Moto del día: Ducati ST3

Moto del día: Ducati ST3

La "Anti-VFR" a la italiana


Tiempo de lectura: 6 min.

Cuando pensamos en Ducati, y sobre todo en los modelos de finales de siglo pasado y comienzos de la nueva década de los 2000, generalmente se nos vienen a la cabeza motocicletas como la 916, 999 o la infatigable Monster que ha aguantado las embestidas del paso del tiempo sin inmutarse y manteniéndose siempre a la cabeza dentro del segmento de las naked.

Rara vez a un seguidor de la marca italiana le ronda por la mente las siglas ST, y posiblemente sea una de las motocicletas más completas que hayan salido de la factoría de Borgo Panigale, ya que contaban con argumentos suficientes para enamorar a todo aquel que decidiera hacerse con los servicios de una de aquellas Sport turismo.

Porque no nos engañemos, no todo es correr, prestaciones puras y ADN racing. Hay muchas más condiciones dentro del mundo de las dos ruedas que pueden hacernos disfrutar a los mandos de una moto, y en ese terreno sin duda nuestra protagonista de hoy, la Ducati ST3, podia hacernos sentirnos la mar de bien mientras recorríamos kilómetros a bordo de ella.

Ducati ST3 2004 3

Ducati ST3 (2004)

La gama ST -de Sport Touring-, para ponernos en contexto, nace con la intención de seguir manteniendo una versión más civilizada dentro de la marca tras la desaparición de las míticas Ducati Paso. Para ello en 1997 hizo acto de presencia la primera variante de la saga, denominada Ducati ST2, siguiendo con la tradición de la marca transalpina de meter dentro de su nomenclatura el número de válvulas por cilindro con las que contaba el bloque, en este caso dos.

La Ducati ST3 era la opción que daba la marca italiana dentro del segmento de las Sport Turismo para todos aquellos que quisieran algo distinto a la Honda VFR 800 o la Triumph ST 955i, entre otras

Dos años más tarde llegaría la Ducati ST4, con cuatro válvulas por cilindro y un bloque derivado directamente de la excelsa Ducati 916. Este modelo se remodelaría a lo largo de las siguientes temporadas elevando su cilindrada hasta los 996 cc y se mantendría junto a la nueva ST3, presentada en el año 2003, donde quedaría únicamente el modelo “Desmotre”, de tres válvulas por cilindro, dentro de la gama de Ducati como opción para los más ruteros.

La Ducati ST3 seguía en esencia manteniendo el mismo planteamiento y filosofía que, hasta aquel 2003, había estado siempre en alta estima por su clientela dentro de las Sport Tourer de la marca transalpina, donde la Honda VFR 800 o la Triumph Sprint ST 955i -entre otras-, luchaban para mantener el cetro dentro de la categoría a base de una buena relación entre prestaciones y comodidad para un uso diario, vacaciones, etc.

Ducati ST3 2004 4

Ducati ST3 (2004)

Esta moto seguía portando, al igual que el resto de las ST fabricadas hasta ese momento, un bicilindrico en L a 90º con sistema de distribución desmodrómico, y en este caso con tres válvulas por cilindro. Para esta versión aquel propulsor había sido rediseñado por completo, cubicando para la ocasión 992 cc y ofreciendo una potencia de 102 CV a 8.750 rpm, valores que lograban catapultar a la nueva edición de la mítica ST hasta los 236 km/h.

Con un propulsor bicilindrico totalmente revisado y unas prestaciones de primer nivel, la Ducati ST3 de nueva generación venía con más argumentos que nunca para convencer a una exigente clientela

Pero en esta nueva variante portadora de las siglas ST, además de aquel propulsor remodelado entre otras cosas para poder afrontar la nueva Euro 3, destacaba una renovada imagen frontal que dejaba atrás la anticuada estética presente en el modelo desde el comienzo de su existencia. A ojos de muchos aficionados a la marca, esta estética podía ser una de las causas que le restara número de ventas a la rutera italiana.

Una cúpula más alta, un asiento con mejor mullido, un tablero de instrumentos derivado de su hermana, la Multistrada 950, junto con la posibilidad de regular los semimanillares, eran a grandes rasgos las mejoras que presentaba la ST3 de nueva generación. También, y de manera novedosa, la tercera generación de las ST montaba un sistema electrónico CANBUS que le proporcionaba una mejor gestión electrónica y facilitaba el trabajo en esta.

Ducati ST4s y ST3 2004

Ducati ST4s y ST3 (2004)

A partir de aquí, la ST3 seguía compartiendo la mayoría de elementos con su hermana, la ST4, desde el chasis multitubular en acero al cromolideno, pasando por la frenada donde Brembo disponía en ella de un doble disco de 320 mm en el frontal y pinza de cuatro pistones, siendo en el eje trasero un solo disco de 245 mm mordido por una pinza de doble pistón opuesto.

A nivel de suspensiones contaba con la misma horquilla delantera que la ST4s del momento, siendo esta una Showa de tipo invertida con barras de 43 mm y acompañada por un monoamortiguador trasero firmado por Sachs. Para finales de 2005 la marca italiana presentaba su última reedición del modelo Sport Touring de la casa, la Ducati ST3s, quedando sola dentro de la gama de productos destinados a este segmento que Ducati ponía a disposición de sus clientes.

