Menu

Moto del día: Bianchi ES 250

Llegó en mal momento

Moto del día: Bianchi ES 250

Bianchi es, en cierto modo, lo que habría sido la Honda italiana. Empezó fabricando bicicletas en 1880 y fue el primer fabricante italiano de motocicletas en 1901, pero también fabricó coches, camiones y motores de fuera borda y aviación. En lo relativo al motociclismo fue muy exitoso la segunda mitad de los 20. Tazio Nuvolari ganó el campeonato europeo de 1925 y las Bianchi fueron pilotadas por gente como Amilcare Moretti, Mario Ghersi, Karl Kodric, Gino Zanchetta, Alberto Ascari…

Nuestra moto del día, la Bianchi ES 250 o ES 250/1, era técnicamente una buena moto, pero llegó en muy mal momento, 1937. La Italia de Mussolini estaba participando en la Guerra Civil de España, prolegómeno de la Segunda Guerra Mundial, y la Alemania nazi estaba muy subidita en sus pretensiones. Las democracias intentaban evitar el desastre con un poco de diplomacia con los fascismos en auge.

Esta monocilíndrica recurría a una solución ya probada, un motor monocilíndrico de 248 cc con árbol de levas cenital y distribución por varilla (OHV) de dos válvulas y muelles al descubierto. Bianchi ya había tenido motores V2 y compitió con motores de dóble árbol de levas (DOHC).

En el bastidor de cuna simple abierta el motor de cuatro tiempos va integrado, con el cárter de cara al aire para una óptima refrigeración del aceite. Entregaba una potencia de 10 CV (7,35 kW) a 4.800 RPM, suficiente para alcanzar los 105-108 km/h con su cambio de cuatro velocidades. La suspensión corría a cargo de horquillas de acero prensado, amortiguadores de muelles para el asiento y de émbolo para la rueda trasera. Fijaos en el triángulo sobre el eje.

Bianchi ES 250 2

Fotografía: Deutsches Zweirad -und NSU- Museum (Wikimedia Commons) CC BY SA

Las salidas de escape estaban en el frontal del cilindro, con un tubo de acero por cada lado. Sendos frenos de tambor detenenían las ruedas con llantas de radios, guarecidas con generosos guardabarros. Era posible llevar a un pasajero en un asiento simbólico encima de la rueda trasera. No era especialmente pesada, 148 kg.

Por lo visto no se fabricó más que en 1937, así que hubo muy poquitas unidades y son realmente escasas, así como la información que se ha conservado sobre ellas. No tuvo sucesora después de la guerra. La historia de Bianchi como fabricante de motocicletas terminó en 1967, cuando abandonó la actividad, pero ha sobrevivido en el negocio de la bicicleta.

Si pasáis por Alemania podréis ver un ejemplar en el Zweirad Museum (Museo de las dos ruedas) de Neckarsulm, en el mismo azul claro de las imágenes (característico de Bianchi), junto a una nutrida colección de motos alemanas de esa época.

COMPARTE
Sobre mí

Javier Costas

Me gustan los coches desde que tengo uso de razón (o antes), las motos siempre me han inspirado mucho respeto, y sin saber cómo, ya me han enganchado.

COMENTARIOS

avatar
2000
 
smilegrinwinkmrgreenneutraltwistedarrowshockunamusedcooleviloopsrazzrollcryeeklolmadsadexclamationquestionideahmmbegwhewchucklesillyenvyshutmouth
Foto
 
 
 
  Suscribir  
Notificar de


NUESTRO EQUIPO

Pablo Mayo

Ingeniero de profesión, la mayor pasión de mi vida son los coches, y ahora también las motos. El olor a aceite, gasolina, neumático...hace que todos mis sentidos despierten. Embarcado en esta nueva aventura, espero que llegue a buen puerto con vuestra ayuda. Gracias por estar ahí.

Javier Costas

Me gustan los coches desde que tengo uso de razón (o antes), las motos siempre me han inspirado mucho respeto, y sin saber cómo, ya me han enganchado.

Luis Blázquez

Aficionado al mundo del motor desde que fui concebido. Aprendí a leer con revistas de coches y, desde entonces, soy un completo enamorado de la gasolina. Como no se nace sabiendo todo, cada día es importante aprender algo nuevo y así ampliar los conocimientos. Este mundillo tiene mucho que ofrecer, al igual que un servidor a vosotros los lectores.

Gonzalo Lara Camarón

Ingeniero de software a tiempo completo y apasionado del motor en mis ratos libres. Los coches me gustan desde que tengo memoria, pero fue descubrir las motos y la “enfermedad” fue a peor. Mi sueño es recorrer todos los rincones del mundo sobre dos ruedas.

J. Guillermo Pozo

Nací entre las historias de mi abuelo sobre su Derbi “cabeza de hormiga” y el terrorífico sonido del escape 4 en 1 de la GPX 600 de mi tío y la belleza de su Vmax 1200. Mi padre, fue mi primer profesor con su viejo SEAT 127, y mi madre, cuenta que aprendí las marcas de los coches antes que el alfabeto.

ender

Japan Rules!!

Javi Martín

Con 20 años no ponía ni una sola tilde y llegaba a cometer faltas como escribir 'hiba'. Algo digno de que me cortaran los dedos. Hoy, me gano un sueldo como redactor. ¡Las vueltas que da la vida! Si me vieran mis profesores del colegio o del instituto la charla sería de órdago. Pero aquí estoy, escribiendo sobre mi pasión donde me dejan. Si hace unos años me dicen que terminaría así, las carcajadas se habrían escuchado hasta en Australia, pero ahora no sabría vivir sin ello.

Delco

Más que la Historia, me gustan las viejas historias que huelen a asfalto, carreras y gasolina.