Moto del día: Husqvarna Svartpilen 125

Moto del día: Husqvarna Svartpilen 125

Para los que buscan conducir algo diferente


Tiempo de lectura: 4 min.

La Husqvarna Svartpilen 125 es uno de los modelos más interesantes a la par que desconocidos y exóticos que hay ahora mismo a la venta en el mercado de 125. Estamos ante una scrambler de estética pintoresca y neo retro que se basa en la KTM Duke 125.

Pero decir que la Husqvarna Svartpilen es un refrito de la duquesa sería un error. Vale que a nivel mecánico y de parte ciclo ambas motos son como dos gotas de agua, pero el trabajo estético así como una ergonomía diferente hace que estemos ante dos motos con personalidades lo suficientemente diferenciadas.

Quizá la estética y la calidad de los acabados sea lo que más destaca de esta moto y es que los diseñadores han conseguido darla un look único y una personalidad inconfundible y que es compartida con el resto de Husqvarnas. Y es que estas motos son muy polarizantes, o las amas o las odias, pero no dejan indiferente a nadie, y eso, al menos para mí, ya es una victoria.
Husqvarna Svartpilen 125 02

Las llantas de radios, las ruedas de tacos o  ese diseño basado en superficies planas, pero minimalistas, parecen sacados de un catálogo de Ikea, y si a eso le unimos el nombre de la moto… cualquiera diría que te la tienes que montar tú en tu casa cuando la compras. Un detalle tan tonto  como el adorno amarillo del radiador le da un montón de fuerza visual al diseño.

Mecánicamente la moto es de lo mejorcito que se puede comprar en el segmento de 125. El motor es un monocilíndrico de cuatro válvulas refrigerado por agua que entrega el máximo de potencia para el carné A1: 15 CV. Adolece un poco de inmediatez al puño del gas, aunque los 147 kg lista para rodar que pesa esta moto tampoco ayudan a que sea muy viva de reacciones. La caja de cambios es de 6 velocidades y en general es una mecánica muy frugal en lo que a consumos se refiere, pudiendo conseguir medias de entorno a 2,5 l/100 Km.

En el apartado ciclo la cosa va muy sobredimensionada con un chasis, suspensiones y frenos que son capaces de digerir mucha más potencia y que en esta Husqvarna Svartpilen 125 trabajan a medio gas, ya que es prácticamente imposible ponerles en aprietos con los 15 CV de que dispone la moto.

Husqvarna Svartpilen 125 01

Siempre solemos decir que las KTM, y por ende las Husqvarna, son motos “ready to race” pero al menos la Husqvarna Svartpilen 125 tiene una filosofía mucho más racional. No es en absoluto una moto radical y directa, una moto para pilotos; sino un modelo democrático, amable con quien lo conduce, y que gracias a las ayudas electrónicas y a una puesta a punto relajada es 100% apta para los conductores menos experimentados.

Podría ser sin ningún problema tu primera moto, si nunca has conducido una. Eso sí, vigilad el tema de la altura porque es una moto bastante alta para lo que nos tienen acostumbrados las octavo de litro. Al menos el resto de cotas son muy contenidas y parece una “bicicletilla” por largura y anchura.

La principal pega que le veo a esta moto es la misma que le encuentro a todas las 125 Premium. Son modelos con precios muy cercanos a los de motos con mucha más cilindrada. No digo que sean motos “caras” porque al final estás pagando por unos componentes ciclo de gran calidad y una calidad de construcción por encima de lo que estamos acostumbrados.

Husqvarna Svartpilen 125 03

Si te compras una de estas no te están dando gato por liebre, pero la pregunta importante es: ¿Merece la pena pagar ese dinero por una ciclística de buena calidad si luego no vamos a poder aprovecharla por las limitaciones mecánicas?.

Y como siempre el diablo está en los detalles. Si no tienes entre tus planes sacarte el carné de moto A2, entonces me parece lógico que muchos moteros “convalidados” vayan a por “la mejor moto de 125”. Pero si estás en esta cilindrada solo “de paso”, entonces yo metería mis huevos en otra cesta.

Calcula cuánto cuesta asegurar una Husqvarna Svartpilen 125 con nuestro comparador de seguros.

Comparador de seguros de moto
COMPARTE
Sobre mí

Gonzalo Lara Camarón

Ingeniero de software a tiempo completo y apasionado del motor en mis ratos libres. Los coches me gustan desde que tengo memoria, pero fue descubrir las motos y la “enfermedad” fue a peor. Mi sueño es recorrer todos los rincones del mundo sobre dos ruedas.

COMENTARIOS

avatar
2000
 
smilegrinwinkmrgreenneutraltwistedarrowshockunamusedcooleviloopsrazzrollcryeeklolmadsadexclamationquestionideahmmbegwhewchucklesillyenvyshutmouth
Foto
 
 
 
  Suscribir  
Notificar de


NUESTRO EQUIPO

Pablo Mayo

Ingeniero de profesión, la mayor pasión de mi vida son los coches, y ahora también las motos. El olor a aceite, gasolina, neumático...hace que todos mis sentidos despierten. Embarcado en esta nueva aventura, espero que llegue a buen puerto con vuestra ayuda. Gracias por estar ahí.

Luis Blázquez

Aficionado al mundo del motor desde que fui concebido. Aprendí a leer con revistas de coches y, desde entonces, soy un completo enamorado de la gasolina. Como no se nace sabiendo todo, cada día es importante aprender algo nuevo y así ampliar los conocimientos. Este mundillo tiene mucho que ofrecer, al igual que un servidor a vosotros los lectores.

Ender

Japan Rules!!

Javi Martín

Con 20 años no ponía ni una sola tilde y llegaba a cometer faltas como escribir 'hiba'. Algo digno de que me cortaran los dedos. Hoy, me gano un sueldo como redactor. ¡Las vueltas que da la vida! Si me vieran mis profesores del colegio o del instituto, la charla sería de órdago.

Miguel Sánchez

Todo vehículo tiene al menos dos vidas. Así, normalmente pensamos en aquella donde disfrutamos de sus cualidades. Aquella en la que nos hace felices o nos sirve fielmente para un simple propósito práctico. Sin embargo, antes ha habido toda una fase de diseño en la que la ingeniería y la planificación financiera se han conjugado para hacerlo posible. Como redactor, es ésta la fase que analizo. Porque sólo podemos disfrutar completamente de algo comprendiendo de dónde proviene.

Mario Rodrigo

Sinceramente, el "bicho" de las motos me picó ya siendo adulto y desde entonces no he parado de disfrutar una y otra vez hasta que lo he convertido en parte de mi profesión. Tan pronto te hago una sesión de fotos que te destripo un motor o te transformo una moto en cafe racer. Las motos son mi pasión y me encanta todo lo que les rodea