Moto del día: Yamaha MT-03 (2016)

Moto del día: Yamaha MT-03 (2016)

Si la receta no funciona, cámbiala


Tiempo de lectura: 5 min.

Hoy vamos a divagar un poco sobre la Yamaha MT-03 de segunda generación, una naked muy interesante para todos aquellos que se acaban de sacar el carné A2, pero también para los que, teniendo el A, no necesitan más potencia, ya que en verdad esta moto presenta un equilibrio muy interesante.

El modelo se puso a la venta en 2016 para completar la familia MT en la cilindrada media y llenar el hueco existente entre la Yamaha MT-125, pensada para los convalidados, y la Yamaha MT-07, que con sus casi 700 cm3 y 75 caballos ya es una moto muy seria.

Huelga decir que ya hubo una Yamaha MT-03 antes que esta. El modelo original data de 2004 y aguantó en los concesionarios diez años. De hecho, fue la primera Yamaha MT de la historia, y menos la potencia, que era idéntica, por lo demás no tenían nada que ver con nuestra protagonista de hoy.

Yamaha MT 03 1

La Yamaha MT-03 es una naked de iniciación tirando a asequible, ya que se puede comprar por 5.250 euros, sólo 400 más que su hermana de 125. Por ese dinero te llevas una moto que está bien hecha, con detalles de calidad y en general con buena construcción.

Mecánicamente es donde más llama la atención, ya que el motor es un bicilíndrico en linea de tan sólo 321 cm3, pero eroga unos más que correctos 42 CV, un poco por debajo del límite legal de 48 CV del carné A2. Para dar tanto con tan poco han tenido que apretar bastante el motor, que da la potencia máxima a casi 11.000 vueltas.

Este régimen es más propio de un tetracilíndrico que de un “bi”, aunque con esos pistoncillos de 160 cc cada uno y sólo 44 mm de carrera, no me extraña el carácter “molinillesco” de este propulsor. De hecho, es la misma mecánica que la empleada en la Yamaha YZF-R3, la “primera” deportiva de los de Iwata, con permiso de la Yamaha YZF-R125, que es más fachada que otra cosa.

Yamaha MT 03 3

Un dato curioso es su par motor: 29,6 Nm a 9.000 vueltas, por lo que el sobre nombre MT, Master of Torque, no le va precisamente como anillo al dedo, ya que esta moto es más bien todo lo contrario. Y en parte eso también es bueno, así tenemos productos diferentes al gusto de cada uno.

La MT-07 es puro músculo a bajas vueltas, una moto que se conduce “como un tractor”, tirando de marchas largas, pocas vueltas y pistonadas contundentes. Es meter la sexta, abrir gas y dejarla hacer. Por el contrario, la Yamaha MT-03 quizá sea más tediosa de conducir en el día a día, ya que nos obliga a jugar mucho con el cambio y mantener el motor en la zona alta si queremos despertar sus 42 CV. La sensación en recorridos de rutina es que la potencia nunca está ahí.

La parte positiva es que si nos vamos de curvas el fin de semana con los amigos seguramente sea pura diversión, ya que estaremos estirando el motor hasta 11.000 vueltas a la salida de cada curva, y como las marchas son cortitas… no perderemos los puntos del carné por ello.

De hecho, los diseñadores de Yamaha han debido de leer mis pensamientos, ya que en vez colocar el típico, barato frío y aburrido cuadro LCD para la instrumentación de la moto, aquí han puesto un reloj analógico para que veamos el régimen de giro del motor, con la linea roja bien arriba.

Me parece una comparativa muy interesante que espero poder hacer algún día, porque en verdad la MT-07 se sitúa una liga por encima de la MT-03, pero en la práctica las dos van destinadas a ser la moto de alguien que se acaba de sacar el A2. Y lo lógico sería irte a por la grande de cabeza si te da el presupuesto, pero lo mismo en lo que a diversión en curvas te llevas una sorpresa con la pequeña.

