Moto del día: Yamaha XJR 1200/1300

Moto del día: Yamaha XJR 1200/1300

Nacida en los años 80 para no perder el norte


Tiempo de lectura: 5 min.

No pongáis el grito en el cielo. Sé que el modelo que nos acompaña, Yamaha XJR 1200/1300, no está con nosotros desde los años 80, pero es cierto que el desarrollo de su motor se remonta hasta la Yamaha FJ 1100 que salió a la venta en el año 1984. Para hablar de esta moto hay que echar un vistazo al pasado y sorprendernos viendo cómo Yamaha la ha mantenido en el mercado desde el año 1998 hasta nuestros días, aunque ahora ya no aparezca desde hace dos años en el catálogo de la marca.

Es una moto que rivaliza en el concepto de moto turismo, que os presenté hace unas entradas con la Kawasaki ZRX 1200 R, una moto que nos enseña que muchas veces menos es mas, que no hay que complicarse buscando lo último en tecnología para divertirnos, y que es capaz de soportar el paso de los años como pocos, con un mantenimiento barato y sobre todo sencillo, una estética clásica y un sonido que enamora.

La oda al lujo y las tecnologías la deja para otros modelos de la marca, se centra en lo básico, un motor cuatro cilindros refrigerado por aire, a prueba de bombas, un chasis largo de doble cuna de acero de funcionamiento noble, una ergonomía que nos permitirá realizar kilómetros hasta que nos aburramos, con un asiento ancho y cómodo, y unas suspensiones y frenos bastante sencillos y que son su punto mas flaco.

Yamaha XJR 1200 1996

Yamaha XJR 1200 (1996)

Con esta idea en la cabeza, creo que los que no conozcáis el modelo os estaréis dando cuenta que el usuario que tiene una XJR no es normalmente alguien que tenga predilección por arañar décimas en un circuito a cada vuelta; pero no debemos dejar de pensar que es una moto cuyo propulsor en el modelo FJ era capaz de rendir 130 CV, y que las normativas anticontaminación y una nueva filosofía de crear una buena moto para hacer turismo y largas rutas del modelo XJ, rebajaron hasta la cifra de 98 CV o 106 CV según versión.

Por el contrario, tendremos un motor que si bien no es un cohete con cifras estratosféricas como nos tienen acostumbrados las deportivas de última hornada, es un motor que tiene un agrado de uso increíble, en el que cambiarás de marcha, por saber que la caja de cambios sigue funcionando, o por querer salir mas rápido de tu última curva enlazada favorita. Vale, quizá exagero un poco, pero el par que nos brinda abajo del tacómetro nos hará olvidarnos bastante de estar cambiando marchas como locos y luchando por que el motor no muera, tratando de mantenerlo en la zona alta del cuenta vueltas.

Las cifras varían dependiendo de la versión que compremos, aunque no hay mucha diferencia en respuesta verdaderamente a pesar de la cilindrada. Los primeros modelos que equiparon el motor de 1.200 cc de carburación rendían 98 CV a 8.000 RPM, con un par de 91,2 Nm a 6.250 RPM. Posteriormente, en 1999, salió la versión 1.300 cc, aún alimentada por carburador, que aumentaba la potencia hasta los 106 CV y el par hasta los 98 Nm a 6.500 RPM. A partir de 2007 se equipó al motor con sistema de inyección de combustible y la cifra de potencia se mantuvo en 106 CV, aunque el par subió hasta los 108 Nm. Este último motor es el que se mantuvo hasta el fin de su comercialización en 2016, pero con cambios en el año 2015 que lo volvían a situar en 98 CV.

Yamaha XJR 1300 2004

Yamaha XJR 1300 (2004)

Si Yamaha mantuvo el modelo desde el año 1998 hasta 2016, sería por algo, y como estáis pensando, fue por que la demanda de una moto sencilla, lógica y funcional era solicitada por muchos. También su comportamiento fue alabado por especialistas en multitud de pruebas, aunque la horquilla telescópica de las primeras versiones y los frenos no estaban a la altura del chasis y motor.

La horquilla telescópica era demasiado simple y tiene tendencia a hundir con facilidad, debido principalmente al tarado blando y el peso del conjunto que se sitúa en unos 240 kg. El equipo de frenado aunque montaba las pinzas monobloque, que tan buen resultado daban en otros modelos de la marca en esos años, tenía una bomba que no daba la potencia suficiente para proporcionar una frenada demasiado brillante.

La suspensión trasera estaba compuesta por dos amortiguadores laterales, y había algunas versiones que equipaban un conjunto firmado por Öhlins, pero tampoco era un ejemplo de brillantez. Obviamente todo esto se puede mejorar con piezas del mercado aftermarket, pero tienes que tener claro que supondrá un coste adicional.

