Yamaha YZF-R3 2019: Ya a la venta desde 5.850 euros

Yamaha YZF-R3 2019: Ya a la venta desde 5.850 euros

Deportividad en frasco pequeño


Tiempo de lectura: 4 min.

Ya está aquí, ya llegó. La Yamaha YZF-R3 de 2019 está a punto de iniciar su periplo comercial en España. Las primeras unidades de la deportiva mediana de Iwata están llegando ya a los concesionarios,  así que si te interesa este modelo en nada te podrás pasar a echarle un ojo en persona por tu distribuidor más cercano. Mientras tanto puedes ir abriendo boca con estas líneas.

Los primeros datos de la nueva R3 los desvelamos allá por octubre. Por aquel entoces ya atisbamos un cambio en la filosofía de la moto, implementando componentes de mejor calidad y una cilclística más radical por lo que parecía que la Yamaha YZF-R3 se empezaba a creer su nombre y a ser una auténtica deportiva pata negra en frasco pequeño, en vez de una utilitaria con traje de fiesta para todos aquellos con la licencia A2.

La moto se ha renovado bastante respecto al modelo precedente que data de 2015. Los dos puntos de cambio fundamentales han sido la estética y la ya mencionada parte ciclo. En cuanto al apartado visual se han renovado completamente las fibras de la moto y se ha buscado una estética mucho más similar a sus hermanas mayores, en especial a las lineas y trazos de la Yamaha YZF-M1 de MotoGP.

Yamaha YZF R3 2

Una maniobra lógica y que le da una apariencia muy homogénea a todas las deportivas de Iwata ya que ahora tanto la R1 como la R6 como la R3 se sienten verdaderas hermanas de la misma familia y crea una imagen de marca más fuerte. Dentro de esta renovación visual cobra especial relevancia la iluminación LED de la moto que le da una mirada especial e interesante al frontal del conjunto. Además el nuevo carenado mejora bastante la penetración aerodinámica del conjunto y gracias a ello, con el mismo motor, se ha conseguido elevar la velocidad punta en 8 km/h.

En cuanto a la parte ciclo, la principal novedad viene de la nueva horquilla delantera, de tipo invertido y con 37 mm de diámetro. Aun así quedan algunas asignaturas pendienes y es que Yamaha no ha montado “lo mejor de lo mejor” en esta moto. Algo por otra parte lógico puesto que la potencia del conjunto no exige los últimos componentes que sí pueden ser necesarios en sus hermanas mayores que triplican el caballaje de esta.

Se ha buscado un compromiso entre un buen precio de tarifa y una ciclística de calidad. Así por ejemplo el chasis de acero tubular se nos antoja algo vetusto en comparación a soluciones con doble viga de aluminio, mientras que la pinza de freno delantera sigue teniendo anclaje axial y no radial.

Yamaha YZF R3 1

Son detalles que le perdonamos puesto que por 5.850 euros que cuesta te estás llevando mucha moto por poco dinero. Aunque las comparativas son odiosas, su hermana pequeña, la Yamaha YZF-R125 sí monta estos componentes de última tecnología y por “culpa” de ello cuesta 4.500 euros. Yo por lo menos, tengo claro con cual me quedaría si tuviese que elegir.

En cuanto a su mecánica, repite con el propulsor de la generación anterior, que en mi opinión era lo mejor que tenía la vieja moto. Es un bicilíndrico de 321 cm3 que eroga sus 42 CV de potencia máxima a 10.500 vueltas. No llega a ser el molinillo que montan sus hermanas mayores con la franja roja pasadas las 15.000 pero es una mecánica andarina a la que le gusta que la lleven alegre de vueltas.

Yamaha YZF R3 6

Y eso casa con el espíritu recreativo de la moto. Con 40 CV te lo puedes pasar muy bien en carreteras de curvas, y como es un motor de baja cilindrada y con “todo arriba” te lo pasarás como un enano intentando llevar el motor siempre arriba, llevando todas las marchas al corte, y metiendo la siguiente velocidad. Una sensación maravillosa que los que hemos llevado motos pequeñas conocemos bien y que por desgracia no se puede hacer con las grandes deportivas en la vía pública porque te saldrías del mapa o diréctamente acabarías en la carcel.

La Yamaha YZF-R3 se podrá comprar con un packs de equipamiento opcional bastante interesante. Por un lado está el pack deportivo que añade a la moto topes anti caida, cúpula elevada para conseguir un tacto más turístico, intermitentes LED en color negro o un porta matrículas corto.  A parte de eso hay una serie de accesorios oficiales para el modelo que ayudaran a personalizar tu moto y añadirla ese gadget o característica que no traía de serie.

 

 

COMPARTE
Sobre mí

Gonzalo Lara Camarón

Ingeniero de software a tiempo completo y apasionado del motor en mis ratos libres. Los coches me gustan desde que tengo memoria, pero fue descubrir las motos y la “enfermedad” fue a peor. Mi sueño es recorrer todos los rincones del mundo sobre dos ruedas.

COMENTARIOS

avatar
2000
 
smilegrinwinkmrgreenneutraltwistedarrowshockunamusedcooleviloopsrazzrollcryeeklolmadsadexclamationquestionideahmmbegwhewchucklesillyenvyshutmouth
Foto
 
 
 
  Suscribir  
Notificar de


NUESTRO EQUIPO

Pablo Mayo

Ingeniero de profesión, la mayor pasión de mi vida son los coches, y ahora también las motos. El olor a aceite, gasolina, neumático...hace que todos mis sentidos despierten. Embarcado en esta nueva aventura, espero que llegue a buen puerto con vuestra ayuda. Gracias por estar ahí.

Ender

Japan Rules!!

Javi Martín

Con 20 años no ponía ni una sola tilde y llegaba a cometer faltas como escribir 'hiba'. Algo digno de que me cortaran los dedos. Hoy, me gano un sueldo como redactor. ¡Las vueltas que da la vida! Si me vieran mis profesores del colegio o del instituto, la charla sería de órdago.

Miguel Sánchez

Todo vehículo tiene al menos dos vidas. Así, normalmente pensamos en aquella donde disfrutamos de sus cualidades. Aquella en la que nos hace felices o nos sirve fielmente para un simple propósito práctico. Sin embargo, antes ha habido toda una fase de diseño en la que la ingeniería y la planificación financiera se han conjugado para hacerlo posible. Como redactor, es ésta la fase que analizo. Porque sólo podemos disfrutar completamente de algo comprendiendo de dónde proviene.

Mario Rodrigo

Sinceramente, el "bicho" de las motos me picó ya siendo adulto y desde entonces no he parado de disfrutar una y otra vez hasta que lo he convertido en parte de mi profesión. Tan pronto te hago una sesión de fotos que te destripo un motor o te transformo una moto en cafe racer. Las motos son mi pasión y me encanta todo lo que les rodea