Moto del día: Velocípedo Roper a vapor

Moto del día: Velocípedo Roper a vapor

Uno de los primeros vehículos a los que se les puede considerar una moto


Tiempo de lectura: 5 min.

¿Qué entendemos por una motocicleta? La explicación más sencilla podría ser un vehículo de dos ruedas autopropulsado. Teóricamente, y según la definición del Oxford English Ditionary debe contar con un motor de combustión interna (gasolina o similar). Pero entonces, ¿una moto eléctrica es o no una moto? Y si consideramos que sí, entonces una moto a vapor también lo es. Y en ese caso podríamos decir que el velocípedo Roper fue la primera moto o al menos, una de las primeras motos.

De hecho nos gusta más la definición que da la RAE para una motocicleta: “Vehículo automóvil de dos ruedas, con uno o dos sillines y, a veces, con sidecar”. Y por automóvil entendemos que es capaz de moverse por él mismo, sin que lo empujen o haya que dar pedales. Así que sí, para nosotros esta es una de las pioneras y culpable de esta maravillosa afición.

Hay discusiones sobre cuándo apareció el velocípedo Roper. Unos dicen que en 1867 y otros que no llegó hasta 1869. Digamos que por ahí anda. Su creador fue Sylvester H. Roper, un inventor de Boston que te fabricaba casi cualquier cacharro, incluso un rifle. Había nacido en 1823 y durante la Guerra Civil Americana ya había construido algún automóvil propulsado a vapor. Un día, a saber que estaría maquinando, se le ocurrió acoplar un motor de vapor que él mismo había fabricado (y de reducidas dimensiones) a una bicicleta pero mejorada.

Velocipedo Roper 1869

Sí, históricamente las primeras motos de combustión aparecieron acoplando un motor de pistón a un cuadro de bicicleta, pero en este caso estamos todavía unos años antes. Y el peso de un motor de vapor exigía fabricar un cuadro especial.

Depende de dónde lo consultes se dice que este era de hierro, de madera de nogal e incluso que sí era de una bicicleta. Pero sobre lo que todos están de acuerdo era que el motor (ubicado en la misma posición que las motos de hoy en día), colgaba de un resorte para absorber las vibraciones del terreno mientras circulaba.

Esto era debido a que las ruedas, de 34 pulgadas, estaban fabricadas en madera (radios y llanta) sobre bandas de hierro, y por lo tanto no filtraban nada. En una versión posterior mejorada ya montó neumáticos, con lo que aumentaba el confort de marcha, pudiendo así acoplar de forma solidaria la caldera.

Velocipedo Roper 1884

Velocipedo Roper 1884

Este motor de vapor era de dos pistones, cada uno de ellos de aproximadamente 44,5 mm de diámetro y con una carrera de 101 mm. Su capacidad era por lo tanto de unos 160 cc, 320 cc en total. El depósito de agua hacía las veces de asiento y se bombeaba a la caldera de forma manual. Una chimenea de tiro forzado evacuaba los gases de combustión.

Además de la moto, a Roper también le debemos otra invención: el acelerador. Era ligeramente diferente, porque en vez de girar solamente el puño, giraba toda la barra del manillar. Si la llevaba hacia adelante el acelerador se abría y si la rotaba hacia atrás (con las dos manos siempre), se cerraba y aplicaba los frenos. En la segunda foto se aprecia perfectamente.

Tras este primer modelo construiría en 1884 otro mejorado. Parece ser que fue un encargo de Albert Augustus Pope, pionero de las bicicletas como las conocemos hoy en día con las dos ruedas iguales. Quería un vehículo que pudiese circular delante de las bicicleta para marcarles el ritmo y, por aquel entonces, los motores de Dion todavía no eran muy fiables.

Sylvester H Roper Died Boston Daily Globe 2 June 1896

Recorte de prensa del Boston Daily Globe (2 de junio de 1896) sobre su accidente

Le suministró el cuadro de una bicicleta y Roper se encargó de agregarle un nuevo motor mejorado, en este caso de un solo pistón y que era capaz de lograr una potencia máxima equivalente a 8 CV. Y su peso no era demasiado elevado: 68 kg. La autonomía era de unos 10 km con una carga de carbón.

