Moto del día: Yamaha XVZ12D/XVZ 1200 Venture Royale

Moto del día: Yamaha XVZ12D/XVZ 1200 Venture Royale

La tourer ochentera de "altos vuelos" de la marca de los diapasones


Tiempo de lectura: 5 min.

Siempre que no paramos a pensar en una tourer de altos vuelos de los 80, seguramente no se nos venga a la mente la Yamaha XVZ12D o XVZ 1200. Más bien la Honda GL 1200 Goldwing sea la que primero visualicemos en nuestro subconsciente, entre otras cosas porque el gran Emilio Scotto las puso de moda cuando, con la variante de 1980 y 1.100 cc, se dedicó a darse viajes a todos los rincones del mundo.

Fruto de aquella devoradora de kilómetros de Honda y, por supuesto, las Harley-Davidson Electra Glide del otro lado del charco, Yamaha dio un paso hacia delante en el segmento con esta motocicleta, buscando además de una personalidad diferente a la de sus competidoras, sobre todo en el plano mecánico y de funcionamiento, un refinamiento general al alcance de muy pocos vehículos de dos ruedas, con un equipamiento Full equipe.

Además, con ella dio vida a una nueva saga, las Venture, que posteriormente terminarían sus días en detrimento de la Royal Star, que vería la luz en 1996. En cualquier caso, la XVZ 1200 seria el pistoletazo de salida de esta turismo de altos vuelos, que para 1984 estrenaría la variante Venture Royale. Estaba más equipada que la versión inicial y se mantendría en el mercado desde aquel 1984 hasta finales de 1986, momento en el que aparecería la Yamaha XVZ13D/XVZ 1300 Venture Royale.

La Yamaha XVZ 1200 TD Venture Royale se convertiría a mediados de los 80 en el máximo exponente en cuanto a confort y equipamiento dentro de la gama de la marca japonesa

La Yamaha XVZ 1200, en cualquiera de sus versiones, venía equipada con un propulsor tetracilindrico en V a 70º refrigerado por agua -el mismo que posteriormente se incorporaría en la todopoderosa Yamaha V-Max 1200 con los cambios pertinentes para convertirla en la Macho Bike más icónica de la historia- el cual sería puesto a punto para ofrecer una suavidad fuera de toda duda, gracias entre otras cosas a un doble eje de equilibrado.

La alimentación era mediante una batería de cuatro carburadores Mikuni BDS34, ayudados por el sistema de admisión YICS (Yamaha Induction Control System) diseñado por la propia marca y del cual ya te hablamos en este artículo sobre la Yamaha XJ 650. La mecánica quedó asociada a un cambio de cinco relaciones, con una quinta a modo de Overdrive.

Con estos datos técnicos, esta tourer ochentera de la marca de los diapasones lograría establecer una potencia de 97 CV a 7.000 RPM, con un par máximo de 107 Nm a 5.000 RPM. La velocidad máxima estaba en torno a los 190 km/h, aunque por su volumen y peso final no era muy recomendable intentar llegar a su límite en este aspecto, salvo en autopistas en linea recta con un asfalto en perfectas condiciones.

Yamaha XVZ12D Venture Royale 1983

Yamaha XVZ12D Venture Royale (1983) – Fotografía: Gary Swartz (Wikimedia Commons) CC BY-SA

Aun así, deberíamos estar muy entrenados con este tipo de mastodontes de dos ruedas para tenerlo todo bajo control. Con unas cotas más cercanas a un camión que a una moto, esta turismo japonesa estaría al nivel de la competencia en todos los aspectos, incluso en este. Prueba de ello son los 1.610 mm de distancia entre ejes o los 320 kilogramos que declaraba la marca en seco.

La longitud total llegaba hasta los 2.470 mm, mientras que la anchura en su punto máximo era de 920 mm. Además contaba con un depósito de 20 litros de carburante bajo el asiento, buscando bajar al máximo el centro de gravedad. En lo que no hay ningún ápice de duda es en la cantidad de elementos a modo de equipamiento con los que nos encontraríamos una vez estuviéramos a los mandos de la XVZ 1200 Venture Royale.

Desde un equipo de sonido con radio casete y varios altavoces distribuidos por diferentes puntos, que además contaban con un sistema de sonido modular que iba incrementando el volumen en función al ruido externo, pasando por una suspensión oleoneumática denominada CLASS (Computer Levelling Air Suspension System) con panel de control en uno de sus paneles laterales.

Yamaha XVZ12D Venture Royale 1984

Yamaha XVZ12D Venture Royale (1984) – Fotografía: Mike McManus (Wikimedia Commons) CC BY-SA

También cabe destacar un manillar regulable tanto en anchura como altura, gracias a las cuatro piezas que lo conformaban, sus asientos de cuero con respaldo para el pasajero y tres maletas integradas, o un completo cuadro de instrumentos con pantalla de información en el centro de este.

