Moto del día: Ossa Yankee 500

Moto del día: Ossa Yankee 500

La motocicleta eternamente esperada de los 70


Tiempo de lectura: 7 min.

Hace dos semanas estuvimos hablando de la primera bicilíndrica que fabricó Derbi en España, la Derbi 2002 de los años 70. Una época en la que, como contaba en aquel artículo, éramos una tierra habitual de motocicletas de un único cilindro de dos tiempos y que demandaba motocicletas más prestacionales.

Como esta inquietud por parte de los motoristas no era ajena a los fabricantes nacionales, que además observaban que tenían una dura competencia con otras marcas europeas -y sobre todo japonesas- que traían cada vez modelos más prestacionales y completos, los de Ossa quisieron sacar un modelo potente y competitivo no exento de polémica, principalmente por su desarrollo lleno de secretismo y por ser el modelo eternamente esperado que parecía que jamás iba a llegar a la producción.

Este modelo, la Ossa Yankee 500, fue la motocicleta más veloz fabricada hasta el momento por los fabricantes españoles, que nació como un proyecto conjunto entre Ossa y John Taylor, que era importador de la marca en Estados Unidos y que quería crear una marca, la Yankee Motorcycles, para tener motocicletas destinadas a la disciplina de dirt track y todo terreno. Un acuerdo que aunque se había intentado con otras marcas previamente se cerró con Ossa en 1967.

Ossa Yankee 500 2

Fotografía: Bonhams

Con esta idea entre ceja y ceja los americanos crearon la marca, con la condición de que ellos mismos serían los fabricantes de los chasis y que Ossa sería quien se encargase de la industria auxiliar y también de fabricar el corazón de la moto, un motor bicilíndrico de una cilindrada de en torno a 500 cc, algo en lo que el hijo del dueño de la marca e ingeniero Eduard Giró ya había estado trabajando previamente.

Todo esto, que pintaba muy bien sobre el papel, se convirtió en un verdadero dolor de cabeza para la marca, que había creado un buen motor bicilíndrico a partir de la unión de dos motores basados en los del modelo Ossa Copa 250, pero que no podían montar en sus chasis por acuerdos con los americanos y también para lo seguidores de la marca, que veían salir motores potentes de la cadena de producción que no podían montar en sus modelos y se vendían en motos americanas que además no se comercializaban en nuestro país.

Entre tanta frustración entre marca y compradores, iban pasando los años y se veían modelos prototipo con el propulsor 500 adaptado a un chasis enfocado al asfalto en pruebas de velocidad como las 24 horas de Montjuïc, e incluso se mostraban en los salones del automóvil de Barcelona. Y por si todo esto fuera poco, además se mostró un prototipo de 1000 cc denominado Ossa Byra 1000 -del que hablaré en otra moto del día- que impacientaban cada vez más a un público sediento de “moto grande”.

Ossa Yankee 500 3

Fotografía: Bonhams

Tras todo este batiburrillo de creaciones y presentaciones que no llegaban, en 1976, y tras haber fracasado el proyecto de Yankee Motorcycles con sus motos offroad, y solucionados los problemas de exclusividad con los americanos, se presentó el modelo que pasaría a producción y que se había mostrado al público en los salones, aunque con algunos cambios para rejuvenecer su estética y algunos componentes que durante este periplo habían quedado obsoletos.

Este modelo dejaba de montar así las llantas radiadas de los modelos presentados en los salones, para montar llantas de aleación fabricadas por Targa -esa empresa que recordaréis que vistió a muchísimos coches de los 70-, se cambiaban los frenos de tambor por un disco trasero y uno delantero Brembo -opcionalmente se podía equipar un segundo disco delante-, se montó un faro delantero halógeno, luz de freno trasera e intermitentes y la decoración pasó a un tono gris con una doble franja naranja y amarilla en el depósito y tapas laterales con el nombre de Ossa bien grande y dejando la nomenclatura del modelo como Yankee 500 que le daba un aspecto mucho más novedoso.