El 1 de junio de 1896, y ya con 72 años, se le pidió que hiciese una demostración en el velódromo de Charles River. Al contrario de los motódromos que surgirían posteriormente, este no estaba fabricado de listones de madera sino de hormigón.

Allí se enfrentó a ciclistas, a los que ganó con facilidad para luego hacer una demostración de la velocidad máxima (estimada en unos 64 km/h). Cuando iba a aproximadamente 60 km/h sufrió una indisposición. Se detuvo a un lado de la pista y cayó víctima casi, con toda seguridad, de un ataque al corazón. La crónica del Boston Globe nos dijo que le dio tiempo a apagar el motor y “murió en el silín”.

Roper falleció sobre su invento, a máxima velocidad y dejándonos un legado imborrable. Fue además casi profeta de lo que años después diría el conocido Burt Munro: “Se vive más llevando una moto cinco minutos a máxima velocidad que lo que muchos viven en toda su vida”. Roper seguro que vivió varias vidas.

Peugeot produjo su primera moto en 1898, el mismo año que se produjo en serie la primera moto en Estados Unidos, la Orient-Aster. Indian Motorcycle se fundó después, en 1901, y Harley-Davidson hizo lo propio en 1903. Roper fue todo un pionero.

Comparador de seguros de coche
COMPARTE
Sobre mí

Ender

Japan Rules!!

1
COMENTARIOS

avatar
2000
 
smilegrinwinkmrgreenneutraltwistedarrowshockunamusedcooleviloopsrazzrollcryeeklolmadsadexclamationquestionideahmmbegwhewchucklesillyenvyshutmouth
Foto
 
 
 
  Suscribir  
el más nuevo el más antiguo
Notificar de
Javier Costas
Suscriptor

Muchas gracias por traernos esa historia, colega.

Como decía el narrador de “Leyendas de pasión”, justo al final, “tuvo una buena muerte”. Le queda que ni pintado.


NUESTRO EQUIPO

Pablo Mayo

Ingeniero de profesión, la mayor pasión de mi vida son los coches, y ahora también las motos. El olor a aceite, gasolina, neumático...hace que todos mis sentidos despierten. Embarcado en esta nueva aventura, espero que llegue a buen puerto con vuestra ayuda. Gracias por estar ahí.

Gonzalo Lara Camarón

Ingeniero de software a tiempo completo y apasionado del motor en mis ratos libres. Los coches me gustan desde que tengo memoria, pero fue descubrir las motos y la “enfermedad” fue a peor. Mi sueño es recorrer todos los rincones del mundo sobre dos ruedas.

Jesús Guillermo Pozo

Nací entre las historias de mi abuelo sobre su Derbi 125 Especial y el terrorífico sonido del escape 4 en 1 de la GPX 600 de mi tío y la belleza de su Vmax 1200. Mi padre, fue mi primer profesor con su viejo SEAT 127, y mi madre, cuenta que aprendí las marcas de los coches antes que el alfabeto.

Ender

Japan Rules!!

Javi Martín

Con 20 años no ponía ni una sola tilde y llegaba a cometer faltas como escribir 'hiba'. Algo digno de que me cortaran los dedos. Hoy, me gano un sueldo como redactor. ¡Las vueltas que da la vida! Si me vieran mis profesores del colegio o del instituto la charla sería de órdago. Pero aquí estoy, escribiendo sobre mi pasión donde me dejan. Si hace unos años me dicen que terminaría así, las carcajadas se habrían escuchado hasta en Australia, pero ahora no sabría vivir sin ello.

Miguel Sánchez

Todo vehículo tiene al menos dos vidas. Así, normalmente pensamos en aquella donde disfrutamos de sus cualidades. Aquella en la que nos hace felices o nos sirve fielmente para un simple propósito práctico. Sin embargo, antes ha habido toda una fase de diseño en la que la ingeniería y la planificación financiera se han conjugado para hacerlo posible. Como redactor, es ésta la fase que analizo. Porque sólo podemos disfrutar completamente de algo comprendiendo de dónde proviene.

Jaime Peralta

Me llamo Jaime Peralta Sánchez y soy estudiante de Comunicación audiovisual en la Universidad Rey Juan Carlos.