Sin duda, el punto fuerte de la Yamaha XVZ12D Venture Royale, además del mencionado equipamiento, era su potente motor con casi 100 CV a la rueda trasera, que a la postre se emplearía en la ya mítica V-Max 1200

Como vemos, todo estaba diseñado en la Yamaha XVZ 1200 Venture Royale por y para la conducción, de una manera cómoda y suave. A ello también ayudaba, además de la mencionada suspensión regulable -compuesta de una horquilla oleoneumatica frontal y un monoamortiguador dotado del mismo sistema en la zona posterior-, el sistema de embrague hidráulico o la transmisión por cardan, además de un equipo de frenado preparado para poder detener de una manera segura este tren de carretera: triple disco de 282 mm, dos de ellos delante y uno detrás, que además contaban con un sistema de frenada combinada de la época.

Lo que queda claro es que la Yamaha XVZ 1200 Venture Royale se haría un hueco en el mercado, sobre todo en el estadounidense, donde costaba en torno a los 7.500 dólares de la época, 1.500 más que la versión estándar -que no gozaba ni del completo equipo de sonido ni tampoco de la elaborada suspensión regulable-.

En cualquier caso, cualquiera de las dos se mostraron como grandes ruteras, que al igual que los modelos de la competencia, estaban destinadas a un público muy especial y exigente.

Calcula cuánto cuesta asegurar una Yamaha XVZ 1200 con nuestro comparador de seguros.

Comparador de seguros de moto
COMPARTE
Sobre mí

J. Rubio

Soy un enamorado del motor en general y de los vehículos clásicos y motocicletas en particular. Dedicado al mundo de la automoción desde hace unos años, disfruto probando toda clase de vehículos y escribiendo mis impresiones y experiencias sobre ellos.

COMENTARIOS

avatar
2000
 
smilegrinwinkmrgreenneutraltwistedarrowshockunamusedcooleviloopsrazzrollcryeeklolmadsadexclamationquestionideahmmbegwhewchucklesillyenvyshutmouth
Foto
 
 
 
  Suscribir  
Notificar de


NUESTRO EQUIPO

Pablo Mayo

Ingeniero de profesión, la mayor pasión de mi vida son los coches, y ahora también las motos. El olor a aceite, gasolina, neumático...hace que todos mis sentidos despierten. Embarcado en esta nueva aventura, espero que llegue a buen puerto con vuestra ayuda. Gracias por estar ahí.

Luis Blázquez

Aficionado al mundo del motor desde que fui concebido. Aprendí a leer con revistas de coches y, desde entonces, soy un completo enamorado de la gasolina. Como no se nace sabiendo todo, cada día es importante aprender algo nuevo y así ampliar los conocimientos. Este mundillo tiene mucho que ofrecer, al igual que un servidor a vosotros los lectores.

Gonzalo Lara Camarón

Ingeniero de software a tiempo completo y apasionado del motor en mis ratos libres. Los coches me gustan desde que tengo memoria, pero fue descubrir las motos y la “enfermedad” fue a peor. Mi sueño es recorrer todos los rincones del mundo sobre dos ruedas.

Jesús Guillermo Pozo

Nací entre las historias de mi abuelo sobre su Derbi 125 Especial y el terrorífico sonido del escape 4 en 1 de la GPX 600 de mi tío y la belleza de su Vmax 1200. Mi padre, fue mi primer profesor con su viejo SEAT 127, y mi madre, cuenta que aprendí las marcas de los coches antes que el alfabeto.

Ender

Japan Rules!!

Javi Martín

Con 20 años no ponía ni una sola tilde y llegaba a cometer faltas como escribir 'hiba'. Algo digno de que me cortaran los dedos. Hoy, me gano un sueldo como redactor. ¡Las vueltas que da la vida! Si me vieran mis profesores del colegio o del instituto la charla sería de órdago. Pero aquí estoy, escribiendo sobre mi pasión donde me dejan. Si hace unos años me dicen que terminaría así, las carcajadas se habrían escuchado hasta en Australia, pero ahora no sabría vivir sin ello.

Miguel Sánchez

Todo vehículo tiene al menos dos vidas. Así, normalmente pensamos en aquella donde disfrutamos de sus cualidades. Aquella en la que nos hace felices o nos sirve fielmente para un simple propósito práctico. Sin embargo, antes ha habido toda una fase de diseño en la que la ingeniería y la planificación financiera se han conjugado para hacerlo posible. Como redactor, es ésta la fase que analizo. Porque sólo podemos disfrutar completamente de algo comprendiendo de dónde proviene.

Sanaa Mokaddam