Menu

Moto del día: Kawasaki Ninja 250

Deportividad real para principiantes

Moto del día: Kawasaki Ninja 250

Aun recuerdo hace unos años cuando era más joven y me acababa de sacar el carné de moto. Al igual que muchos colegas de la misma quinta, yo también babeaba por la Kawasaki Ninja 250. Era la moto que todos los que empezábamos en este mundo de las dos ruedas por aquel entonces queríamos tener.

La Kawasaki Ninja 250 lo tenía todo, todo lo que necesitaba un motero con el carné recién sacado: una estética agresiva de deportiva chulísima y un motor que era una bomba para ser de cuarto de litro, la cilindrada estándar reconocida como el primer paso lógico para los que nos comprábamos nuestra primera moto de más de 125 hace diez años.

Si de aquellas tenías una Ninja 250 podías sentirte un chico afortunado, porque muchos se tenían que conformar con la Hyosung GT 250 R, que era el quiero y no puedo de la Ninja, o si las cosas estaban muy mal, como era mi caso, con una Honda CBF 250 monocilíndrica ya ibas que chutabas.

Kawasaki ninja 250 3

La Kawasaki Ninja 250 se podía simplificar en dos factores principales. Por un lado estaba el motor de 250 cc bicilíndrico en línea y refrigerado por agua. Era un propulsor muy rabioso y bastante apretado para lo habitual en esta cilindrada ya que erogaba 33 CV de potencia.

Este motor en esencia era el que montaba desde hacía casi dos décadas la Kawasaki ZZR 250, su antecesora directa, pero en esta ocasión se equipo con un moderno sistema de inyección electrónica. Tenía un caballo menos, pero a cambio se limaron algunos detalles y corrigieron fallos, ya que la antigua ZZR 250 pecaba de ser un poco delicada en cuanto a fiabilidad y eran frecuentes problemas  de consumo de aceite mientras que la Ninja era una roca en el apartado mecánico.

Con 33 caballos, era posiblemente la cuarto de litro más potente del mercado español, y una de las 250 de producción más rápidas del mundo, con permiso de la Honda CB 250 F Hornet y su motor tetracilíndrico, u otras excentricidades similares.

Kawasaki ninja 250

Gracias a la caja de 6 velocidades y a su cuidada aerodinámica, la Kawasaki Ninja 250 podía alcanzar los 175 Km/h de punta, mientras que podías plantearte cruceros a 130 Km/h sin estresar la mecánica.

A nivel de parte ciclo no era ninguna maravilla de alta tecnología, tenía componentes sencillos pero cumplidores para lidiar con los 33 caballos sin problemas. Chasis tubular de acero, suspensiones convencionales o un disco de freno de 290 mm mordido por una pinza de dos pistones.

Para mi esta ciclística sin muchas pretensiones fue todo un acierto puesto que en el fondo la moto no necesitaba más y además así se conseguía un precio de venta asequible, ideal para que los más jóvenes pudieran hacerse con ella.

Kawasaki ninja 250 2

El otro factor de esta moto era la estética: molaba. En un mundo donde las cuarto de litro solían ser nakeds, utilitarias y aburridas ideales para ir a comprar el pan, llegaba la Ninja y nos proponía un carenado integral y una estética a imitación de sus hermanas mayores de 600 y 1000 cc.

Pero no hemos de confundirnos, no era una moto especialmente radical o incómoda. Los ingenieros sabían perfectamente que iba a ser el vehículo de muchos jóvenes para ir a clase,  a trabajar o incluso para realizar sus primeros viajes sobre dos ruedas, por lo que no buscaron ergonomías imposibles ni configuraciones de circuito en ningún momento.

De hecho era una moto muy noble, ideal para empezar con buen pie en esto de las dos ruedas. El asiento era bajo y permitía llegar con facilidad al suelo, el peso rondaba los 150 kg en seco por lo que podías manejarla sin mucha complicación y además el motor era potente pero progresivo, ideal para aprender y dar tus primeros pasos  con seguridad.

Kawasaki ninja 250 4

Como corría bastante más que las típicas 250 monocilíndricas, no era una moto que te «acabases» en cuatro días y podías aprender a conducir bastante con ella y seguir puliendo tus habilidades en conducción deportiva. Además como el motor era tirando a puntiagudo te servía para ir «educando» el pie izquierdo y aprender a sacarle la máxima potencia a los dos cilindros.

