Moto del día: BMW R5

Moto del día: BMW R5

Fue la primera con chasis de doble cuna y embrague con pedal al pie, dos innovaciones que dieron respuesta al incremento de la velocidad


Tiempo de lectura: 4 min.

La tecnología está para dar respuestas a los problemas cotidianos y, en ese sentido, la BMW R5 fue una absoluta revolución. Eso sí, en este caso hemos de entender cómo los avances en diseño e ingeniería suelen ir desde arriba hacia abajo ya que, no en vano, aunque hemos utilizado el término “ cotidiano “ lo cierto es que esta motocicleta eran tan innovadora como costosa, con un precio de mercado similar al de un coche cuando apareció en 1936. Año en el que, recordemos, siquiera el automovilismo era algo aún verdaderamente popularizado. Dicho esto, lo mejor será que vayamos por partes.

Para empezar, lo primero a entender cuando se aborda la génesis de la R5 es cómo había evolucionado el motociclismo de gama alta durante las tres primeras décadas del siglo XX. Básicamente ganando en prestaciones y, por tanto, en velocidad. De esta manera, mientras los motores resultaban cada vez más briosos y potentes – pasando de los cilindros en línea hasta la configuración en V o los bóxer de BMW – los chasis, desgraciadamente, parecían haberse quedado atrás. De hecho, los sempiternos con cuna simple apenas podían soportar el embate de ciertas mecánicas.

Llegados a este punto, en BMW se dieron cuenta de ello creando para la R5 uno con doble cuna. Más pesado, sí, pero también mucho más rígido, estable y capaz de cara a asumir todo el carácter desplegado por el bicilíndrico con 494 centímetros cúbicos y 24 CV instalado en esta motocicleta. Responsable de ponerla ni más ni menos que a 135 kilómetros por hora. Así las cosas, obviamente otro de los capítulos a mejorar era el relativo al control del manillar. Algo en lo que ya habían dado un paso de gigante las R12 y R17 – presentadas en 1935 – al ser las primeras con horquilla telescópica delantera.

Un año antes BMW ya había introducido la horquilla telescópica como una innovación decisiva que iba a quedarse para siempre en el diseño de motocicletas

BMW R5, una motocicleta llena de innovaciones

En 1935 BMW había sorprendido al mundo de la motocicleta con su nueva horquilla de suspensión. Absolutamente revolucionaria al dejar atrás los sistemas con paralelogramo deformable, rápidamente echados al olvido en el tránsito de unos quince años. De hecho, en España Montesa fue innovadora en esto a comienzos de los cincuenta, dando paso al resto de marcas españolas en lo que a este tipo de suspensión se refiere. No obstante, aunque la adopción del sistema hidráulico mejoraba sustancialmente el manejo y el confort, todavía se podían dar más pasos en aquella dirección.

Algo que demostró la BMW R5, ofreciendo un cambio absolutamente revolucionario para que la persona al manillar de esta máquina no tuviera que apartar las manos del mismo. Y es que, no en vano, hasta la llegada de la R5 los cambios en la motocicleta debían hacerse mediante una palanca situada no muy cerca del manillar. Es decir, tenías que soltar la mano cuando, posiblemente, estabas a velocidades de crucero bastante elevadas debido a las prestaciones ofertadas por los ya muy avanzados motores.

Así las cosas, la BMW R5 innovó con la aplicación pionera de un cambio con cuatro velocidades accionado por un pedal situado en el lateral izquierdo. Algo que hoy en día nos es completamente habitual aunque, en 1936 supuso una completa revolución en materia de comodidad de manejo. De esta manera, la R5 se convirtió rápidamente en un verdadero icono entre los amantes de la velocidad, siendo uno de los modelos más enérgicos y deportivos entre todos los de la época clásica en la casa alemana.

bmw r5 (3)

Gracias a la estabilidad conseguida por su bastidor y el bajo centro de gravedad dado por su motor bóxer, la R5 se convirtió en un verdadero icono para los amantes del motociclismo deportivo

Eso sí, lo más interesante de todo esto se basa en la enorme energía creadora contenida por BMW en aquellos años. Y es que, tan sólo un año después de presentarse la R5 llegó su sustituta, la R51. Dotada con todas las ventajas de las R12, R17 y R5 pero, además, siendo la primera en contar con suspensión trasera. Así las cosas, estábamos hablando ya sí de una motocicleta totalmente avanzada en años previos a la Segunda Guerra Mundial. Sin duda, una de las razones por las que estas BMW representan una de las sagas más fascinantes en toda la historia de las dos ruedas.

COMPARTE
Sobre mí

Miguel Sánchez

Todo vehículo tiene al menos dos vidas. Así, normalmente pensamos en aquella donde disfrutamos de sus cualidades. Aquella en la que nos hace felices o nos sirve fielmente para un simple propósito práctico. Sin embargo, antes ha habido toda una fase de diseño en la que la ingeniería y la planificación financiera se han conjugado para hacerlo posible. Como redactor, es ésta la fase que analizo. Porque sólo podemos disfrutar completamente de algo comprendiendo de dónde proviene.

COMENTARIOS

avatar
2000
 
smilegrinwinkmrgreenneutraltwistedarrowshockunamusedcooleviloopsrazzrollcryeeklolmadsadexclamationquestionideahmmbegwhewchucklesillyenvyshutmouth
Foto
 
 
 
  Suscribir  
Notificar de


NUESTRO EQUIPO

Pablo Mayo

Ingeniero de profesión, la mayor pasión de mi vida son los coches, y ahora también las motos. El olor a aceite, gasolina, neumático...hace que todos mis sentidos despierten. Embarcado en esta nueva aventura, espero que llegue a buen puerto con vuestra ayuda. Gracias por estar ahí.

Luis Blázquez

Aficionado al mundo del motor desde que fui concebido. Aprendí a leer con revistas de coches y, desde entonces, soy un completo enamorado de la gasolina. Como no se nace sabiendo todo, cada día es importante aprender algo nuevo y así ampliar los conocimientos. Este mundillo tiene mucho que ofrecer, al igual que un servidor a vosotros los lectores.

Ender

Japan Rules!!

Javi Martín

Con 20 años no ponía ni una sola tilde y llegaba a cometer faltas como escribir 'hiba'. Algo digno de que me cortaran los dedos. Hoy, me gano un sueldo como redactor. ¡Las vueltas que da la vida! Si me vieran mis profesores del colegio o del instituto, la charla sería de órdago.

Miguel Sánchez

Todo vehículo tiene al menos dos vidas. Así, normalmente pensamos en aquella donde disfrutamos de sus cualidades. Aquella en la que nos hace felices o nos sirve fielmente para un simple propósito práctico. Sin embargo, antes ha habido toda una fase de diseño en la que la ingeniería y la planificación financiera se han conjugado para hacerlo posible. Como redactor, es ésta la fase que analizo. Porque sólo podemos disfrutar completamente de algo comprendiendo de dónde proviene.

Mario Rodrigo

Sinceramente, el "bicho" de las motos me picó ya siendo adulto y desde entonces no he parado de disfrutar una y otra vez hasta que lo he convertido en parte de mi profesión. Tan pronto te hago una sesión de fotos que te destripo un motor o te transformo una moto en cafe racer. Las motos son mi pasión y me encanta todo lo que les rodea