Moto del día: Kawasaki ER-5

Moto del día: Kawasaki ER-5

La 500 "desconocida" de los años 90


Tiempo de lectura: 3 min.

A finales de los años 90 y viendo el éxito que estaban teniendo las naked racionales de media cilindrada como la Suzuki GS 500 o la Honda CB 500, Kawasaki se animó a sacar un modelo de similares características: la Kawasaki ER-5. Vio la luz en 1998 y aguantó en el mercado hasta 2006, cuando fue sustituida por la Kawasaki ER-6n, una moto bastante más agresiva y avanzada en todos los aspectos.

De las tres propuestas japonesas, la Kawasaki ER-5 fue la que menos éxito tuvo en nuestro país, y aunque se pueden ver algunas rodando por ahí, son mucho menos frecuentes que las CB 500 y sobre todo la GS 500, que están hasta en la sopa. En aquellos años Derbi era el importador de Kawasaki para España y las malas lenguas dicen que no estaban especialmente motivados en vender los productos japoneses, de ahí sus discretas cifras de ventas.

Volviendo a la moto, la ER-5 es una naked sencilla. No hay componentes o soluciones de alta tecnología. Estamos ante el pack básico al que también recurrían sus competidoras. Chasis de acero, un solo disco de freno delantero y amortiguadores gemelos en el eje trasero son algunas de las soluciones que empleaba.

Estéticamente la moto seguía a pies juntillas los cánones estéticos de las naked de la época. Un gran foco redondo, instrumentación de dos esferas y una linea bastante sobria en general. En mi opinión, peca de ser demasiado anodina e impersonal, al igual que la Honda CB 500 coetánea. La Suzuki era la peor de las tres con su motor refrigerado por aire, pero una estética mucho más fresca y su precio de compra hicieron que triunfase por todo lo alto.

Posiblemente, el mejor aspecto de esta Kawa sea el motor. Es un bicilíndrico en linea de 500 cm3 refrigerado por agua y alimentado a carburación. Este motor se ha estado usando en Kawasaki durante un montón de tiempo en modelos como la Vulcan 500, la KLE 500, y la GPZ 500. Su robustez y fiabilidad no admiten ninguna duda. En cuanto a consumos, lo normal es hacer medias entorno a 5 l/100 Km. La caja de cambios ya era de seis velocidades.

El problema de la Kawasaki ER-5 hoy en día es su potencia. La moto da 50 caballos y eso hace que no pueda conducirse con el carnet A2. Es una pena, puesto que no es mal modelo para iniciarse, pero todo el jaleo de las limitaciones de potencia para perder solo un par de caballos, hará que la gente se plantee otras alternativas. Por otra parte, posiblemente los propietarios del carnet A busquen otro tipo de propuestas más potentes y estimulantes, con lo cual esta moto se queda un poco en tierra de nadie.

Sinceramente, creo que su nicho de mercado son personas con el carnet A que ya estén de vuelta. Que hayan probado motos grandes, hayan experimentado sus prestaciones demenciales y ahora busquen un vehículo más tranquilo, racional y enfocado en un uso de rutina.

La Kawasaki ER-5 va muy bien en ese escenario. Es una moto para todo. Sirve para desplazamientos de rutina, te aguanta perfectamente viajes por carretera y si me apuras, aunque la parte ciclo no sea nada excepcional, también puede ser divertida en curvas gracias a la buena reserva de caballería.

De segunda mano se pueden comprar por unos 1.200 euros. No es mucho dinero por una moto robusta y fiable que pocos quebraderos de cabeza te va a dar. Para mí, su única debilidad importante es el consumo de gasolina. No es excesivamente elevado, pero si tenemos en cuenta las modestas prestaciones del motor, tampoco es una cifra brillante precisamente.

COMPARTE
Sobre mí

Gonzalo Lara Camarón

Ingeniero de software a tiempo completo y apasionado del motor en mis ratos libres. Los coches me gustan desde que tengo memoria, pero fue descubrir las motos y la “enfermedad” fue a peor. Mi sueño es recorrer todos los rincones del mundo sobre dos ruedas.

COMENTARIOS

avatar
2000
 
smilegrinwinkmrgreenneutraltwistedarrowshockunamusedcooleviloopsrazzrollcryeeklolmadsadexclamationquestionideahmmbegwhewchucklesillyenvyshutmouth
Foto
 
 
 
  Suscribir  
Notificar de


NUESTRO EQUIPO

Pablo Mayo

Ingeniero de profesión, la mayor pasión de mi vida son los coches, y ahora también las motos. El olor a aceite, gasolina, neumático...hace que todos mis sentidos despierten. Embarcado en esta nueva aventura, espero que llegue a buen puerto con vuestra ayuda. Gracias por estar ahí.

Javier Costas

Me gustan los coches desde que tengo uso de razón (o antes), las motos siempre me han inspirado mucho respeto, y sin saber cómo, ya me han enganchado.

Luis Blázquez

Aficionado al mundo del motor desde que fui concebido. Aprendí a leer con revistas de coches y, desde entonces, soy un completo enamorado de la gasolina. Como no se nace sabiendo todo, cada día es importante aprender algo nuevo y así ampliar los conocimientos. Este mundillo tiene mucho que ofrecer, al igual que un servidor a vosotros los lectores.

Gonzalo Lara Camarón

Ingeniero de software a tiempo completo y apasionado del motor en mis ratos libres. Los coches me gustan desde que tengo memoria, pero fue descubrir las motos y la “enfermedad” fue a peor. Mi sueño es recorrer todos los rincones del mundo sobre dos ruedas.

J. Guillermo Pozo

Nací entre las historias de mi abuelo sobre su Derbi “cabeza de hormiga” y el terrorífico sonido del escape 4 en 1 de la GPX 600 de mi tío y la belleza de su Vmax 1200. Mi padre, fue mi primer profesor con su viejo SEAT 127, y mi madre, cuenta que aprendí las marcas de los coches antes que el alfabeto.

ender

Japan Rules!!

Javi Martín

Con 20 años no ponía ni una sola tilde y llegaba a cometer faltas como escribir 'hiba'. Algo digno de que me cortaran los dedos. Hoy, me gano un sueldo como redactor. ¡Las vueltas que da la vida! Si me vieran mis profesores del colegio o del instituto la charla sería de órdago. Pero aquí estoy, escribiendo sobre mi pasión donde me dejan. Si hace unos años me dicen que terminaría así, las carcajadas se habrían escuchado hasta en Australia, pero ahora no sabría vivir sin ello.

Delco

Más que la Historia, me gustan las viejas historias que huelen a asfalto, carreras y gasolina.

Laura Salas

Quise ser periodista porque campeona del mundo de motociclismo ya no podía. De pequeña jugaba con los cochecitos de los huevos de chocolate y con cualquier coche que mi padre dejara desprotegido y a la vista. Le rompí la puerta a su miniatura de un Ferrari. Nunca volvió a ser el mismo (el Ferrari). Siempre intento aprender algo nuevo todos los días. Soy curiosa por naturaleza, qué se le va a hacer.

Enrique Delgado

Terminando la carrera de audiovisuales y empezando en el mundo del periodismo con el espíritu de aprender sobre motor. Siempre tengo un ojo para lo que ocurre en el mundo y otro en absorber todo el conocimiento que pueda sobre él para escribir literatura, mi hobby personal.