Yamaha XJR 1300 2013

Yamaha XJR 1300 (2013)

La estética clásica del modelo con un faro grande y redondo, cuadro analógico con doble esfera de velocímetro y tacómetro no se alteró prácticamente hasta el año 2015, en el que se presentó la última versión; una en la que la marca quiso utilizar el mismo lenguaje de diseño de la nueva familia de motos a la cual denomina Sport Heritage, dotándola con una estética mas fresca y agresiva, que reinterpreta a los modelos clásicos.

Este movimiento me resultó algo curioso, debido a que ya disponían de una verdadera moto clásica desde los inicios del modelo. Aunque así, le dieron un último empujón y rindieron una especie de homenaje al final de su vida comercial. Se le añadieron unos porta placas laterales, una nueva cúpula, un faro de nueva factura y pasó de ser un modelo retro de verdad, a lo que ahora está tan de moda y podemos catalogar como neo retro.

Sea como sea, el modelo me parece bonito en todas y cada una de sus versiones, y la fiabilidad está mas que probada, por lo que dejo en vuestras manos la elección de uno u otro, en función del presupuesto y gustos personales, por que si os gusta este tipo de motos, la apuesta es ganadora.

COMPARTE
Sobre mí

Jesús Guillermo Pozo

Nací entre las historias de mi abuelo sobre su Derbi 125 Especial y el terrorífico sonido del escape 4 en 1 de la GPX 600 de mi tío y la belleza de su Vmax 1200. Mi padre, fue mi primer profesor con su viejo SEAT 127, y mi madre, cuenta que aprendí las marcas de los coches antes que el alfabeto.

1
COMENTARIOS

avatar
2000
 
smilegrinwinkmrgreenneutraltwistedarrowshockunamusedcooleviloopsrazzrollcryeeklolmadsadexclamationquestionideahmmbegwhewchucklesillyenvyshutmouth
Foto
 
 
 
  Suscribir  
el más nuevo el más antiguo
Notificar de
Pedro Ivan
Mecánico
Pedro Ivan

Sin duda es una moto preciosa, y para mí como debe de ser una moto, faro redondo, motor al aire y estética bruta, por eso tengo una Inazuma 750 c.c jejeje.


NUESTRO EQUIPO

Pablo Mayo

Ingeniero de profesión, la mayor pasión de mi vida son los coches, y ahora también las motos. El olor a aceite, gasolina, neumático...hace que todos mis sentidos despierten. Embarcado en esta nueva aventura, espero que llegue a buen puerto con vuestra ayuda. Gracias por estar ahí.

Luis Blázquez

Aficionado al mundo del motor desde que fui concebido. Aprendí a leer con revistas de coches y, desde entonces, soy un completo enamorado de la gasolina. Como no se nace sabiendo todo, cada día es importante aprender algo nuevo y así ampliar los conocimientos. Este mundillo tiene mucho que ofrecer, al igual que un servidor a vosotros los lectores.

Gonzalo Lara Camarón

Ingeniero de software a tiempo completo y apasionado del motor en mis ratos libres. Los coches me gustan desde que tengo memoria, pero fue descubrir las motos y la “enfermedad” fue a peor. Mi sueño es recorrer todos los rincones del mundo sobre dos ruedas.

Jesús Guillermo Pozo

Nací entre las historias de mi abuelo sobre su Derbi 125 Especial y el terrorífico sonido del escape 4 en 1 de la GPX 600 de mi tío y la belleza de su Vmax 1200. Mi padre, fue mi primer profesor con su viejo SEAT 127, y mi madre, cuenta que aprendí las marcas de los coches antes que el alfabeto.

Ender

Japan Rules!!

Javi Martín

Con 20 años no ponía ni una sola tilde y llegaba a cometer faltas como escribir 'hiba'. Algo digno de que me cortaran los dedos. Hoy, me gano un sueldo como redactor. ¡Las vueltas que da la vida! Si me vieran mis profesores del colegio o del instituto la charla sería de órdago. Pero aquí estoy, escribiendo sobre mi pasión donde me dejan. Si hace unos años me dicen que terminaría así, las carcajadas se habrían escuchado hasta en Australia, pero ahora no sabría vivir sin ello.

Miguel Sánchez

Todo vehículo tiene al menos dos vidas. Así, normalmente pensamos en aquella donde disfrutamos de sus cualidades. Aquella en la que nos hace felices o nos sirve fielmente para un simple propósito práctico. Sin embargo, antes ha habido toda una fase de diseño en la que la ingeniería y la planificación financiera se han conjugado para hacerlo posible. Como redactor, es ésta la fase que analizo. Porque sólo podemos disfrutar completamente de algo comprendiendo de dónde proviene.