En cuanto a ciclística, contamos con componentes sencillos, pero para disfrutar de esta moto y de sus 42 CV no hace falta más. La horquilla es convencional y solo cuenta con un disco de freno delantero, pero a cambio pesa únicamente 168 kg, 14 menos que la MT-07. Y ya sabéis el refrán: prefiero que me quites 10 kilos a que me des 10 caballos. Aunque aquí los números no son tan bonitos, ya que tenemos 33 CV menos a cambio de soltar solo 14 kilos de lastre. Y 1.550 euros más en la cartera, todo sea dicho.

Yamaha MT 03 11

En cuanto a estética, sigue las lineas de diseño de sus hermanas. Estamos ante una especie de naked cabreada con un toque de rebeldía gracias a sus tonos oscuros y mate, que contrastan con los colores flúor que se emplean en zonas concretas del conjunto, y todo ello con un cierto toque de street figther.

Desgraciadamente, no está funcionando del todo bien en el mercado, ya que cuando la gente se saca la licencia se tira de cabeza a por modelos mucho más grandes y potentes. En mi opinión es una pena, ya que se están perdiendo una parte muy bonita del motociclismo.

Me refiero a los comienzos con motos pequeñas y poco potentes, pero ligeras e ideales para aprender, un capítulo por el que la mayoría de los moteros de “antes” ya hemos pasado y que en lo personal recuerdo con mucho cariño. En cualquier caso, me parece un modelo muy honesto, a un precio francamente atractivo e ideal como primera moto “grande” para ir soltándote y aprendiendo sin complicaciones.

COMPARTE
Sobre mí

Gonzalo Lara Camarón

Ingeniero de software a tiempo completo y apasionado del motor en mis ratos libres. Los coches me gustan desde que tengo memoria, pero fue descubrir las motos y la “enfermedad” fue a peor. Mi sueño es recorrer todos los rincones del mundo sobre dos ruedas.

COMENTARIOS

avatar
2000
 
smilegrinwinkmrgreenneutraltwistedarrowshockunamusedcooleviloopsrazzrollcryeeklolmadsadexclamationquestionideahmmbegwhewchucklesillyenvyshutmouth
Foto
 
 
 
  Suscribir  
Notificar de


NUESTRO EQUIPO

Pablo Mayo

Ingeniero de profesión, la mayor pasión de mi vida son los coches, y ahora también las motos. El olor a aceite, gasolina, neumático...hace que todos mis sentidos despierten. Embarcado en esta nueva aventura, espero que llegue a buen puerto con vuestra ayuda. Gracias por estar ahí.

Gonzalo Lara Camarón

Ingeniero de software a tiempo completo y apasionado del motor en mis ratos libres. Los coches me gustan desde que tengo memoria, pero fue descubrir las motos y la “enfermedad” fue a peor. Mi sueño es recorrer todos los rincones del mundo sobre dos ruedas.

Jesús Guillermo Pozo

Nací entre las historias de mi abuelo sobre su Derbi 125 Especial y el terrorífico sonido del escape 4 en 1 de la GPX 600 de mi tío y la belleza de su Vmax 1200. Mi padre, fue mi primer profesor con su viejo SEAT 127, y mi madre, cuenta que aprendí las marcas de los coches antes que el alfabeto.

Ender

Japan Rules!!

Javi Martín

Con 20 años no ponía ni una sola tilde y llegaba a cometer faltas como escribir 'hiba'. Algo digno de que me cortaran los dedos. Hoy, me gano un sueldo como redactor. ¡Las vueltas que da la vida! Si me vieran mis profesores del colegio o del instituto la charla sería de órdago. Pero aquí estoy, escribiendo sobre mi pasión donde me dejan. Si hace unos años me dicen que terminaría así, las carcajadas se habrían escuchado hasta en Australia, pero ahora no sabría vivir sin ello.

Miguel Sánchez

Todo vehículo tiene al menos dos vidas. Así, normalmente pensamos en aquella donde disfrutamos de sus cualidades. Aquella en la que nos hace felices o nos sirve fielmente para un simple propósito práctico. Sin embargo, antes ha habido toda una fase de diseño en la que la ingeniería y la planificación financiera se han conjugado para hacerlo posible. Como redactor, es ésta la fase que analizo. Porque sólo podemos disfrutar completamente de algo comprendiendo de dónde proviene.

Jaime Peralta

Me llamo Jaime Peralta Sánchez y soy estudiante de Comunicación audiovisual en la Universidad Rey Juan Carlos.