Moto del día: Kymco Movie XL 150

Moto del día: Kymco Movie XL 150

Sencillez y economía en este taiwanés ciudadano


Tiempo de lectura: 4 min.

La marca taiwanesa cogía carrerilla a comienzos del siglo XXI con una gama de scooter que iba aumentando paulatinamente y donde ya contaban con versiones de los 50, 125 y 250 cc. Con la llegada del Kymco Movie XL 150, la marca entraba de lleno a competir de tú a tú dentro de la gama baja en el segmento, a base de un scooter económico y eficaz que costaba solamente 20.000 pesetas más que su homónimo de 125 cc y estaba destinado a los clientes con carnet A -antes de que hubiese A2- dentro de aquella nueva categoría.

Así que por apenas unas 346.000 pesetas de finales del año 2001, unos 2.080 euros de entonces, te podías hacer con este scooter con un precio realmente ajustado si tenemos en cuenta que algunos scooter del momento, como el Italjet Dragster 180, rebasaban ese precio, y ya ni hablamos de competidoras directas como la Aprilia Leonardo 150, que sobrepasaba el “medio kilo” de las antiguas pesetas ampliamente.

Evidentemente, en algo debía estar estas diferencias y la Movie XL 150 debía tener algunas carencias que la hiciesen tan barata. En parte es así, aunque desde el primer momento lo que la marca asiática buscaba era una motocicleta ante todo económica de fabricar, y por ende que aquel factor repercutiera en su precio final una vez puesta a la disposición de su clientela.

Kymco Movie XL 150 1

El Kymco XL 150 completaba la variada gama de scooter que la marca oriental tenía dentro de su gama, con modelos de 50, 125 y 250 cc respectivamente

Pero para nada el nuevo scooter de Kymco tenía carencias que le hicieran ser malo. Simplemente su simpleza era su mayor baza y eso quedaba patente en su puesta a punto en general, porque para ello se utilizó un monocilíndrico de 4 tiempos y 149 cc refrigerado mediante un sistema de aire forzado, capaz de desarrollar una potencia final cercana a los 11 cv, que le permitían superar los 100 km/h con facilidad.

Por otro lado se decidió incorporar un disco de 220 mm y pinza de doble pistón en la parte delantera, siendo un tambor de 110 mm el encargado de hacer lo propio en el tren posterior y aunque no siendo lo mejor del segmento en este aspecto, sí que lograba contener de una manera efectiva los 119 kilogramos en seco que declaraba la firma taiwanesa en su nuevo scooter.

En las suspensiones más de lo mismo: Sencillez mecánica ante todo. Por eso una horquilla convencional era la elegida delante y un doble amortiguador lateral los encargados de mantener en condiciones la zaga, dotando en este aspecto al “película” de un tarado suave y aceptable para el uso que tendría generalmente.

Kymco Movie XL 150 2

La mayor virtud de aquel Movie de 150 cc era sin duda su sencillez mecánica, logrando que tanto mantenimiento como consumo, fueran de lo más espartanos económicamente hablando

El conjunto quedaba apoyado en unas llantas de tan solo 12 pulgadas, con neumáticos en medidas de 120 mm y 130 mm delante y detrás respectivamente, siendo en ambos casos el perfil elegido de 70 mm, colaborando en este caso a la mencionada suavidad de marcha y una buena absorción de las irregularidades del terreno.

El equipamiento general y contra todo pronóstico, sorprendió por estar bastante completo, ya que de serie el Movie XL 150 contaba con doble espejo retrovisor, asidero para el pasajero con parrilla portabultos incorporada, así como arranque eléctrico y pata auxiliar. También disponía de un sencillo cuadro de instrumentos, que contaba con velocímetro, indicador de combustible  y una tira superior en la que encontrábamos varios testigos luminosos (intermitencia, luz larga etc.) Además contaba con un hueco bajo el asiento, donde podríamos guardar un casco, así como los intermitentes delanteros integrados en el carenado o un tapón de gasolina con llave y bisagra incorporada, para no tener que desenroscarlo al completo y sacarlo fuera de la moto al repostar.

