Moto del día: Yamaha Tracer 700

Moto del día: Yamaha Tracer 700

Una MT-07 con ganas de viajar


Tiempo de lectura: 4 min.

La Yamaha Tracer 700 es de esas motos que quieren ser un poco todo a la vez y que ponen a prueba las fronteras entre unos segmentos de motocicletas y otros, puesto que es un concepto mixto. Este modelo tiene un poco de turismo, un toque de deportiva, y unas gotitas de trail, todo ello aderezado con grandes cantidades de racionalidad y economía de uso para el día a día.

Si nos ponemos rigurosos, yo la calificaría como una S o una sport turismo. Motos similares, aunque sin encajar exactamente en este concepto, podrían ser la Kawasaki ER-6F, la Suzuki V-Strom 650 o, un paso por detrás en prestaciones y precio, la Honda CB 500 X. La Yamaha Tracer 700 deriva de la exitosa Yamaha MT-07.

De la MT-07 ya os hablamos hace unos días y os contamos que era una moto excelente para todo menos para viajar, por la ausencia de protección aerodinámica. Para solventar esta deficiencia, los de Iwata han presentado la Tracer 700, que incorpora un semicarenado como principal novedad.

Yamaha Tracer 700 11

Otros cambios respecto a la MT-07 son su basculante más largo, que aumenta la distancia entre ejes hasta 1.450 mm, con lo cual se consigue más estabilidad a alta velocidad, a cambio de sacrificar agilidad en virajes cerrados y tramos ratoneros.

El manillar también cambia. En la Tracer se ubica más elevado y tiene mayor anchura, todo ello para mejorar la ergonomía y la comodidad de marcha. El otro elemento novedoso de esta moto respecto a la MT es el subchasis trasero, que es totalmente diferente.

Incorpora un sillín de una sola pieza, más cómodo para el pasajero, y también cuenta con unas asas para que este cuente con mayor sujección. Esta nueva estructura también facilita la colocación de maletas laterales y un baúl trasero ya que es más robusto y está preparado para soportar mejor ese peso extra.

Yamaha Tracer 700 13

El resto de la moto es en general idéntico a la MT-07. El motor es la misma unidad CP2. Esta denominación hace referencia a su cigüeñal crossplane con los cilindros calados a 270 º, mientras que el 2 es por tratarse de un motor bicilindrico en linea.

Las cifras coinciden con su hermana naked: 690 cm3 y 75 CV de potencia a 9.000 vueltas. Destaca por su gran entrega de par a bajo y medio régimen, ya que consigue 68 Nm a tan solo 6.500 vueltas. No obstante, existe posibilidad de limitarlo a 48 CV para que la moto pueda ser conducida por los poseedores del carné A2.

Estéticamente la moto bebe la personalidad de la familia MT, pero aquí se ha diluido un poco esa imagen oscura, gamberra y de chico malo que tienen sus hermanas naked. La Tracer ofrece un lado un poco más amable y alegre, para atraer a otro tipo de cliente más formal y senior, que es el que suele decantarse por vehículos de este tipo.

Yamaha Tracer 700 8

En el apartado ciclo, el chasis también es compartido con la MT-07, con algún ajuste o modificación menor. Es de tipo diamante y está construido con tubos de acero. La suspensión delantera corre a cargo de una horquilla convencional de 41 mm mientras que atrás recurre al típico monoamortiguador central.

En cuanto a la frenada, en el eje delantero cuenta con una pareja de discos de 282 mm mordidos por pinzas de cuatro pistones, así que en este apartado está bastante por encima de sus “competidoras”. El ABS viene de serie. Atrás monta un rotor de 245 mm.

Al igual que la MT-07, uno de los aspectos más destacados de la Tracer es su bajo peso en orden de marcha, que se queda en unos muy razonables 196 kg. No pesa mucho más que la naked, y en parte es debido a la mayor capacidad de su depósito de gasolina que alcanza los 17 litros. Esta cifra, unido a su bajo consumo de poco má de cuatro litros, hace que la autonomía ronde los 400 km.

El secreto de Yamaha con estas motos, tanto la MT-07 como la Tracer, recala en ofrecer un producto muy versátil y equilibrado, con un motor de gran calidad y un precio asequible como principales reclamos. Con una tarifa de 8.300 euros nueva, destaca por su gran relación calidad precio.

COMPARTE
Sobre mí

Gonzalo Lara Camarón

Ingeniero de software a tiempo completo y apasionado del motor en mis ratos libres. Los coches me gustan desde que tengo memoria, pero fue descubrir las motos y la “enfermedad” fue a peor. Mi sueño es recorrer todos los rincones del mundo sobre dos ruedas.

COMENTARIOS

avatar
2000
 
smilegrinwinkmrgreenneutraltwistedarrowshockunamusedcooleviloopsrazzrollcryeeklolmadsadexclamationquestionideahmmbegwhewchucklesillyenvyshutmouth
Foto
 
 
 
  Suscribir  
Notificar de


NUESTRO EQUIPO

Pablo Mayo

Ingeniero de profesión, la mayor pasión de mi vida son los coches, y ahora también las motos. El olor a aceite, gasolina, neumático...hace que todos mis sentidos despierten. Embarcado en esta nueva aventura, espero que llegue a buen puerto con vuestra ayuda. Gracias por estar ahí.

Luis Blázquez

Aficionado al mundo del motor desde que fui concebido. Aprendí a leer con revistas de coches y, desde entonces, soy un completo enamorado de la gasolina. Como no se nace sabiendo todo, cada día es importante aprender algo nuevo y así ampliar los conocimientos. Este mundillo tiene mucho que ofrecer, al igual que un servidor a vosotros los lectores.

Ender

Japan Rules!!

Javi Martín

Con 20 años no ponía ni una sola tilde y llegaba a cometer faltas como escribir 'hiba'. Algo digno de que me cortaran los dedos. Hoy, me gano un sueldo como redactor. ¡Las vueltas que da la vida! Si me vieran mis profesores del colegio o del instituto, la charla sería de órdago.

Miguel Sánchez

Todo vehículo tiene al menos dos vidas. Así, normalmente pensamos en aquella donde disfrutamos de sus cualidades. Aquella en la que nos hace felices o nos sirve fielmente para un simple propósito práctico. Sin embargo, antes ha habido toda una fase de diseño en la que la ingeniería y la planificación financiera se han conjugado para hacerlo posible. Como redactor, es ésta la fase que analizo. Porque sólo podemos disfrutar completamente de algo comprendiendo de dónde proviene.

Mario Rodrigo

Sinceramente, el "bicho" de las motos me picó ya siendo adulto y desde entonces no he parado de disfrutar una y otra vez hasta que lo he convertido en parte de mi profesión. Tan pronto te hago una sesión de fotos que te destripo un motor o te transformo una moto en cafe racer. Las motos son mi pasión y me encanta todo lo que les rodea