Otra cosa interesante de este modelo, es que le tocó vivir en esa época de finales de la década pasada. En 2009 se estrenaba el carné A2 y la fragmentación del permiso de conducir motocicletas en los tres niveles que tenemos hoy en día.

Con la nueva normativa, la Kawasaki Ninja 250 dejaba de tener sentido burocrático ya que estaba hecha ha medida de la vieja limitación a 34 caballos del antiguo carné A. De repente el nivel inicial de potencia que podía conducir alguien con el carné A2 recién sacado eran 48 CV.

Es por ello que hoy en día el segmento de los 250 cc, antaño tan exitoso, prácticamente ha desaparecido. La Kawasaki Ninja aguantó en el mercado de 2008 hasta 2012, bastante menos que su predecesora que casi duró dos décadas.

En 2012 vendría la Kawasaki Ninja 300, marcando un poco la pauta que estaban siguiendo el resto de fabricantes: escalar cilindrada en sus gamas de acceso para posicionarse en el entorno de los 40 CV, donde están todas hoy en día. De hecho a la Ninja 300 hace poco la ha sustituido la Ninja 400, ya con los 45 CV de rigor.

COMPARTE
Sobre mí

Gonzalo Lara Camarón

Ingeniero de software a tiempo completo y apasionado del motor en mis ratos libres. Los coches me gustan desde que tengo memoria, pero fue descubrir las motos y la “enfermedad” fue a peor. Mi sueño es recorrer todos los rincones del mundo sobre dos ruedas.

2
COMENTARIOS

avatar
2000
 
smilegrinwinkmrgreenneutraltwistedarrowshockunamusedcooleviloopsrazzrollcryeeklolmadsadexclamationquestionideahmmbegwhewchucklesillyenvyshutmouth
Foto
 
 
 
  Suscribir  
el más nuevo el más antiguo
Notificar de
Jose
Invitado
Jose

Pues ojito a la que viene (no se si llegará a Europa); la Ninja 25R. 4 clindros, 250cc, 12.000rpm y 60CV. Casi parece de la vieja escuela.

Pedro Ivan
Invitado
Pedro Ivan

Parece que puede ser y me encantaría, más cuando las deportivas RR están fuera del alcance de «mortales» bien por potencia, enfoque (casi son motos de circuito) y sobretodo precio, esto muy atento a esa posible 250 c.c muy de la «vieja escuela».


NUESTRO EQUIPO

Pablo Mayo

Ingeniero de profesión, la mayor pasión de mi vida son los coches, y ahora también las motos. El olor a aceite, gasolina, neumático...hace que todos mis sentidos despierten. Embarcado en esta nueva aventura, espero que llegue a buen puerto con vuestra ayuda. Gracias por estar ahí.

Javier Costas

Me gustan los coches desde que tengo uso de razón (o antes), las motos siempre me han inspirado mucho respeto, y sin saber cómo, ya me han enganchado.

Luis Blázquez

Aficionado al mundo del motor desde que fui concebido. Aprendí a leer con revistas de coches y, desde entonces, soy un completo enamorado de la gasolina. Como no se nace sabiendo todo, cada día es importante aprender algo nuevo y así ampliar los conocimientos. Este mundillo tiene mucho que ofrecer, al igual que un servidor a vosotros los lectores.

Gonzalo Lara Camarón

Ingeniero de software a tiempo completo y apasionado del motor en mis ratos libres. Los coches me gustan desde que tengo memoria, pero fue descubrir las motos y la “enfermedad” fue a peor. Mi sueño es recorrer todos los rincones del mundo sobre dos ruedas.

Jesús Guillermo Pozo Gallego

Nací entre las historias de mi abuelo sobre su Derbi “cabeza de hormiga” y el terrorífico sonido del escape 4 en 1 de la GPX 600 de mi tío y la belleza de su Vmax 1200. Mi padre, fue mi primer profesor con su viejo SEAT 127, y mi madre, cuenta que aprendí las marcas de los coches antes que el alfabeto.

ender

Japan Rules!!