Moto del día: Norton Commander Rotary

Moto del día: Norton Commander Rotary

Dotada con un motor rotativo, esta motocicleta fue una magnífica opción para abordar largos viajes por carretera


Tiempo de lectura: 4 min.

Para quienes sientan una especial predilección por las mecánicas más experimentales, la Norton Commander Rotary es una de esas motocicletas capaces de seducir desde el primer momento. No en vano, su motor Wankel desarrollado con financiación del gobierno británico es un prodigio de suavidad y funcionamiento progresivo aplicado a largos viajes. Sin duda, un diseño de lo más interesante en el cual nos debemos internar paso a paso. De esta manera, lo mejor será situarse en 1929. Año en el que el ingeniero alemán Felix Wankel patentó el motor por el cual ha pasado la historia. Caracterizado por un rotor triangular que gira dentro de un cilindro, éste cuenta no sólo con muy pocas piezas móviles, sino también con excelentes capacidad a altas revoluciones.

No obstante, el roce de las esquinas del rotor contra la pared interna del cilindro genera un enorme desgaste. Todo ello sólo remediable con materiales de alto coste y una gran cantidad de aceite para afinar la lubricación. Junto con el alto consumo, el principal problema para estas mecánicas ya que redunda en un alto grado de emisiones. Sin embargo, algunas marcas desearon explorar sus posibilidades a fin de solucionar las deficiencias y maximizar las ventajas. En este sentido, la primera de ellas fue la alemana NSU. Responsable de la berlina Ro 80, uno de los modelos más atrevidos en el panorama automovilístico de los años sesenta y setenta.

Además, gracias a la financiación aportada por el estado japonés, Mazda pudo desarrollar un ambicioso programa tecnológico bajo el liderazgo de Kenichi Yamamoto. Del éste resultó el inicio de la saga Rx, sin duda la que más y mejor ha llevado los motores rotativos a serie, llegando a alcanzar un grado de eficiencia notable tanto en consumos como en emisiones. Algo impensable décadas atrás. No obstante, aunque pueda parecer contraproducente – los motores Wankel suelen ser generosos en las básculas – este tipo de ingenio también ha tenido aplicaciones al motociclismo. De hecho, resulta difícil olvidar a la imponente DKW W-2000 presentada en 1974 propulsada por un rotor de 294 centímetros cúbicos.

norton commander rotary (2)

Las mecánicas rotativas demostraban un gran potencial en el caso de poder rebajar sus inconvenientes en materia de emisiones y fiabilidad. Por ello el gobierno británico financió a Norton a la hora de investigar cómo hacerlo

Norton Commander Rotary, sobresaliente para largos viajes

Durante los años setenta, las nuevas reglamentaciones en materia de emisiones hicieron que diversas marcas automovilísticas desistieran de seguir experimentando con las mecánicas Wankel. Así las cosas, Citroën – que incluso la había incorporado en un GS de serie – tiró la toalla junto a Alfa Romeo, la cual venía ensayando con los rotativos desde al menos diez años atrás. Un panorama donde sólo Mazda quedaba como acérrima creyente en las enseñanzas de Felix Wankel. No obstante, algunos sabían que, con un poco de esfuerzo más, estas mecánicas podían llegar a ser muy interesantes.

Gracias a ello, a finales de los setenta el gobierno británico financió a Norton con una generosa suma dedicada a seguir investigando con los motores rotativos. De hecho, de aquellos trabajos no sólo apareció la Norton Commander Rotary a finales de la década siguiente, sino también diversas mecánicas aplicadas a la aeronáutica y la navegación marítima. Ahora, ¿por qué se hizo todo este esfuerzo? Ni más ni menos que por la suavidad, ya que ésta era la principal cualidad de los motores rotativos aún altamente revolucionados. Gracias a ello, su funcionamiento es progresivo, silencioso y realmente muy cómodo.