El propulsor bicilíndrico refrigerado por aire tuvo una cilindrada final de 480 cc y era capaz de rendir 58 CV a 7.500 RPM. Se encontraba alimentado por dos carburadores Bing de 32mm y tiene algunas peculiaridades que le hacían resultar bastante novedoso para la época en la que se lanzó, como el engrase que se realizaba automáticamente mediante una bomba mecánica Mikuni, el embrague con discos en seco y caja de cambios de seis velocidades, el sistema de encendido mediante dos volantes magnéticos, uno que actúa como alternador y otro que proporciona la corriente de encendido -que se sigue efectuando mediante arranque a patada- o el sistema de anclaje del propio motor al bastidor mediante silentblocks para minimizar las vibraciones que el motor podría producir en el chasis.

Ossa Yankee 500 4

Fotografía: Bonhams

El chasis es un doble cuna realizado mediante tubo de acero, que tiene un comportamiento suficientemente rígido para aguantar la potencia del propulsor y tener unas reacciones nobles cuando hay que mover todo su potencial en zonas de curvas. Las suspensiones tienen un esquema clásico con doble amortiguador trasero, con depósito de gas y regulables en precarga marca Betor, y una horquilla telescópica hidráulica delantera sin posibilidad de regulación de la misma marca catalana.

Los frenos son Brembo en ambos ejes con un diámetro de los discos de 260 mm, el trasero muy dosificable y potente, y el delantero de tacto peculiar, aunque de potencia suficiente. Potencia que mejoraba ostensiblemente si se montaba el segundo disco que se podía configurar opcionalmente. Las llantas son bastante grandes tanto delante como detrás para un enfoque eminentemente asfáltico, con una llanta delantera de 19 pulgadas delante y de 18 pulgadas atrás.

El comportamiento de la moto fue rápidamente afamado por ser ágil y divertida, que tenía gran capacidad de aceleración y buena estabilidad tanto en vías rápidas como en zonas reviradas bien asfaltadas, que se alejaba de las motos todo uso carentes de dinamismo que copaban las carreteras españolas, pero que se volvía algo nerviosa de delante cuando el asfalto estaba bacheado o se pasaba sobre alguna junta de la carretera a alta velocidad pese a llevar amortiguador de dirección, produciendo algunos shimmies sobre todo en el momento de aceleración.

Ossa Yankee 500 5

Fotografía: Pep Rovira (Wikimedia Commons) CC BY-SA 3.0

La fiabilidad también fue puesta en entredicho, pero esto fue sobre todo debido al poco tiempo que la moto estuvo en producción, únicamente dos años, siendo muchas de las unidades usadas para correr en las copas monomarca que se organizaban y siendo modificadas en gran medida por los propietarios que buscaban una moto de carreras que no había sido el uso para el que se había enfocado.

Tampoco ayudaron mucho los fallos que daban en algunas ocasiones las bombas de engrase, que producían un engrase pobre en algunas circunstancias, llegando provocar gripados del propulsor, por lo que la mayor parte de usuarios lo anulaban y hacían la mezcla manualmente en el depósito para solucionar el problema.

Sin duda fue el canto de cisne de Ossa, que vio interrumpida su producción dos años más tarde debido a una mala situación económica y que languideció hasta finalmente echar el cierre de su fábrica en 1984. Probablemente, si la situación económica de la marca hubiese sido otra, o si hubiesen conseguido lanzar este modelo años antes, la historia de esta marca ahora sería distinta.

Calcula cuánto cuesta asegurar una Ossa Yankee 500 con nuestro comparador de seguros.

Comparador de seguros de moto
COMPARTE
Sobre mí

J. Guillermo Pozo

Nací entre las historias de mi abuelo sobre su Derbi “cabeza de hormiga” y el terrorífico sonido del escape 4 en 1 de la GPX 600 de mi tío y la belleza de su Vmax 1200. Mi padre, fue mi primer profesor con su viejo SEAT 127, y mi madre, cuenta que aprendí las marcas de los coches antes que el alfabeto.

