Moto del día: EBR 1190 RS

Moto del día: EBR 1190 RS

Fiel al espíritu de Buell, con potencia bruta y precisión milimétrica


Tiempo de lectura: 2 min.

Introducida en el mercado en junio de 2011, la EBR 1190 RS llegó en una época en la que su fundador, Erik Buell, todavía se estaba recuperando de los problemas financieros que llevaron a la quiebra a su primera compañía. La 1190 RS era una máquina de armas tomar, con una gran puesta a punto, baja en calorías y un potente motor V2 entre las piernas del piloto.

El motor de 1.190 cm3 se creó en East Troy partiendo de una unidad Rotax de 1.125 cm3 a 72 grados y ocho válvulas. Los dos pistones de 106 mm de diámetro están hechos de aluminio mecanizado, y funcionando al unísono consiguen una relación de compresión muy elevada, de 13,6:1. Las varillas son de acero forjado, reduciendo la masa del cigüeñal, y el bloque respira gracias a las amplias tomas de aire que hay frente a él.

Arrancar la moto implica un sonido más que perceptible, cortesía de un silenciador casi de carreras. El resultado son 175 CV de potencia a 9.750 RPM y 131 Nm de par a 9.400 RPM. Con un peso en seco de 176 kg motivado por el empleo de fibra de carbono y aleación de magnesio en su constitución, la EBR 1190 RS no quedaba falta de prestaciones. Podía bajar de los tres segundos en sprint de 0 a 100 km/h y sobrepasar los 275 km/h de velocidad punta.

EBR 1190 RS (2)

La maniobrabilidad de la EBR 1190 RS resulta encomiable, con una precisión para cambiar de dirección que tan solo hace falta un sutil movimiento de manillar

En contra de anteriores carenados firmados por Buell, el de la 1190 RS ofrecía una sustancial mejora aerodinámica. La ecuación era simple: potencia y fuerza, con el peso y la aerodinámica de moto de competición. Las suspensiones, tanto delante como en la zaga, quedan firmadas por el especialista Öhlins y son totalmente ajustables, con una horquilla de 43 mm de grosor.

Gracias a los conductos -de fibra de carbono- del sistema de ventilación, la sensación de frenado era calificada como excelente, ligera, potente y dosificable, con la posibilidad de ejercer una precisión milimétrica aun cuando la moto estuviese inclinada. Los frenos son fieles al estilo Buell, con discos de 375 mm y pinzas de ocho pistones al frente, y uno de 240 mm con pinza de dos pistones en la zaga.

EBR 1190 RS (1)

Puedes pensar en la EBR 1190 RS como una tecnología mágica, o tal vez simplemente como una motocicleta de producción limitada diseñada para las carreras y homologada para la vía pública. Pero la 1190RS es más que una máquina construida por las necesidades de homologación. No es la base para una Superbike, es una Superbike. Y como tal, su precio no es apto para todo tipo de públicos, con una tarifa de partida de 41.995 dólares, algo más de 37.500 euros.

COMPARTE
Sobre mí

Luis Blázquez

Aficionado al mundo del motor desde que fui concebido. Aprendí a leer con revistas de coches y, desde entonces, soy un completo enamorado de la gasolina. Como no se nace sabiendo todo, cada día es importante aprender algo nuevo y así ampliar los conocimientos. Este mundillo tiene mucho que ofrecer, al igual que un servidor a vosotros los lectores.

COMENTARIOS

avatar
2000
 
smilegrinwinkmrgreenneutraltwistedarrowshockunamusedcooleviloopsrazzrollcryeeklolmadsadexclamationquestionideahmmbegwhewchucklesillyenvyshutmouth
Foto
 
 
 
  Suscribir  
Notificar de


NUESTRO EQUIPO

Pablo Mayo

Ingeniero de profesión, la mayor pasión de mi vida son los coches, y ahora también las motos. El olor a aceite, gasolina, neumático...hace que todos mis sentidos despierten. Embarcado en esta nueva aventura, espero que llegue a buen puerto con vuestra ayuda. Gracias por estar ahí.

Jesús Guillermo Pozo

Nací entre las historias de mi abuelo sobre su Derbi 125 Especial y el terrorífico sonido del escape 4 en 1 de la GPX 600 de mi tío y la belleza de su Vmax 1200. Mi padre, fue mi primer profesor con su viejo SEAT 127, y mi madre, cuenta que aprendí las marcas de los coches antes que el alfabeto.

Ender

Japan Rules!!

Javi Martín

Con 20 años no ponía ni una sola tilde y llegaba a cometer faltas como escribir 'hiba'. Algo digno de que me cortaran los dedos. Hoy, me gano un sueldo como redactor. ¡Las vueltas que da la vida! Si me vieran mis profesores del colegio o del instituto la charla sería de órdago. Pero aquí estoy, escribiendo sobre mi pasión donde me dejan. Si hace unos años me dicen que terminaría así, las carcajadas se habrían escuchado hasta en Australia, pero ahora no sabría vivir sin ello.

Miguel Sánchez

Todo vehículo tiene al menos dos vidas. Así, normalmente pensamos en aquella donde disfrutamos de sus cualidades. Aquella en la que nos hace felices o nos sirve fielmente para un simple propósito práctico. Sin embargo, antes ha habido toda una fase de diseño en la que la ingeniería y la planificación financiera se han conjugado para hacerlo posible. Como redactor, es ésta la fase que analizo. Porque sólo podemos disfrutar completamente de algo comprendiendo de dónde proviene.