El Kymco Movie XL 150 se mantuvo dentro de la gama de la firma asiática durante varias temporadas, aunque la venta de estos al igual que la mayoría de sus competidores en su cilindrada no era precisamente de las más solicitadas, por lo que no se prodigó mucho en nuestro país, aunque podemos encontrar en la actualidad alguna unidad por precios entorno a los 1.000 euros en un estado correcto para darnos servicio en el día a día.

Calcula cuánto cuesta asegurar un Kymco Movie 150 con nuestro comparador de seguros.

Comparador de seguros de moto
COMPARTE
Sobre mí

J. Rubio

Soy un enamorado del motor en general y de los vehículos clásicos y motocicletas en particular. Dedicado al mundo de la automoción desde hace unos años, disfruto probando toda clase de vehículos y escribiendo mis impresiones y experiencias sobre ellos.

COMENTARIOS

avatar
2000
 
smilegrinwinkmrgreenneutraltwistedarrowshockunamusedcooleviloopsrazzrollcryeeklolmadsadexclamationquestionideahmmbegwhewchucklesillyenvyshutmouth
Foto
 
 
 
  Suscribir  
Notificar de


NUESTRO EQUIPO

Pablo Mayo

Ingeniero de profesión, la mayor pasión de mi vida son los coches, y ahora también las motos. El olor a aceite, gasolina, neumático...hace que todos mis sentidos despierten. Embarcado en esta nueva aventura, espero que llegue a buen puerto con vuestra ayuda. Gracias por estar ahí.

Javier Costas

Me gustan los coches desde que tengo uso de razón (o antes), las motos siempre me han inspirado mucho respeto, y sin saber cómo, ya me han enganchado.

Luis Blázquez

Aficionado al mundo del motor desde que fui concebido. Aprendí a leer con revistas de coches y, desde entonces, soy un completo enamorado de la gasolina. Como no se nace sabiendo todo, cada día es importante aprender algo nuevo y así ampliar los conocimientos. Este mundillo tiene mucho que ofrecer, al igual que un servidor a vosotros los lectores.

Gonzalo Lara Camarón

Ingeniero de software a tiempo completo y apasionado del motor en mis ratos libres. Los coches me gustan desde que tengo memoria, pero fue descubrir las motos y la “enfermedad” fue a peor. Mi sueño es recorrer todos los rincones del mundo sobre dos ruedas.

J. Guillermo Pozo

Nací entre las historias de mi abuelo sobre su Derbi “cabeza de hormiga” y el terrorífico sonido del escape 4 en 1 de la GPX 600 de mi tío y la belleza de su Vmax 1200. Mi padre, fue mi primer profesor con su viejo SEAT 127, y mi madre, cuenta que aprendí las marcas de los coches antes que el alfabeto.

Ender

Japan Rules!!

Javi Martín

Con 20 años no ponía ni una sola tilde y llegaba a cometer faltas como escribir 'hiba'. Algo digno de que me cortaran los dedos. Hoy, me gano un sueldo como redactor. ¡Las vueltas que da la vida! Si me vieran mis profesores del colegio o del instituto la charla sería de órdago. Pero aquí estoy, escribiendo sobre mi pasión donde me dejan. Si hace unos años me dicen que terminaría así, las carcajadas se habrían escuchado hasta en Australia, pero ahora no sabría vivir sin ello.

J. Rubio

Soy un enamorado del motor en general y de los vehículos clásicos y motocicletas en particular. Dedicado al mundo de la automoción desde hace unos años, disfruto probando toda clase de vehículos y escribiendo mis impresiones y experiencias sobre ellos.

Luis Martínez

Cuando era un niño, no podía pasar una semana sin el nuevo número de mi revista de coches favorita. De adolescente, descubrí que me apasionaba escribir, divulgar y comunicar ideas. Ahora me encuentro dando mis primeros pasos en la profesión que me apasiona de la mano de la afición que ocupó buena parte de mi infancia, toda una suerte que demuestra las vueltas que puede dar la vida.

Elena Lebrón

Soy Elena Lebrón, una joven periodista que desde los 16 años bucea entre grasa y aceite. A los 20, tuve un grave accidente de moto y entendí que faltaban mujeres que hablarán de velocidad y seguridad y sobre todo mujeres que aportarán información útil y diferente sobre el motor. El motor siempre ha sido una cosa de hombres y las mujeres también tenemos mucho que decir así que toca gritar bien alto :  ¡Gas amigas!