Menu

Moto del día: Yamaha TDM 850

Una tourer con aspecto de trail

Moto del día: Yamaha TDM 850

La Yamaha TDM 850 es un modelo que podríamos denominar experimental o atrevido, ya que es de esas propuestas que cruzan las fronteras establecidas de los diferentes segmentos para crear un nuevo concepto mixto que bebe de diferentes influencias y reúne cualidades y atributos que no estamos acostumbrados a encontrar juntos en un producto.

Corría el año 1991 y en Yamaha ya se empezaban a dar cuenta que la fiebre del Dakar estaba empezando a decaer. Por aquella época las trail auténticas -Honda Africa Twin, Yamaha Super ténéré, las BMW GS…- aún estaban en la cresta de la ola, pero la mayoría de usuarios que compraban una en el concesionario luego rara era la ocasión en la que utilizaban sus habilidades offroad.

Parecía evidente que el siguiente paso era ofrecer un nuevo tipo de producto que tomase esta herencia trail pero la adaptase para una conducción puramente asfáltica. Y esta idea fue el génesis de la Yamaha TDM 850. Se partió de la Yamaha Super Ténéré para el diseño del nuevo modelo, aunque se modificaron prácticamente todos los aspectos importantes de la moto.

Yamaha TDM 850 3

El motor era un bicilíndrico en linea heredado de la trail, pero con la cilindrada aumentada hasta los 850 cm3. Era un motor muy avanzado para su época, ya que su culata contaba con cinco válvulas por cilindro y el sistema de lubricación era de cárter seco. En general, era un motor muy compacto y de reducidas dimensiones, pese a su gran cilindrada.

Destacaba por su carrera corta, la cual le permitía girar alegre de vueltas y ofrecer una potencia de 78 CV. Pese a la carrera corta y a la carburación, no era un motor especialmente gastón si lo comparamos con lo que era habitual en aquella época. Las medias rondan los 5,5 l/100 km.

Aparte de la mecánica, la Yamaha TDM 850 recibió un sistema de frenado bastante mejor que el de la Ténéré. Contaba con una pareja de discos de 298 mm en el eje frontal mordidos por pinzas de dos pistones. Para la suspensión, también se optó por un esquema más firme y capaz de soportar mayores esfuerzos, ya que las mentes ingenieriles de Yamaha pensaban que este tipo de motos se iban a utilizar gran parte del tiempo a dúo y por vías rápidas. Cabe destacar que la suspensión trasera perdió por el camino el sistema de bieletas que sí montaba la trail, para decantarse por un anclaje simple al basculante.

Yamaha TDM 850 2

Aparte de eso, el resto de cambios consistían en un chasis de tipo delta box construido en acero, bastante más rígido y en una protección aerodinámica mejorada, ya que la moto estaba mucho más enfocada en recorridos por autovía a alta velocidad.

Estéticamente el conjunto transmite fortaleza y robustez. Destaca el frontal, donde el bifaro está rodeado por la careta y el carenado, pero sin integrarse completamente en él, creando un efecto sugerente. Por otro lado, el cubre cárter metálico, que desapareció en las últimas versiones, nos delata su origen trail.

Los escapes gemelos -una salida para cada cilindro- le quedan sencillamente genial, como en todas las motos. En 1996 el modelo sufrió una revisión importante en su diseño, suavizando la mayoría de sus líneas para conseguir una imagen más fresca y actual.

En cuanto a su practicidad y zona de confort, la Yamaha TDM 850 es la típica moto lógica que, sin especializarse en nada, tocaba muchos palos y se desenvolvía bien en la mayoría de situaciones. Por su protección aerodinámica y su postura de conducción erguida, es una moto que invita a hacer grandes rutas y recorrer muchos kilómetros con comodidad.

Yamaha TDM 850 4

Yamaha TDM 850 XT 2007 – Fotografía: Gregor Neagy (Wikimedia commons) CC BY SA 2.0

Por otra parte contaba con un cierto caracter deportivo gracias a sus casi 80 CV, que para  los estándares de 1991 eran muchos, ya que las deportivas tetracilíndricas de 600 cm3  andaban todas muy cerca de esa cifra, a excepción de la todopoderosa Kawasaki ZZR 600.

