Moto del día: Triumph Speed Triple (2005)

Moto del día: Triumph Speed Triple (2005)

El patito feo de las "street figther"


Tiempo de lectura: 3 min.

La Triumph Speed Triple es la naked más “gorda” que vende la casa de Hinckley. El modelo tal y como lo conocemos hoy en día tuvo su génesis en 2005 cuando se presentó la cuarta generación, con la que el producto entro en una fase de maduración que se ha mantenido hasta nuestros días.

Obviamente, en estos casi 15 años se han ido acometiendo cambios y mejoras aquí y allá para mantener el producto fresco y competitivo, acorde a las mejoras tecnológicas fruto del paso del tiempo, pero cuyo concepto original sigue plenamente vigente.

2005 fue un año importante para esta saga. El nuevo modelo supuso un paso adelante en todos los aspectos respecto a su predecesora, la Triumph Speed Triple 995i. El motor era en esencia el mismo, pero con la carrera alargada para ganar esos 55 cm3 extra con los cuales, desgraciadamente, pasaba a estar en el último tramo del IVTM.

Triumph Speed Triple 01

Se mejoraba también la gestión electrónica del motor gracias a un nuevo sistema digital firmado por la casa japonesa Keihin. El resultado de estos cambios era una potencia de 129 caballos a 9.250 RPM y una curva de par muy llena. Lo bueno de esta mecánica tricilíndrica es que el motor respondía bien siempre, independientemente del régimen de giro. Tenía bajos, tenía medios y tenía estirada final.

La parte ciclo también se revisó a conciencia, con una nueva horquilla frontal invertida y pinzas de freno radiales, que en las unidades fabricadas a partir de 2007 estaban firmadas por Brembo. En este aspecto las mejoras respecto a su predecesora eran enormes.

Y al final el rollo de las street figther siempre ha sido ese: tener un motor enorme y una parte ciclo de primer nivel. Vamos, una moto “R”, pero sin carenados. De hecho se vendía una versión “R”, más cañera y cara, que a cambio venía con suspensiones “pata negra” firmadas por Öhlins y tres caballos más.

Triumph Speed Triple 03

Personalmente, siempre he visto un poco contrasentido este concepto de moto, ya que por motor y ciclo están pensadas para ir muy rápido y tener velocidad pura, pero la ausencia de carenado la penaliza en este tipo de entornos.

Si le damos la vuelta a la tortilla y nos vamos a espacios cerrados, tramos revirados o la propia ciudad, entonces la potencia ya no es tan importante, pero los 212 kg de peso que tiene la moto empiezan a hacerse difíciles de mover de lado a lado en las curvas. Además, con 1.435 mm de distancia entre ejes tampoco es especialmente ágil en tramos ratoneros. El chasis de doble viga fabricado en aluminio, así como el basculante monobrazo construido con el mismo material, ayudaban a mantener los kilos a raya, pero no lo suficiente.

Triumph Speed Triple 04

A nivel de estética, la moto estaba diseñada por manos italianas y eso se nota. Tenía una personalidad propia y una linea inconfundible, cuya principal característica era la óptica bifaro frontal, que o te encantaba o la odiabas a muerte. Yo siempre he sido de estos últimos, ya que me parece que esta moto tiene gafas y no me llama nada.

Las Triumph tricilíndricas siempre han sido bastante gastonas, y la Speed Triple no es una excepción. Las medias rondan los 6,3 litros/100 km, y vale que es una mecánica de 1.000 cm3, pero hay otras motos con esas cifras de potencia y menor consumo.

De segunda mano andan algo caras. Son motos que han mantenido un buen valor de reventa, ya que es una buena forma de acceder a un cóctel explosivo de potencia y componentes de primera linea. Además, por norma general suelen tener mejor trato por parte de sus dueños que las típicas japonesas de 1.000 cm3.

COMPARTE
Sobre mí

Gonzalo Lara Camarón

Ingeniero de software a tiempo completo y apasionado del motor en mis ratos libres. Los coches me gustan desde que tengo memoria, pero fue descubrir las motos y la “enfermedad” fue a peor. Mi sueño es recorrer todos los rincones del mundo sobre dos ruedas.

2
COMENTARIOS

avatar
2000
 
smilegrinwinkmrgreenneutraltwistedarrowshockunamusedcooleviloopsrazzrollcryeeklolmadsadexclamationquestionideahmmbegwhewchucklesillyenvyshutmouth
Foto
 
 
 
  Suscribir  
el más nuevo el más antiguo
Notificar de
Pedro Ivan
Mecánico
Pedro Ivan

Nunca me terminó de convencer, pero yo era muy fan de las T-509 y de su antecesora la 955i, estéticamente me quedo con las citadas, aunque esta este mucho más “refinada”

Jose
Invitado
Jose

Siempre me ha gustado, y en Triumph siempre comentan que el 1050 es el motor más equilibrado que tienen. Yo lo probé en una Sport de 2012 y me encantó, la verdad.

La estética de las primeras es muy polarizante con esos faros…pero la hace inconfundible. Y el tema de los consumos parece que lo han afinado mucho en los últimos tiempos.


NUESTRO EQUIPO

Pablo Mayo

Ingeniero de profesión, la mayor pasión de mi vida son los coches, y ahora también las motos. El olor a aceite, gasolina, neumático...hace que todos mis sentidos despierten. Embarcado en esta nueva aventura, espero que llegue a buen puerto con vuestra ayuda. Gracias por estar ahí.

Luis Blázquez

Aficionado al mundo del motor desde que fui concebido. Aprendí a leer con revistas de coches y, desde entonces, soy un completo enamorado de la gasolina. Como no se nace sabiendo todo, cada día es importante aprender algo nuevo y así ampliar los conocimientos. Este mundillo tiene mucho que ofrecer, al igual que un servidor a vosotros los lectores.

Gonzalo Lara Camarón

Ingeniero de software a tiempo completo y apasionado del motor en mis ratos libres. Los coches me gustan desde que tengo memoria, pero fue descubrir las motos y la “enfermedad” fue a peor. Mi sueño es recorrer todos los rincones del mundo sobre dos ruedas.

Jesús Guillermo Pozo

Nací entre las historias de mi abuelo sobre su Derbi 125 Especial y el terrorífico sonido del escape 4 en 1 de la GPX 600 de mi tío y la belleza de su Vmax 1200. Mi padre, fue mi primer profesor con su viejo SEAT 127, y mi madre, cuenta que aprendí las marcas de los coches antes que el alfabeto.

Ender

Japan Rules!!

Javi Martín

Con 20 años no ponía ni una sola tilde y llegaba a cometer faltas como escribir 'hiba'. Algo digno de que me cortaran los dedos. Hoy, me gano un sueldo como redactor. ¡Las vueltas que da la vida! Si me vieran mis profesores del colegio o del instituto la charla sería de órdago. Pero aquí estoy, escribiendo sobre mi pasión donde me dejan. Si hace unos años me dicen que terminaría así, las carcajadas se habrían escuchado hasta en Australia, pero ahora no sabría vivir sin ello.

Miguel Sánchez

Todo vehículo tiene al menos dos vidas. Así, normalmente pensamos en aquella donde disfrutamos de sus cualidades. Aquella en la que nos hace felices o nos sirve fielmente para un simple propósito práctico. Sin embargo, antes ha habido toda una fase de diseño en la que la ingeniería y la planificación financiera se han conjugado para hacerlo posible. Como redactor, es ésta la fase que analizo. Porque sólo podemos disfrutar completamente de algo comprendiendo de dónde proviene.

Sanaa Mokaddam