Moto del día: Brough Superior SS 100

Moto del día: Brough Superior SS 100

La mejor moto del mundo en 1925


Tiempo de lectura: 6 min.

La Brough Superior SS 100 es el modelo más mítico de una de las marcas de motocicletas más icónicas de toda la historia. Esta moto fue el no va más de la ingeniería aplicada al mundo de las dos ruedas cuando se presentó en 1924, ya que anunciaba una velocidad máxima superior a 161 km/h (100 mph), de ahí su nombre: SuperSport 100.

Brough Superior fue una marca de motocicletas creada en 1919 por George Brough. Su padre, William Edward Brough, era un empresario que se dedicaba a la fabricación de motos y esperaba que su hijo (George) y su hermano, continuasen con el negocio familiar.

Sin embargo, George Brough era un apasionado de la velocidad y quería construir motocicletas deportivas que fueran lo más rápidas posible, una idea que su padre nunca vio con buenos ojos, puesto que prefería fabricar motos prácticas y utilitarias pensando en llegar a la mayor cantidad de compradores posibles. No solo eso, George Brough quería hacer motocicletas lujosas.

Brough Superior SS100 04

Brough Superior SS 100 – Fotografía: Thomas Vogt (Wikimedia Commons) CC BY-SA 2.0

Viendo que sus sueños no tenían cabida en la empresa familiar, George Brough fundó su propia compañía, y para distinguirla de la de su padre, la puso el apellido Superior, como diciendo: “estas son las Brough buenas”. Imagino que aquello no le haría muy gracia a su progenitor. Os hemos hablado de dos Brough Superior de cuatro cilindros de la década de los 30, la Austin Four/BS4 con motor en línea y la Golden Dream con motor en H.

Pero volvamos atrás. Pasaron solo cinco años desde que se fundó la compañía hasta que la Brough Superior presentó su pieza maestra, la SS 100, la motocicleta de las 100 millas por hora. El modelo se estuvo vendiendo de forma continuada hasta comienzos de la década de los 40, cuando la fábrica tuvo que contribuir al esfuerzo bélico fabricando motores Rolls-Royce Merlín para aviación.

Durante estos 26 años de historia el modelo fe evolucionando y adaptando nuevas mejoras que llegaban como consecuencia del desarrollo tecnológico fruto del paso del tiempo. Además se dice que no había dos Brough Superior SS 100 iguales, ya que se fabricaban a mano y se construían personalizadas para el cliente que fuera a conducirla, cambiando algunos parámetros como el manillar o la ergonomía de diferentes piezas.

Brough Superior SS100 02

Brough Superior SS 100 Alpine Grand Sport – Fotografía: Tony Hisgett (Wikimedia Commons) CC BY 2.0

Inicialmente la Brough Superior SS 100 estaba animada por un motor KTOR JAP de doble cámara fabricado por la empresa J. A. Prestwich. Brough Superior nunca fabricó motores, y siempre se los compraban a terceras compañías, algo que era habitual en aquellos primeros años del siglo XX. El mismo propulsor se usó en la Brough Superior 11.50.

El motor KTOR JAP era un bicilíndrico con válvulas laterales, no con válvulas en cabeza (arriba) como los conocemos hoy en día. Aun así era capaz de generar unos formidables 50 CV de potencia para la época. Con el paso de los años irían llegando evoluciones como la inclusión de la suspensión trasera en 1928, hasta la fecha la única suspensión con la que contaba eran los muelles que sujetaban el asiento.

En 1929 se mejoró la caja de cambios. Seguía siendo de tres velocidades, pero tenía una última velocidad más larga, con la que se podían alcanzar mayores velocidades. Como nota curiosa, el selector del cambio estaba en el lateral derecho del depósito y se accionaba con la mano. Era un detalle habitual en la época. El doble faro de algunas unidades era un elemento opcional de equipamiento, así como las maletas laterales.

Brough Superior SS100 18

El no va más de este modelo fue la Brough Superior SS 100 Alpine Grand Sport, que gracias a un motor  QAP con válvulas en cabeza conseguía la increíble cifra de 75 CV de potencia. Estamos hablando de un bicilíndrico de litro refrigerado por aire en 1929.

Para que os hagáis una idea en la actualidad algunos coches se venden con mecánicas de similar cubicaje, refrigeradas por agua y con más cilindros que siguen en esas cifras de potencia específica por cilindrada. La Alpine Grand Sport costaba 180 libras, es decir, como más de 11.500 de las actuales, al cambio más de 12.600 euros.

Cuenta la leyenda que el probador de la marca, la persona que se encargaba de testear cada unidad antes de entregársela a los clientes para ver si era capaz de alcanzar los 161 km/h (y también que el resto de elementos de la moto funcionasen correctamente), que un día volviendo de hacer una prueba a una unidad se bajó de la moto y dijo “es la Rolls-Royce de las Motocicletas”.

