Moto del día: Motocicleta Millet

Moto del día: Motocicleta Millet

La primera moto en usar neumáticos y ser producida en serie


Tiempo de lectura: 3 min.

Me fascinan los cacharros antiguos, aquellos en los que se demostraba verdadera inventiva. Ojo, que con ello no le quito mérito a los modelos actuales, pero había que ser muy valiente para subirse a un engendro que nunca se había probado y aventurarse a velocidades superiores a las alcanzadas a caballo, y por caminos sin asfaltar. La Motocicleta Millet parece que se le ocurrió a un genio loco, y es una parte muy importante de la Historia.

Todo arranca en 1887, cuando el ingeniero Félix Théodore Millet diseña un motor de gasolina de cinco cilindros en estrella. Lo acopla a la rueda delantera de un triciclo para hacer los primeros ensayos. Tras haber sido satisfactorios, instaló el motor en la rueda trasera de una bicicleta, con lo que construye la que fue la primera motocicleta pluricilíndrica de combustión (porque si hablamos de vapor, el velocípedo Roper también tenía dos cilindros).

Realmente la idea es una simple genialidad. El motor es parte integral de la rueda y los cilindros están unidos al cigüeñal, que es fijo, y a su vez es el eje de la rueda. A medida que cada cilindro da una “pistonada”, la rueda con el motor gira produciendo el desplazamiento de toda la motocicleta. Cubicaba nada menos que 1.925 cc, aunque la potencia no era tan espectacular, aproximadamente 1,2 CV a pleno rendimiento y 0,75 CV en continuo cuando giraba a unas 180 RPM.

Motorcycle Millet 2

El carburador para la alimentación y la entrada del filtro de aire estaba ubicado entre las ruedas. Allí también se ubicaba el sistema eléctrico que controlaba la chispa de cada cilindro. Combinaba una bobina de inducción (creada por el propio Millet) con una célula Bunsen (montada delante), la abuela de las baterías y que acumulaba energía gracias a la reacción entre un ánodo de zinc y un cátodo de carbono. El combustible (queroseno) se almacenaba en el guardabarros trasero (casi como una Buell), mientras que la horquilla delantera no era la habitual en una bicicleta sino que fue rediseñada. Usaba dos tirantes superiores y dos inferiores.

Cuando se quería poner en funcionamiento, se empezaba dando pedales hasta que el motor entraba en funcionamiento. Entonces, y desde el propio manillar, se accionaba una leva que acoplaba el embrague. Toda ella pesaba unos 65 kg, y alcanzaba la nada desdeñable velocidad de 55 km/h. Aunque es cierto que se te debían caer los empastes debido a las vibraciones que debía trasmitir el motor a toda la motocicleta. Su consumo era de 1 litro cada 40 km. Como curiosidad, también fue la primera moto en utilizar un caballete central.

Fue el inversor francés Alexandre Darracq quien adquirió los derechos de producción de la Motocicleta Millet. En 1894 la puso en producción y se habla de que, en total, se fabricaron unas 60 unidades. Una de ellas es la que se encuentra en la Escuela Hippolyte Fontaine, la moto más antigua de dos ruedas que se conserva actualmente (fechada en 1897).

Motorcycle Millet 3

La prueba de fuego de la Motocicleta Millet llegó cuando se celebró la primera carrera de larga distancia de la Historia. Fue el 11 de junio de 1895 y competían -como era habitual- tanto coches como motos de forma conjunta. La salida era en París, para ir hasta Burdeos y volver otra vez a la capital francesa. Nada menos que un recorrido de 1.200 km hace casi 125 años (cumplirá años en un mes).

Sin embargo, su participación no salió todo lo bien que pensaban y tuvo que abandonar. El problema vino de la célula Bunsen, que era capaz de suministrar energía durante un máximo de 12 horas, pero luego era muy complicada volver a cargarla debido a su complejidad. Es por ello que no pudo seguir en carrera y, con ello, la gente empezó a buscar otras alternativas más fiables. Ya sabéis el dicho, “hay que ganar carreras el domingo para vender el lunes”.

Comparador de seguros de coche
COMPARTE
Sobre mí

Ender

Japan Rules!!

COMENTARIOS

avatar
2000
 
smilegrinwinkmrgreenneutraltwistedarrowshockunamusedcooleviloopsrazzrollcryeeklolmadsadexclamationquestionideahmmbegwhewchucklesillyenvyshutmouth
Foto
 
 
 
  Suscribir  
Notificar de


NUESTRO EQUIPO

Pablo Mayo

Ingeniero de profesión, la mayor pasión de mi vida son los coches, y ahora también las motos. El olor a aceite, gasolina, neumático...hace que todos mis sentidos despierten. Embarcado en esta nueva aventura, espero que llegue a buen puerto con vuestra ayuda. Gracias por estar ahí.

Luis Blázquez

Aficionado al mundo del motor desde que fui concebido. Aprendí a leer con revistas de coches y, desde entonces, soy un completo enamorado de la gasolina. Como no se nace sabiendo todo, cada día es importante aprender algo nuevo y así ampliar los conocimientos. Este mundillo tiene mucho que ofrecer, al igual que un servidor a vosotros los lectores.

Gonzalo Lara Camarón

Ingeniero de software a tiempo completo y apasionado del motor en mis ratos libres. Los coches me gustan desde que tengo memoria, pero fue descubrir las motos y la “enfermedad” fue a peor. Mi sueño es recorrer todos los rincones del mundo sobre dos ruedas.

Jesús Guillermo Pozo

Nací entre las historias de mi abuelo sobre su Derbi 125 Especial y el terrorífico sonido del escape 4 en 1 de la GPX 600 de mi tío y la belleza de su Vmax 1200. Mi padre, fue mi primer profesor con su viejo SEAT 127, y mi madre, cuenta que aprendí las marcas de los coches antes que el alfabeto.

Ender

Japan Rules!!

Javi Martín

Con 20 años no ponía ni una sola tilde y llegaba a cometer faltas como escribir 'hiba'. Algo digno de que me cortaran los dedos. Hoy, me gano un sueldo como redactor. ¡Las vueltas que da la vida! Si me vieran mis profesores del colegio o del instituto la charla sería de órdago. Pero aquí estoy, escribiendo sobre mi pasión donde me dejan. Si hace unos años me dicen que terminaría así, las carcajadas se habrían escuchado hasta en Australia, pero ahora no sabría vivir sin ello.

Miguel Sánchez

Todo vehículo tiene al menos dos vidas. Así, normalmente pensamos en aquella donde disfrutamos de sus cualidades. Aquella en la que nos hace felices o nos sirve fielmente para un simple propósito práctico. Sin embargo, antes ha habido toda una fase de diseño en la que la ingeniería y la planificación financiera se han conjugado para hacerlo posible. Como redactor, es ésta la fase que analizo. Porque sólo podemos disfrutar completamente de algo comprendiendo de dónde proviene.

Mario Jiménez