvyshutmouth
Foto
 
 
 
  Suscribir  
el más nuevo el más antiguo
Notificar de
Pedro Ivan
Mecánico
Pedro Ivan

Esta moto siempre me ha resultado muy curiosa, por intentar aunar su faceta off road con cierta utilización fuera de pista, eso sí poquitas por aquí, si no recuerdo mal también hubo una versión de 200 c.c no?

Pablo Mayo
Editor

Es correcto Pedro Ivan, la Alp 200. Lo cierto es que es una mezcla interesante de enduro y trial, aunque un pelín cara para mi gusto: unos 6.000 € “de vellón”.


NUESTRO EQUIPO

Pablo Mayo

Ingeniero de profesión, la mayor pasión de mi vida son los coches, y ahora también las motos. El olor a aceite, gasolina, neumático...hace que todos mis sentidos despierten. Embarcado en esta nueva aventura, espero que llegue a buen puerto con vuestra ayuda. Gracias por estar ahí.

Gonzalo Lara Camarón

Ingeniero de software a tiempo completo y apasionado del motor en mis ratos libres. Los coches me gustan desde que tengo memoria, pero fue descubrir las motos y la “enfermedad” fue a peor. Mi sueño es recorrer todos los rincones del mundo sobre dos ruedas.

Jesús Guillermo Pozo

Nací entre las historias de mi abuelo sobre su Derbi 125 Especial y el terrorífico sonido del escape 4 en 1 de la GPX 600 de mi tío y la belleza de su Vmax 1200. Mi padre, fue mi primer profesor con su viejo SEAT 127, y mi madre, cuenta que aprendí las marcas de los coches antes que el alfabeto.

Ender

Japan Rules!!

Javi Martín

Con 20 años no ponía ni una sola tilde y llegaba a cometer faltas como escribir 'hiba'. Algo digno de que me cortaran los dedos. Hoy, me gano un sueldo como redactor. ¡Las vueltas que da la vida! Si me vieran mis profesores del colegio o del instituto la charla sería de órdago. Pero aquí estoy, escribiendo sobre mi pasión donde me dejan. Si hace unos años me dicen que terminaría así, las carcajadas se habrían escuchado hasta en Australia, pero ahora no sabría vivir sin ello.

Miguel Sánchez

Todo vehículo tiene al menos dos vidas. Así, normalmente pensamos en aquella donde disfrutamos de sus cualidades. Aquella en la que nos hace felices o nos sirve fielmente para un simple propósito práctico. Sin embargo, antes ha habido toda una fase de diseño en la que la ingeniería y la planificación financiera se han conjugado para hacerlo posible. Como redactor, es ésta la fase que analizo. Porque sólo podemos disfrutar completamente de algo comprendiendo de dónde proviene.

Jaime Peralta

Me llamo Jaime Peralta Sánchez y soy estudiante de Comunicación audiovisual en la Universidad Rey Juan Carlos.