Brough Superior SS100 03

Brough Superior SS 100 Alpine Grand Sport – Fotografía: Thesupermat (Wikimedia Commons) CC BY-SA 4.0

No había dos Brough Superior SS 100 iguales

La historia sigue con unos ejecutivos de Rolls-Royce algo molestos porque alguien usase su nombre así tan a la ligera, y decidieron visitar la fábrica de Brough Superior a ver si aquello era para tanto. George Brough se enteró de la inminente visita de la delegación de Rolls-Royce y ordenó a sus empleados que se vistieran todos con batas blancas y guantes.

La gente de Rolls-Royce se quedó tan impresionada al ver la factoría de Brough y la finura y sutileza de todos los trabajadores ensamblando las motos con guantes, que desde entonces les dieron “permiso” para poder seguir utilizando el eslogan de “la Rolls-Royce de las Motocicletas”. O al menos, eso cuentan algunas crónicas.

Lo que sí está 100 % documentado es que Thomas Edward Lawrence, más conocido como Lawrence de Arabia, murió tras un accidente sufrido con una Brough Superior SS 100, en una época en la que las carreteras, y también suspensiones, neumáticos, chasis y frenos, por mucho que fueran los mejores de la época, no estaban preparados para digerir tantísima velocidad, por no decir que en aquellos años, el casco en motociclismo todavía no lo usaba nadie.

Brough Superior SS100 09

Lawrence de Arabia a los mandos de su Brough Superior

Hoy en día las pocas que quedan son auténticas piezas de museo que alguna vez se dejan ver en subastas donde las pujas llegan con facilidad a las seis cifras. Desde luego un modelo carismático e icónico de la historia del motociclismo. De hecho, la resucitada Brough Superior tiene un modelo con el mismo nombre, la SS 100 Anniversary, al módico precio de 65.000 euros.

Calcula cuánto cuesta asegurar un Brough Superior SS con nuestro comparador de seguros.

Comparador de seguros de moto
COMPARTE
Sobre mí

Gonzalo Lara Camarón

Ingeniero de software a tiempo completo y apasionado del motor en mis ratos libres. Los coches me gustan desde que tengo memoria, pero fue descubrir las motos y la “enfermedad” fue a peor. Mi sueño es recorrer todos los rincones del mundo sobre dos ruedas.

COMENTARIOS

avatar
2000
 
smilegrinwinkmrgreenneutraltwistedarrowshockunamusedcooleviloopsrazzrollcryeeklolmadsadexclamationquestionideahmmbegwhewchucklesillyenvyshutmouth
Foto
 
 
 
  Suscribir  
Notificar de


NUESTRO EQUIPO

Pablo Mayo

Ingeniero de profesión, la mayor pasión de mi vida son los coches, y ahora también las motos. El olor a aceite, gasolina, neumático...hace que todos mis sentidos despierten. Embarcado en esta nueva aventura, espero que llegue a buen puerto con vuestra ayuda. Gracias por estar ahí.

Javier Costas

Me gustan los coches desde que tengo uso de razón (o antes), las motos siempre me han inspirado mucho respeto, y sin saber cómo, ya me han enganchado.

Luis Blázquez

Aficionado al mundo del motor desde que fui concebido. Aprendí a leer con revistas de coches y, desde entonces, soy un completo enamorado de la gasolina. Como no se nace sabiendo todo, cada día es importante aprender algo nuevo y así ampliar los conocimientos. Este mundillo tiene mucho que ofrecer, al igual que un servidor a vosotros los lectores.

Gonzalo Lara Camarón

Ingeniero de software a tiempo completo y apasionado del motor en mis ratos libres. Los coches me gustan desde que tengo memoria, pero fue descubrir las motos y la “enfermedad” fue a peor. Mi sueño es recorrer todos los rincones del mundo sobre dos ruedas.

J. Guillermo Pozo

Nací entre las historias de mi abuelo sobre su Derbi “cabeza de hormiga” y el terrorífico sonido del escape 4 en 1 de la GPX 600 de mi tío y la belleza de su Vmax 1200. Mi padre, fue mi primer profesor con su viejo SEAT 127, y mi madre, cuenta que aprendí las marcas de los coches antes que el alfabeto.

Ender

Japan Rules!!

Javi Martín

Con 20 años no ponía ni una sola tilde y llegaba a cometer faltas como escribir 'hiba'. Algo digno de que me cortaran los dedos. Hoy, me gano un sueldo como redactor. ¡Las vueltas que da la vida! Si me vieran mis profesores del colegio o del instituto la charla sería de órdago. Pero aquí estoy, escribiendo sobre mi pasión donde me dejan. Si hace unos años me dicen que terminaría así, las carcajadas se habrían escuchado hasta en Australia, pero ahora no sabría vivir sin ello.

J. Rubio

Soy un enamorado del motor en general y de los vehículos clásicos y motocicletas en particular. Dedicado al mundo de la automoción desde hace unos años, disfruto probando toda clase de vehículos y escribiendo mis impresiones y experiencias sobre ellos.

Luis Martínez

Cuando era un niño, no podía pasar una semana sin el nuevo número de mi revista de coches favorita. De adolescente, descubrí que me apasionaba escribir, divulgar y comunicar ideas. Ahora me encuentro dando mis primeros pasos en la profesión que me apasiona de la mano de la afición que ocupó buena parte de mi infancia, toda una suerte que demuestra las vueltas que puede dar la vida.