Moto del día: Harley-Davidson Project LiveWire (2014)

Moto del día: Harley-Davidson Project LiveWire (2014)

Una moto eléctrica a la altura de los Vengadores de Marvel


Tiempo de lectura: 6 min.

El futuro está en lo eléctrico o, al menos, eso es lo que nos dicen. En los últimos años ha habido una verdadera revolución en cuanto a los transportes eléctricos, uno de ellos las motocicletas. Quién se habría imaginado que íbamos a ver una competición de motos eléctricas en el Mundial de MotoGP. Mucho menos que Harley-Davidson iba a dejar su clasicismo a un lado para sumarse al carro de las baterías con su Project LiveWire.

Esto ya ha ocurrido. Empezó en 2014 siendo un simple proyecto para fabricar lo que sería la primera moto eléctrica de la compañía. El Project LiveWire era un prototipo para que los clientes de Harley-Davidsonla probarán y dieran sus impresiones a la compañía para arreglar los posibles fallos y se ajustara al consumidor “Harlista” antes de que saliera al mercado. La marca de Milwaukee afronta un importante relevo generacional en su clientela.

El proyecto ha estado en desarrollo durante más de cinco años, intentando mejorar todo lo que se ofrecía en su momento con unas tecnologías que daban pasos de gigante año tras año. El prototipo tenía un motor eléctrico trifásico de inducción sin escobillas de 55 kW, unos 75 CV de potencia con 70,5 Nm de par máximo hacia la rueda trasera. Aceleraba de 0 a 100 km/h en apenas 4 segundos. La velocidad estaba limitada electrónicamente a unos casi 150 km/h.

Harley Davidson Project Livewire 2

Llevaba una batería ion-litio de 7 KWh que podía cargarse por completo en aproximadamente 3 horas y media. Tenía dos modos para la conducción, el Range, menos potencia con más autonomía, y el Power, todo lo contrario, más potencia para reducir la autonomía.

Contaba con una horquilla delantera invertida Showa SFF, mientras que detrás llevaba un amortiguador central con sistema Cantilever con control electrónico. También llevaba frenos de disco con pinza de dos pistones Brembo con ABS de función en curvas, de 300 mm para la rueda delantera, de 260 mm para la trasera.

En cuanto al diseño, Harley-Davidson se olvidaba de lo que había creado hasta la fecha para tirarse a la piscina. A los más puristas le parecerá una aberración. Primero el cambio a lo eléctrico, ahora el cambio de diseño. ¿Qué será lo siguiente, remodelación del logo? Sin embargo, es una estrategia con vistas al futuro.

Harley Davidson Project Livewire 3

Para esta Project LiveWire desechó el modelo custom para decantarse por uno más deportivo. Líneas rectas, agresivas, como si fuera una verdadera moto deportiva. Estéticamente podría tener parecido incluso con la Ducati Monster, con las barras por debajo del depósito, aunque no son comparables a nivel motor. La Project LiveWire tiene un chasis de aluminio, luces tanto delanteras como traseras y pilotos en LED, y los espejos por debajo del manillar. Se estima que tuviera un precio alrededor de 33.700 euros. A ese precio salió el modelo definitivo Harley-Davidson LiveWire cuando se abrieron las reservas en dos concesionarios españoles.

El cambio a lo eléctrico, según Keith Wandell, CEO de Harley-Davidson en el momento de la presentación de la Project LiveWire en 2014, se debe a que los jóvenes eran el segmento de menor rendimiento comercial de la compañía -estaban acostumbrados a vender motos de más de 20.000 dólares- y que una apuesta de estas características podría servir para abrir mercado y llamar la atención de la franja de edad entre los 18 y 35 años. También era un paso hacia la vanguardia de las energías eléctricas, aunque Harley-Davidson nunca se había preocupado en seguir las tendencias evolutivas del mercado, manteniéndose siempre en la tradición y en lo clásico americano.

Este Project LiveWire tuvo una gran campaña de promoción durante 2015. Para dar a conocer esta nueva moto eléctrica, qué mejor que una de las películas de una de las sagas más rentables del cine. Fue utilizada durante el rodaje de “Vengadores: Era de Ultrón”, la undécima película del Universo Cinematográfico de Marvel -también llamado UCM en corto-, dirigida por los hermanos Joe y Anthony Russo.

Comienzan spoilers. La superestrella en conducir esta moto no era, ni más ni menos, que Scarlett Johannson en su papel de Natasha Romanoff/Viuda Negra mientras que perseguía un camión con una cuna con la supuesta versión mejorada de Ultrón, la inteligencia artificial creada por Tony Stark, que luego será Visión. En esta escena, en la que los Vengadores están luchando contra Ultrón, se ve a Johannson y a su doble saltar con la Project LiveWire desde un avión, conducir entre el tráfico de Seúl, bajar escaleras y destrozar la moto. Lo normal en una película de Marvel. Pocas motos suelen dejar con vida.

