Moto del día: Münch 4 “Mammüt” 1000

Moto del día: Münch 4 “Mammüt” 1000

La primera "superbike" fue europea


Tiempo de lectura: 5 min.

Se atribuye a la Honda CB 750 Four de 1968 ser la primera moto de altas prestaciones, pero en realidad la primera fue creada por un preparador alemán, Friedel Münch. Después de haber trabajado en preparar motos durante años y en la fábrica de Horex (hasta 1956), se estableció por su cuenta con la utillería y maquinaria que Daimler-Benz -la nueva propietaria- le vendió al cesar ese área de negocio.

A comienzo de los 60 Münch ya coqueteaba con el concepto de un motor de cuatro cilindros, algo que Horex empezó pero no llegó a completar. Tras desistir de crear su propio “tetra”, encontró una base mecánica adecuada: el motor de 976 cc en línea del NSU Prinz, un utilitario de cuatro ruedas. Usar un motor de coche permitía ahorrar costes.

Münch quería crear una motocicleta potente, fiable y fácil de reparar que rompiera con lo establecido, y eso mientras el mercado alemán de las dos ruedas estaba en un mal momento por el resurgir de los coches para el ciudadano medio. El propulsor de NSU le servía, daba 55 CV y estaba refrigerado por aire. En aquella época una moto de medio litro era lo mejor disponible.

Munch Mammut 1000 2

Primer prototipo de la Mammüt con llanta trasera de radios. A la derecha, de pie y con las manos en los bolsillos, Friedel Münch

El trabajo de adaptar un motor de coche a una moto fue notable, ya que solo podía aprovechar el bloque, cigüeñal y culata. Münch tuvo que adaptar el resto de los elementos, como el cárter, caja de cambios, carburadores y escape. La mecánica se integró en un chasis tubular de acero en disposición transversal. Solucionado eso, llegaron otros problemas.

Para no hacer la moto muy pesada, empleó hierro fundido en el basculante trasero, horquilla delantera o carcasas del motor. Era caro, pero Münch prefería tener una moto de calidad. También se empleó el magnesio en otros componentes, como los guardabarros y la carcasa de las luces (inicialmente de un faro y posteriormente de dos, también de origen NSU). El depósito de combustible y paneles eran de aluminio, a los que se dio forma a martillazo limpio.

Otro de los problemas era cómo frenar una moto que se iba de largo de 200 kg. Münch usó un freno delantero que desarrolló en 1964 para la competición, con un enorme tambor de 250 mm de diámetro (10″) y una zapata de 45 mm para llanta de 18 pulgadas. Completó el conjunto con una caja de cambios de origen Horex de cuatro marchas y un embrague multidisco en seco, sistema eléctrico de 12 voltios con dos baterías y motor de arranque.

Munch Mammut 1000 3

El 27 de febrero de 1966 la primera moto estuvo lista y se presentó a periodistas. Por su tamaño, peso (217 kg) y potencia le llegó su apodo: Mammüt, que significa lo evidente en español. El nombre comercial era Münch 4. La moto dejó buen sabor de boca y Münch decidió producirla en serie tras asegurarse que NSU le proporcionaría las piezas necesarias. Dependiendo del número de carburadores, rendía entre 40 y 55 CV. La carcasa para la cadena contaba con un mecanismo de tensado -necesario cada 500-1.000 km- que no implicaba desmontar nada y la protegía de los elementos.

El primer dueño fue Jean Murit -entonces presidente del BMW Club francés- que la empleó en julio de 1966 en una ruta entre Val d’Isère y Col de L’Iseran (Alpes franceses), la segunda ruta de montaña más alta de Europa. Su estreno en sociedad fue en otoño de ese año, en el Salón de Colonia

La rueda trasera necesitó también adaptarse, ya que las llantas de radios no podían soportar tanta potencia. A los 500 kilómetros la moto ya era inestable y las primeras unidades tuvieron que ser revisadas en garantía. Münch ideó una llanta trasera de aleación de magnesio (primicia tecnológica), con el freno de tambor inscrito, con un diseño de turbina. Así, la moto ya podía hacer frente a la fuerza del motor de cuatro cilindros en condiciones.

Cuando salió al mercado era la moto alemana de producción más rápida, alcanzando una velocidad de más de 190 km/h, 0-100 km/h en 4,5 segundos, y a los 20 segundos ya iba a 180 km/h. Para un motorista de menos de 1,7 metros era complicado moverla, y a baja velocidad requería tener fuerza, pero en marcha poco problema al respecto. Al ponerla en movimiento había que dejar resbalar el embrague lo suficiente, ya que el motor no era muy potente a bajas revoluciones. Ya a medio y alto régimen era una mala bestia -respecto a la óptica de los 60-. Al tener un volante de inercia pequeño, el tacto podía ser muy sedoso, como de turbina de gas.