Ahora y adoptando las mejoras que incluia la ST4s hasta ese momento, esta nueva variante de la “Desmotre”, venía con amortiguador trasero Öhlins, ABS y una revisión del propulsor que la hacía alcanzar los 107 CV, además de incluir un nuevo embrague multidisco en baño de aceite, dejando atrás el arcaico sistema en seco.

Ducati ST3 2006 1

Ducati ST3 (2006)

La Ducati ST3s llegaba en 2005 como última evolución de la gama de las Sport Turismo de Ducati, manteniendo el modelo solamente dos años más

Pero la realidad es que en las siguientes temporadas los resultados a nivel de ventas no fueron los esperados, siendo el año 2007, con poco más de 1.000 unidades comercializadas, el último en que Ducati ofrecía la ST dentro de su gama, y momento en el que empezaría a dar prioridad a modelos como la Multistrada, que en la actualidad son una de las mejores cartas que posee la firma italiana.

Si hoy queremos hacernos con una unidad de Ducati ST3, ya sea en su versión estándar o la variante S -con las mejoras aplicadas antes descritas-, deberemos preparar a partir de los 3.000 euros para poder adquirir una, la cual seguramente cumplirá todas nuestras expectativas si lo que buscamos es una motocicleta con la que disfrutar de largas distancias y con ese toque único que solo poseen los bicilindricos de Borgo Panigale.

Calcula cuánto cuesta asegurar una Ducati ST3 con nuestro comparador de seguros.

Comparador de seguros de moto
COMPARTE
Sobre mí

J. Rubio

Soy un enamorado del motor en general y de los vehículos clásicos y motocicletas en particular. Dedicado al mundo de la automoción desde hace unos años, disfruto probando toda clase de vehículos y escribiendo mis impresiones y experiencias sobre ellos.

COMENTARIOS

avatar
2000
 
smilegrinwinkmrgreenneutraltwistedarrowshockunamusedcooleviloopsrazzrollcryeeklolmadsadexclamationquestionideahmmbegwhewchucklesillyenvyshutmouth
Foto
 
 
 
  Suscribir  
Notificar de


NUESTRO EQUIPO

Pablo Mayo

Ingeniero de profesión, la mayor pasión de mi vida son los coches, y ahora también las motos. El olor a aceite, gasolina, neumático...hace que todos mis sentidos despierten. Embarcado en esta nueva aventura, espero que llegue a buen puerto con vuestra ayuda. Gracias por estar ahí.

Javier Costas

Me gustan los coches desde que tengo uso de razón (o antes), las motos siempre me han inspirado mucho respeto, y sin saber cómo, ya me han enganchado.

Luis Blázquez

Aficionado al mundo del motor desde que fui concebido. Aprendí a leer con revistas de coches y, desde entonces, soy un completo enamorado de la gasolina. Como no se nace sabiendo todo, cada día es importante aprender algo nuevo y así ampliar los conocimientos. Este mundillo tiene mucho que ofrecer, al igual que un servidor a vosotros los lectores.

Gonzalo Lara Camarón

Ingeniero de software a tiempo completo y apasionado del motor en mis ratos libres. Los coches me gustan desde que tengo memoria, pero fue descubrir las motos y la “enfermedad” fue a peor. Mi sueño es recorrer todos los rincones del mundo sobre dos ruedas.

J. Guillermo Pozo

Nací entre las historias de mi abuelo sobre su Derbi “cabeza de hormiga” y el terrorífico sonido del escape 4 en 1 de la GPX 600 de mi tío y la belleza de su Vmax 1200. Mi padre, fue mi primer profesor con su viejo SEAT 127, y mi madre, cuenta que aprendí las marcas de los coches antes que el alfabeto.

Ender

Japan Rules!!

Javi Martín

Con 20 años no ponía ni una sola tilde y llegaba a cometer faltas como escribir 'hiba'. Algo digno de que me cortaran los dedos. Hoy, me gano un sueldo como redactor. ¡Las vueltas que da la vida! Si me vieran mis profesores del colegio o del instituto la charla sería de órdago. Pero aquí estoy, escribiendo sobre mi pasión donde me dejan. Si hace unos años me dicen que terminaría así, las carcajadas se habrían escuchado hasta en Australia, pero ahora no sabría vivir sin ello.

J. Rubio

Soy un enamorado del motor en general y de los vehículos clásicos y motocicletas en particular. Dedicado al mundo de la automoción desde hace unos años, disfruto probando toda clase de vehículos y escribiendo mis impresiones y experiencias sobre ellos.

Luis Martínez

Cuando era un niño, no podía pasar una semana sin el nuevo número de mi revista de coches favorita. De adolescente, descubrí que me apasionaba escribir, divulgar y comunicar ideas. Ahora me encuentro dando mis primeros pasos en la profesión que me apasiona de la mano de la afición que ocupó buena parte de mi infancia, toda una suerte que demuestra las vueltas que puede dar la vida.

Elena Lebrón

Soy Elena Lebrón, una joven periodista que desde los 16 años bucea entre grasa y aceite. A los 20, tuve un grave accidente de moto y entendí que faltaban mujeres que hablaran de velocidad y seguridad, y sobre todo mujeres que aportaran información útil y diferente sobre el motor. El motor siempre ha sido una cosa de hombres y las mujeres también tenemos mucho que decir así que toca gritar bien alto :  ¡Gas amigas!