Moto del día: Garelli Sahel

Moto del día: Garelli Sahel

Una ciclomotor trail top a finales de los 80 y pensada para los jóvenes


Tiempo de lectura: 3 min.

Garelli no fue de las marcas que más se podía ver por nuestras carreteras, sobre a finales de los 80 y principios de los 90. Pero si en aquella época eras adolescente, y te tiraba más el monte que las cabras, y para encima eras admirador de las motos italianas, seguro que alguna vez soñaste con nuestra protagonista de hoy: la Garelli Sahel.

El Sahel, zona situada al norte del Sáhara, ya nos da indicios de que estamos antes una moto trail “desértica” e inspirada en las monturas que rodaban en el París-Dakar. La Garelli Sahel fue lanzada a finales de los 80, concretamente en 1989, y se mantuvo en producción hasta la quiebra de la empresa, fusionada por aquel entonces con Fantic.

Fue un modelo que nació con un lo mejorcito que había por aquel entonces, lo que le permitió mantener una buena vejez a pesar de que en esa época, si no te actualizabas todos los años, eras devorado por la competencia. Pero, al menos en España, el desconocimiento de la marca y los pocos importadores hicieron que no fuese una moto que se vendiese en grandes cantidades, amén de un precio por encima de la competencia.

garelli sahel 50

La Garelli Sahel se comercializó tanto en 49 c como en 74 cc, algo habitual en aquella época pues compartían multitud de elementos. Hablaremos de la primera, pero todo es extrapolable a la hermana mayor (excepto el motor, lógicamente). Estaba animada por un motor de dos tiempos y 49 cc (40×39 mm), refrigeración líquida, admisión por láminas, lubricación separada y arranque tanto eléctrico como a patada. La caja de cambios era de cuatro velocidades (por normativa de ciclomotor, seis en la de 74 cc).

En el caso del motor de 49 cc, este se encontraba claramente “capado” para no pasar de 45 km/h, pero una vez “descorchado”, era de los más potentes del momento. Si hablamos de la versión de 74 cc, declaraba 13,4 CV a 8.750 RPM. Más que suficiente con sus escasos 100 kg de peso, para ofrecer unas buenas prestaciones.

El propulsor iba acoplado a un chasis de acero tubular de doble cuna, en el que el propio motor era elemento portante. El basculante era de tubo de acero cuadrado, en sección 50×30 mm. A él iba acoplado una horquilla delantera hidráulica con barras de 32 mm, que funcionaba junto a un monoamortiguador trasero hidráulico/gas, y sistema Soft Lever, que le permitía tener progresividad al circular en caminos rotos.

Otro detalle interesante era su doble freno de disco, de 220 mm delante (protegido) y 200 mm detrás. Ambas pinzas eran de doble efecto e iban acopladas a unas llantas de acero con bujes de aluminio, en medida 2,75×21″ y 3,5×18″, sobre el que se montaban neumáticos de taco grande pensados para tener agarre fuera del asfalto. El doble faro delantero protegido tras una rejilla, los paramanos o una completa instrumentación dan buena cuenta de que era una moto en la que se había cuidado mucho, hasta el más mínimo detalle.

Como detalle adicional, Gilera comercializó una versión del Sahel después, pero en cilindrada de 150 cc y 200 cc. Era ya de cuatro tiempos, y su principal mercado fue el latinoamericano. Y en el caso del modelo que nos ocupa, podéis encontrar algún modelo de 74 cc a la venta por unos 1.500 euros, aproximadamente. En este enlace, de donde son parte de las fotos que os mostramos, podéis verla en detalle.

Calcula cuánto cuesta asegurar una Garelli Sahel con nuestro comparador de seguros.

Comparador de seguros de moto
COMPARTE
Sobre mí

Ender

Japan Rules!!

COMENTARIOS

avatar
2000
 
smilegrinwinkmrgreenneutraltwistedarrowshockunamusedcooleviloopsrazzrollcryeeklolmadsadexclamationquestionideahmmbegwhewchucklesillyenvyshutmouth
Foto
 
 
 
  Suscribir  
Notificar de


NUESTRO EQUIPO

Pablo Mayo

Ingeniero de profesión, la mayor pasión de mi vida son los coches, y ahora también las motos. El olor a aceite, gasolina, neumático...hace que todos mis sentidos despierten. Embarcado en esta nueva aventura, espero que llegue a buen puerto con vuestra ayuda. Gracias por estar ahí.

Javier Costas

Me gustan los coches desde que tengo uso de razón (o antes), las motos siempre me han inspirado mucho respeto, y sin saber cómo, ya me han enganchado.

Luis Blázquez

Aficionado al mundo del motor desde que fui concebido. Aprendí a leer con revistas de coches y, desde entonces, soy un completo enamorado de la gasolina. Como no se nace sabiendo todo, cada día es importante aprender algo nuevo y así ampliar los conocimientos. Este mundillo tiene mucho que ofrecer, al igual que un servidor a vosotros los lectores.

Gonzalo Lara Camarón

Ingeniero de software a tiempo completo y apasionado del motor en mis ratos libres. Los coches me gustan desde que tengo memoria, pero fue descubrir las motos y la “enfermedad” fue a peor. Mi sueño es recorrer todos los rincones del mundo sobre dos ruedas.

Jesús Guillermo Pozo

Nací entre las historias de mi abuelo sobre su Derbi 125 Especial y el terrorífico sonido del escape 4 en 1 de la GPX 600 de mi tío y la belleza de su Vmax 1200. Mi padre, fue mi primer profesor con su viejo SEAT 127, y mi madre, cuenta que aprendí las marcas de los coches antes que el alfabeto.

Ender

Japan Rules!!

Javi Martín

Con 20 años no ponía ni una sola tilde y llegaba a cometer faltas como escribir 'hiba'. Algo digno de que me cortaran los dedos. Hoy, me gano un sueldo como redactor. ¡Las vueltas que da la vida! Si me vieran mis profesores del colegio o del instituto la charla sería de órdago. Pero aquí estoy, escribiendo sobre mi pasión donde me dejan. Si hace unos años me dicen que terminaría así, las carcajadas se habrían escuchado hasta en Australia, pero ahora no sabría vivir sin ello.

J. Rubio

Soy un enamorado del motor en general y de los vehículos clásicos y motocicletas en particular. Dedicado al mundo de la automoción desde hace unos años, disfruto probando toda clase de vehículos y escribiendo mis impresiones y experiencias sobre ellos.