A finales de 1966 se habrían producido unas 30 Mamut, la mayoría acabó en Estados Unidos tras recibir una generosa inversión del distribuidor americano, Floyd Climer. Su precio allí, 4.000 dólares (más de 31.000 dólares de hoy), era casi el triple de una BMW R69 o una Triumph Bonneville de la época. Una de las Mammüt -la segunda en serie o #2- acabó en el mítico garaje de Jay Leno, cuyo vídeo dejamos sobre estas líneas. Se hacían por encargo y a mano, lo que les daba un gran valor entonces. Hoy día pueden cotizarse por encima de los 100.000 euros.

No hay dos “Mammüt” iguales, la mayoría de las piezas estaban al gusto de cada cliente

La evolución de este modelo fue la Münch TTS 1200 de 1968, y su renacimiento se produjo en 1997, de la mano de Thomas Petsch con la Münch Mammut 2000, pero esa ya es otra historia.

COMPARTE
Sobre mí

Javier Costas

Me gustan los coches desde que tengo uso de razón (o antes), las motos siempre me han inspirado mucho respeto, y sin saber cómo, ya me han enganchado.

2
COMENTARIOS

avatar
2000
 
smilegrinwinkmrgreenneutraltwistedarrowshockunamusedcooleviloopsrazzrollcryeeklolmadsadexclamationquestionideahmmbegwhewchucklesillyenvyshutmouth
Foto
 
 
 
  Suscribir  
el más nuevo el más antiguo
Notificar de
Germán M.H.
Invitado
Germán M.H.

No sé si conoces la película Mammuth del 2010. Protagonizada por Gerard Depardieu. La película gira en torno a un viaje en una de estas motos.


NUESTRO EQUIPO

Pablo Mayo

Ingeniero de profesión, la mayor pasión de mi vida son los coches, y ahora también las motos. El olor a aceite, gasolina, neumático...hace que todos mis sentidos despierten. Embarcado en esta nueva aventura, espero que llegue a buen puerto con vuestra ayuda. Gracias por estar ahí.

Javier Costas

Me gustan los coches desde que tengo uso de razón (o antes), las motos siempre me han inspirado mucho respeto, y sin saber cómo, ya me han enganchado.

Luis Blázquez

Aficionado al mundo del motor desde que fui concebido. Aprendí a leer con revistas de coches y, desde entonces, soy un completo enamorado de la gasolina. Como no se nace sabiendo todo, cada día es importante aprender algo nuevo y así ampliar los conocimientos. Este mundillo tiene mucho que ofrecer, al igual que un servidor a vosotros los lectores.

Gonzalo Lara Camarón

Ingeniero de software a tiempo completo y apasionado del motor en mis ratos libres. Los coches me gustan desde que tengo memoria, pero fue descubrir las motos y la “enfermedad” fue a peor. Mi sueño es recorrer todos los rincones del mundo sobre dos ruedas.

J. Guillermo Pozo

Nací entre las historias de mi abuelo sobre su Derbi “cabeza de hormiga” y el terrorífico sonido del escape 4 en 1 de la GPX 600 de mi tío y la belleza de su Vmax 1200. Mi padre, fue mi primer profesor con su viejo SEAT 127, y mi madre, cuenta que aprendí las marcas de los coches antes que el alfabeto.

Ender

Japan Rules!!

Javi Martín

Con 20 años no ponía ni una sola tilde y llegaba a cometer faltas como escribir 'hiba'. Algo digno de que me cortaran los dedos. Hoy, me gano un sueldo como redactor. ¡Las vueltas que da la vida! Si me vieran mis profesores del colegio o del instituto la charla sería de órdago. Pero aquí estoy, escribiendo sobre mi pasión donde me dejan. Si hace unos años me dicen que terminaría así, las carcajadas se habrían escuchado hasta en Australia, pero ahora no sabría vivir sin ello.

J. Rubio

Soy un enamorado del motor en general y de los vehículos clásicos y motocicletas en particular. Dedicado al mundo de la automoción desde hace unos años, disfruto probando toda clase de vehículos y escribiendo mis impresiones y experiencias sobre ellos.

Luis Martínez

Cuando era un niño, no podía pasar una semana sin el nuevo número de mi revista de coches favorita. De adolescente, descubrí que me apasionaba escribir, divulgar y comunicar ideas. Ahora me encuentro dando mis primeros pasos en la profesión que me apasiona de la mano de la afición que ocupó buena parte de mi infancia, toda una suerte que demuestra las vueltas que puede dar la vida.