2
COMENTARIOS

avatar
2000
 
smilegrinwinkmrgreenneutraltwistedarrowshockunamusedcooleviloopsrazzrollcryeeklolmadsadexclamationquestionideahmmbegwhewchucklesillyenvyshutmouth
Foto
 
 
 
  Suscribir  
el más nuevo el más antiguo
Notificar de
cacho_perro
Invitado
cacho_perro

Posiblemente fue el “canto de cisne” de las motos españolas… corría mucho, pero comentaban en la época que le faltaba chasis y efectivamente la fiabilidad era problemática, aparte que resultaba muy cara (prácticamente al precio de un coche). Como era de esperar, las japonesas que luego llegaron (especialmente la famosísima Yamaha RD-350 aka “viuda negra”) le daba mil vueltas técnicamente hablando y resultaba más barata, así que fue su muerte… es lo que tiene que una pequeña fábrica no pueda competir con un gigante que hace cientos de miles de motos para todo el mundo, cuestión de escalas…

Un saludete

Jose
Invitado
Jose

Que pena da ver como por unos u otros motivos (que no siempre fueron económicos) las marcas españolas no fueron capaces de vender bien en EEUU, que hubiese sido su salvación. En todas además ocurrió una cosa “muy de aquí”: Mientras que se bajaban los pantalones con los importadores americanos (que solo demandaban motos de campo), hacían oídos sordos a los españoles y europeos que les decían una y otra vez “motos grandes y de carretera es lo que va a demandar el mercado” Con esa chulería tan propia de los Bultó, Giró etc….acababan diciendo que a ellos nadie les… Leer más »


NUESTRO EQUIPO

Pablo Mayo

Ingeniero de profesión, la mayor pasión de mi vida son los coches, y ahora también las motos. El olor a aceite, gasolina, neumático...hace que todos mis sentidos despierten. Embarcado en esta nueva aventura, espero que llegue a buen puerto con vuestra ayuda. Gracias por estar ahí.

Javier Costas

Me gustan los coches desde que tengo uso de razón (o antes), las motos siempre me han inspirado mucho respeto, y sin saber cómo, ya me han enganchado.

Luis Blázquez

Aficionado al mundo del motor desde que fui concebido. Aprendí a leer con revistas de coches y, desde entonces, soy un completo enamorado de la gasolina. Como no se nace sabiendo todo, cada día es importante aprender algo nuevo y así ampliar los conocimientos. Este mundillo tiene mucho que ofrecer, al igual que un servidor a vosotros los lectores.

Gonzalo Lara Camarón

Ingeniero de software a tiempo completo y apasionado del motor en mis ratos libres. Los coches me gustan desde que tengo memoria, pero fue descubrir las motos y la “enfermedad” fue a peor. Mi sueño es recorrer todos los rincones del mundo sobre dos ruedas.

J. Guillermo Pozo

Nací entre las historias de mi abuelo sobre su Derbi “cabeza de hormiga” y el terrorífico sonido del escape 4 en 1 de la GPX 600 de mi tío y la belleza de su Vmax 1200. Mi padre, fue mi primer profesor con su viejo SEAT 127, y mi madre, cuenta que aprendí las marcas de los coches antes que el alfabeto.

ender

Japan Rules!!

Javi Martín

Con 20 años no ponía ni una sola tilde y llegaba a cometer faltas como escribir 'hiba'. Algo digno de que me cortaran los dedos. Hoy, me gano un sueldo como redactor. ¡Las vueltas que da la vida! Si me vieran mis profesores del colegio o del instituto la charla sería de órdago. Pero aquí estoy, escribiendo sobre mi pasión donde me dejan. Si hace unos años me dicen que terminaría así, las carcajadas se habrían escuchado hasta en Australia, pero ahora no sabría vivir sin ello.

Delco

Más que la Historia, me gustan las viejas historias que huelen a asfalto, carreras y gasolina.

Laura Salas

Quise ser periodista porque campeona del mundo de motociclismo ya no podía. De pequeña jugaba con los cochecitos de los huevos de chocolate y con cualquier coche que mi padre dejara desprotegido y a la vista. Le rompí la puerta a su miniatura de un Ferrari. Nunca volvió a ser el mismo (el Ferrari). Siempre intento aprender algo nuevo todos los días. Soy curiosa por naturaleza, qué se le va a hacer.

Enrique Delgado

Terminando la carrera de audiovisuales y empezando en el mundo del periodismo con el espíritu de aprender sobre motor. Siempre tengo un ojo para lo que ocurre en el mundo y otro en absorber todo el conocimiento que pueda sobre él para escribir literatura, mi hobby personal.