Moto del día: Honda VFR 400 R/Z (NC24)

Moto del día: Honda VFR 400 R/Z (NC24)

El monobrazo llegaba a la saga de las V4 de Honda


Tiempo de lectura: 5 min.

Honda regresaba 11 meses después con una nueva revisión de su VFR 400 R/Z (NC21) presentada en marzo de 1986. Para esta ocasión la marca del ala dorada se centraba en el plano dinámico y mantenía la mecánica que tan buen resultado le había dado hasta ese momento. Esta nueva versión del modelo V4 de 400 cc de la marca japonesa, pasaba a llamarse Honda VFR 400 R (NC24).

Por otro lado, la versión Z seguía estando dentro del catálogo de Honda, y al igual que en la nueva NC24, en esta se implementaron algunos cambios a nivel de parte ciclo para hacerla aún mejor que su antecesora. Eso sí, la estética de la versión naked no variaba y seguía manteniendo las formas de la NC21, evidentemente sin los carenados frontales y con el doble faro redondo que la caracterizaba.

Pero centrándonos en la nueva versión de esta pequeña deportiva, lo primero que saltaba a la vista y que la hacía infinitamente más bella era el cambio visual que sufría en su parte trasera, donde ahora el sillín trasero venía a otro nivel, y por otro lado llegaba la primera versión monobrazo de la saga VFR, algo que a partir de ese momento sería seña de identidad del modelo.

Honda VFR 400 R 1987 NC24 3

Honda VFR 400 R (NC24)

Menos de un año duró la primera versión de la VFR 400 R (NC21) en el mercado, dando paso rápidamente a esta NC24, que venía con cambios notables sobre todo en su parte ciclo

La marca japonesa seguía la técnica que utilizaba dentro de los circuitos con las RVF 750 (RC45) que triunfaron en el campeonato del mundo de resistencia en las temporadas de 1985 y 1986, y donde Honda atribuía aquellos triunfos a sistemas como el basculante monobrazo, ya que gracias a él tanto cambiar la rueda trasera como tensar la cadena se convertía en una tarea mucho más sencilla que portando un basculante convencional.

Otro de los puntos donde los japoneses mejoraban aquella nueva versión era a nivel de frenado, incorporando un nuevo equipo en el tren frontal, ahora con discos flotantes de 276 mm (antes de 269 mm), manteniéndose el trasero. También se mantenían las medidas de llantas y neumáticos, 100/90 R16 54H y 130/70 R18 63H, aunque para esta ocasión la llanta trasera incrementaba su anchura hasta las 3,5 pulgadas.

En lo que respecta a la mecánica, las variaciones fueron mínimas y todas en la misma dirección: una mejor dosificación de la potencia. Para ello los carburadores aumentaban su paso hasta los 32 mm, siendo de 30 mm en la NC21. También se incrementaba la relación de compresión hasta los 11.3:1 y el embrague ahora era accionado por cable, siendo hidráulico en su antecesora. Otro de los cambios destacables era un nuevo alternador de 350 W.

La mayor diferencia entre la primera generación de la VFR 400 R y la segunda era la sustitución del basculante convencional trasero por uno de tipo monobrazo, que le hacía ganar muchos enteros a nivel visual

Como resultado nos encontrábamos la misma potencia de 59 CV a 12.500 RPM, pero el par crecía hasta los 39 Nm a 10.000 RPM. El peso declarado en vacío era de 164 kilogramos en la versión carenada y 159 kilogramos para la VFR 400 Z, manteniéndose en las cifras de la versión anterior.

El 1 de julio de 1987 la marca sacaba a la palestra una versión con los colores de Rothmans. Con ella querían celebrar las victorias conseguidas tanto en el campeonato de resistencia como en el mundial de 500 cc de 1985, donde Freddie Spencer con los colores de la tabacalera británica se hacía con el título en la categoría reina. Ese mismo año la empresa británica había firmado un contrato de patrocinio con Honda Racing Corporation (HRC), para apoyar el campeonato del mundo de motos en la clase 500 cc y las actividades del campeonato de resistencia.

La Honda VFR 400 R (NC24) incrementaba el precio respecto a su antecesora, aunque bien merecía pagarlo dadas las mejoras estéticas y dinámicas que había sufrido la pequeña deportiva. Esta nueva versión costaba 679.000 yenes, que equivaldrían en el momento actual a unos 14.000 euros, siendo la versión Rothmans 10.000 yenes más cara que la VFR 400 R estándar.

 

Esta generación también fue breve y se mantuvo hasta finales de 1988, momento en que la marca japonesa le dio el relevo con la icónica Honda VFR 400 R (NC30), a escala y semejanza de su hermana mayor, la Honda VFR 750 R (RC30) y con la que se convertiría en una de las motocicletas más codiciadas dentro de su segmento.

Calcula cuánto cuesta asegurar un Honda VFR 400 con nuestro comparador de seguros.

Comparador de seguros de moto
COMPARTE
Sobre mí

J. Rubio

Soy un enamorado del motor en general y de los vehículos clásicos y motocicletas en particular. Dedicado al mundo de la automoción desde hace unos años, disfruto probando toda clase de vehículos y escribiendo mis impresiones y experiencias sobre ellos.

COMENTARIOS

avatar
2000
 
smilegrinwinkmrgreenneutraltwistedarrowshockunamusedcooleviloopsrazzrollcryeeklolmadsadexclamationquestionideahmmbegwhewchucklesillyenvyshutmouth
Foto
 
 
 
  Suscribir  
Notificar de


NUESTRO EQUIPO

Pablo Mayo

Ingeniero de profesión, la mayor pasión de mi vida son los coches, y ahora también las motos. El olor a aceite, gasolina, neumático...hace que todos mis sentidos despierten. Embarcado en esta nueva aventura, espero que llegue a buen puerto con vuestra ayuda. Gracias por estar ahí.

Luis Blázquez

Aficionado al mundo del motor desde que fui concebido. Aprendí a leer con revistas de coches y, desde entonces, soy un completo enamorado de la gasolina. Como no se nace sabiendo todo, cada día es importante aprender algo nuevo y así ampliar los conocimientos. Este mundillo tiene mucho que ofrecer, al igual que un servidor a vosotros los lectores.

Gonzalo Lara Camarón

Ingeniero de software a tiempo completo y apasionado del motor en mis ratos libres. Los coches me gustan desde que tengo memoria, pero fue descubrir las motos y la “enfermedad” fue a peor. Mi sueño es recorrer todos los rincones del mundo sobre dos ruedas.

Jesús Guillermo Pozo

Nací entre las historias de mi abuelo sobre su Derbi 125 Especial y el terrorífico sonido del escape 4 en 1 de la GPX 600 de mi tío y la belleza de su Vmax 1200. Mi padre, fue mi primer profesor con su viejo SEAT 127, y mi madre, cuenta que aprendí las marcas de los coches antes que el alfabeto.

Ender

Japan Rules!!

Javi Martín

Con 20 años no ponía ni una sola tilde y llegaba a cometer faltas como escribir 'hiba'. Algo digno de que me cortaran los dedos. Hoy, me gano un sueldo como redactor. ¡Las vueltas que da la vida! Si me vieran mis profesores del colegio o del instituto la charla sería de órdago. Pero aquí estoy, escribiendo sobre mi pasión donde me dejan. Si hace unos años me dicen que terminaría así, las carcajadas se habrían escuchado hasta en Australia, pero ahora no sabría vivir sin ello.