Obviamente, los únicos problemas a limitar eran el excesivo consumo de gasolina – ya estábamos en los tiempos posteriores a la Crisis del Petróleo – y las emisiones derivadas del abundante uso del aceite. Respecto a lo primero, se logró cuadrar un consumo muy similar al de los motores tradicionales. Respecto a lo segundo, aunque se ponía una especial responsabilidad sobre el conductor – obligado a estar muy pendiente de los niveles de aceite de forma similar a lo que pasa al usar una mecánica de dos tiempos – las emisiones lograron quedar en límites legales.

norton commander rotary (3)

Vista en conjunto, esta mecánica es perfecta para el propósito que deseaba cumplir este modelo, cubriendo largas distancias de forma muy cómoda

Así las cosas, Norton finalmente pudo pensar en serio la idea de producir una motocicleta Wankel perfecta para realizar largos viajes continentales con un inusitado grado de potencia y confort. Producto de ello fue la Norton Commander Rotary, dominada por dos rotores de 588 centímetros cúbicos capaces de entregar 85 CV a 9.000 revoluciones por minuto con los que desplazar los 235 kilos dados en báscula por esta turismo. Todo ello sin apenas vibraciones así como un funcionamiento suave y progresivo. Eso sí, tan sólo se produjeron unas 300 unidades. No tanto por una mala acogida en el mercado como por los problemas financieros de Norton, ya acosada seriamente por sus acreedores a finales de los ochenta para acabar cerrando en 1992. En fin, no cabe duda sobre el mal momento en el que llegó la excelente Norton Commander Rotary.

COMPARTE
Sobre mí

Miguel Sánchez

Todo vehículo tiene al menos dos vidas. Así, normalmente pensamos en aquella donde disfrutamos de sus cualidades. Aquella en la que nos hace felices o nos sirve fielmente para un simple propósito práctico. Sin embargo, antes ha habido toda una fase de diseño en la que la ingeniería y la planificación financiera se han conjugado para hacerlo posible. Como redactor, es ésta la fase que analizo. Porque sólo podemos disfrutar completamente de algo comprendiendo de dónde proviene.

COMENTARIOS

avatar
2000
 
smilegrinwinkmrgreenneutraltwistedarrowshockunamusedcooleviloopsrazzrollcryeeklolmadsadexclamationquestionideahmmbegwhewchucklesillyenvyshutmouth
Foto
 
 
 
  Suscribir  
Notificar de


NUESTRO EQUIPO

Pablo Mayo

Ingeniero de profesión, la mayor pasión de mi vida son los coches, y ahora también las motos. El olor a aceite, gasolina, neumático...hace que todos mis sentidos despierten. Embarcado en esta nueva aventura, espero que llegue a buen puerto con vuestra ayuda. Gracias por estar ahí.

Luis Blázquez

Aficionado al mundo del motor desde que fui concebido. Aprendí a leer con revistas de coches y, desde entonces, soy un completo enamorado de la gasolina. Como no se nace sabiendo todo, cada día es importante aprender algo nuevo y así ampliar los conocimientos. Este mundillo tiene mucho que ofrecer, al igual que un servidor a vosotros los lectores.

Ender

Japan Rules!!

Javi Martín

Con 20 años no ponía ni una sola tilde y llegaba a cometer faltas como escribir 'hiba'. Algo digno de que me cortaran los dedos. Hoy, me gano un sueldo como redactor. ¡Las vueltas que da la vida! Si me vieran mis profesores del colegio o del instituto, la charla sería de órdago.

Miguel Sánchez

Todo vehículo tiene al menos dos vidas. Así, normalmente pensamos en aquella donde disfrutamos de sus cualidades. Aquella en la que nos hace felices o nos sirve fielmente para un simple propósito práctico. Sin embargo, antes ha habido toda una fase de diseño en la que la ingeniería y la planificación financiera se han conjugado para hacerlo posible. Como redactor, es ésta la fase que analizo. Porque sólo podemos disfrutar completamente de algo comprendiendo de dónde proviene.

Mario Rodrigo

Sinceramente, el "bicho" de las motos me picó ya siendo adulto y desde entonces no he parado de disfrutar una y otra vez hasta que lo he convertido en parte de mi profesión. Tan pronto te hago una sesión de fotos que te destripo un motor o te transformo una moto en cafe racer. Las motos son mi pasión y me encanta todo lo que les rodea