En general es un concepto mixto muy apetecible para la actualidad, pero que a principios de los años 90 no alcanzó mucho éxito en nuestro país. Por aquella época en España se había abierto la veda de las motos grandes de importación gracias a la entrada de nuestro país en la Comunidad Económica Europea en 1986.

En ese contexto había hambre de cilindrada, de caballos, de prestaciones, y en ese ansia del mercado, la racionalidad y equilibrio de la Yamaha TDM 850 no supieron hacerse un hueco. Una pena, aunque hoy en día y, tras la resaca de la crisis económica de 2008, vemos como este tipo de motos están más en auge que nunca.

Después de unas cuantas revisiones del modelo, la Yamaha TDM 850 dejó de venderse en 2011 sin pena ni gloria, aunque hoy en día cabe mencionar que cuenta con una digna heredera en el mercado: la Yamaha Tracer 700, pero esa historia ya os la contamos hace unas semanas.

COMPARTE
Sobre mí

Gonzalo Lara Camarón

Ingeniero de software a tiempo completo y apasionado del motor en mis ratos libres. Los coches me gustan desde que tengo memoria, pero fue descubrir las motos y la “enfermedad” fue a peor. Mi sueño es recorrer todos los rincones del mundo sobre dos ruedas.

2
COMENTARIOS

avatar
2000
 
smilegrinwinkmrgreenneutraltwistedarrowshockunamusedcooleviloopsrazzrollcryeeklolmadsadexclamationquestionideahmmbegwhewchucklesillyenvyshutmouth
Foto
 
 
 
  Suscribir  
el más nuevo el más antiguo
Notificar de
Jose
Invitado
Jose

Una motaza, uno de esos casos de moto adelantada varios años a su tiempo. Las pocas que se vendieron aquí siguen impecables y sus dueños solo te dicen maravillas. Eso si, más que la Tracer 700, para mi la verdadera sustituta de esta es la Tracer 900


NUESTRO EQUIPO

Pablo Mayo

Ingeniero de profesión, la mayor pasión de mi vida son los coches, y ahora también las motos. El olor a aceite, gasolina, neumático...hace que todos mis sentidos despierten. Embarcado en esta nueva aventura, espero que llegue a buen puerto con vuestra ayuda. Gracias por estar ahí.

Javier Costas

Me gustan los coches desde que tengo uso de razón (o antes), las motos siempre me han inspirado mucho respeto, y sin saber cómo, ya me han enganchado.

Luis Blázquez

Aficionado al mundo del motor desde que fui concebido. Aprendí a leer con revistas de coches y, desde entonces, soy un completo enamorado de la gasolina. Como no se nace sabiendo todo, cada día es importante aprender algo nuevo y así ampliar los conocimientos. Este mundillo tiene mucho que ofrecer, al igual que un servidor a vosotros los lectores.

Gonzalo Lara Camarón

Ingeniero de software a tiempo completo y apasionado del motor en mis ratos libres. Los coches me gustan desde que tengo memoria, pero fue descubrir las motos y la “enfermedad” fue a peor. Mi sueño es recorrer todos los rincones del mundo sobre dos ruedas.

J. Guillermo Pozo

Nací entre las historias de mi abuelo sobre su Derbi “cabeza de hormiga” y el terrorífico sonido del escape 4 en 1 de la GPX 600 de mi tío y la belleza de su Vmax 1200. Mi padre, fue mi primer profesor con su viejo SEAT 127, y mi madre, cuenta que aprendí las marcas de los coches antes que el alfabeto.

ender

Japan Rules!!

Javi Martín

Con 20 años no ponía ni una sola tilde y llegaba a cometer faltas como escribir 'hiba'. Algo digno de que me cortaran los dedos. Hoy, me gano un sueldo como redactor. ¡Las vueltas que da la vida! Si me vieran mis profesores del colegio o del instituto la charla sería de órdago. Pero aquí estoy, escribiendo sobre mi pasión donde me dejan. Si hace unos años me dicen que terminaría así, las carcajadas se habrían escuchado hasta en Australia, pero ahora no sabría vivir sin ello.

Delco

Más que la Historia, me gustan las viejas historias que huelen a asfalto, carreras y gasolina.