No era la primera vez que se veía una Harley-Davidson en las películas de Marvel. Es cierto que son más frecuentes en películas sobre el Capitán América, ya que es una forma de enlazar la simbología patriótica del personaje con el espíritu americano de la marca centenaria.

El Capitán América condujo unas cuatro motocicletas Harley-Davidson hasta 2015. Empezó derrotando a los nazis en la Segunda Guerra Mundial con una WLA Liberator en “Capitán América: El primer vengador”, a los chitauri alienígenas con una Softail Slim del 2012 en “Los Vengadores”, a Hydra camuflada con una Softail Breakout -destrozadísima- en “Capitán América y el Soldado de Invierno”, y asaltó la base de Hydra en Sokovia al principio de “Vengadores: Era de Ultrón” con una Street 750. Fin de los spoilers.

Harley-Davidson tiene una gran presencia en el UCM, como en mucha de las producciones cinematográficas que se realizan en Estados Unidos. Hace una semana rescatábamos la 1979 FLH 80 Electra Glide que apareció en la serie “Twin Peaks”, pero no es ni la primera ni la última vez que se ha utilizado esta marca para el séptimo arte. Inolvidable también es la 1991 Fat Boy que condujo el Terminator T-800 en la segunda película de la famosa saga de James Cameron.

Aunque la versión inicial del prototipo de la Project LiveWire es algo rudimentario para nuestras tecnologías, el modelo definitivo, la LiveWire 2019, no tiene nada que envidiarle ni al mismísimo Tesla Model 3, y eso que es un coche muy potente. No tendría claro por cuál apostar en una carrera de cuarto de milla.

Comparador de seguros de coche
COMPARTE
Sobre mí

Laura Salas

Quise ser periodista porque campeona del mundo de motociclismo ya no podía. De pequeña jugaba con los cochecitos de los huevos de chocolate y con cualquier coche que mi padre dejara desprotegido y a la vista. Le rompí la puerta a su miniatura de un Ferrari. Nunca volvió a ser el mismo (el Ferrari). Siempre intento aprender algo nuevo todos los días. Soy curiosa por naturaleza, qué se le va a hacer.

COMENTARIOS

avatar
2000
 
smilegrinwinkmrgreenneutraltwistedarrowshockunamusedcooleviloopsrazzrollcryeeklolmadsadexclamationquestionideahmmbegwhewchucklesillyenvyshutmouth
Foto
 
 
 
  Suscribir  
Notificar de


NUESTRO EQUIPO

Pablo Mayo

Ingeniero de profesión, la mayor pasión de mi vida son los coches, y ahora también las motos. El olor a aceite, gasolina, neumático...hace que todos mis sentidos despierten. Embarcado en esta nueva aventura, espero que llegue a buen puerto con vuestra ayuda. Gracias por estar ahí.

Gonzalo Lara Camarón

Ingeniero de software a tiempo completo y apasionado del motor en mis ratos libres. Los coches me gustan desde que tengo memoria, pero fue descubrir las motos y la “enfermedad” fue a peor. Mi sueño es recorrer todos los rincones del mundo sobre dos ruedas.

Jesús Guillermo Pozo

Nací entre las historias de mi abuelo sobre su Derbi 125 Especial y el terrorífico sonido del escape 4 en 1 de la GPX 600 de mi tío y la belleza de su Vmax 1200. Mi padre, fue mi primer profesor con su viejo SEAT 127, y mi madre, cuenta que aprendí las marcas de los coches antes que el alfabeto.

Ender

Japan Rules!!

Javi Martín

Con 20 años no ponía ni una sola tilde y llegaba a cometer faltas como escribir 'hiba'. Algo digno de que me cortaran los dedos. Hoy, me gano un sueldo como redactor. ¡Las vueltas que da la vida! Si me vieran mis profesores del colegio o del instituto la charla sería de órdago. Pero aquí estoy, escribiendo sobre mi pasión donde me dejan. Si hace unos años me dicen que terminaría así, las carcajadas se habrían escuchado hasta en Australia, pero ahora no sabría vivir sin ello.

Miguel Sánchez

Todo vehículo tiene al menos dos vidas. Así, normalmente pensamos en aquella donde disfrutamos de sus cualidades. Aquella en la que nos hace felices o nos sirve fielmente para un simple propósito práctico. Sin embargo, antes ha habido toda una fase de diseño en la que la ingeniería y la planificación financiera se han conjugado para hacerlo posible. Como redactor, es ésta la fase que analizo. Porque sólo podemos disfrutar completamente de algo comprendiendo de dónde proviene.

Jaime Peralta

Me llamo Jaime Peralta Sánchez y soy estudiante de Comunicación audiovisual en la Universidad Rey Juan Carlos.