Menu

Moto del día: Peraves EcoMobile

Una moto del pasado futuro

Moto del día: Peraves EcoMobile

Unir lo mejor de cada mundo es la idea de todo ingeniero. Quién no quiere una máquina polivalente que se ajuste a todas nuestras necesidades, e incluso algunas más por si las moscas. Esto es lo que nos propone la moto del día de hoy: la comodidad de que hasta dos ocupantes puedan viajar en cualquier momento del año, más seguridad, pero con la dinámica y sensaciones que implican conducir una moto. Así es la Peraves EcoMobile.

Aquellos con una motocicleta entienden una verdad universal: en comparación con los coches, las motocicletas siempre han ofrecido mayor entretenimiento. Por lo general, aceleran más rápido, se detienen en distancias más cortas, involucran al piloto en el medio ambiente en lugar de aislarlo entre “cuatro paredes” e incluso gastan menos. Salvando (mucho) las distancias, es como una bicicleta para niños mayores.

Pero cuándo las condiciones climáticas se ponen feas, el placer de conducir una motocicleta se ve contrarrestado por el inconveniente de tener una visión perpetuamente dañada, extremidades potencialmente congeladas y la miseria de la ropa mojada, incluso con el mejor equipo de lluvia. El vehículo ideal, entonces, sería aquel que exhibiera los aspectos positivos de una motocicleta, al mismo tiempo que anula sus inconvenientes.

Peraves Ecomobile 3

Arnold Wagner, desde tierras suizas, nos presentaba esta peculiar motocicleta hace 30 años. Y es que la historia de la Peraves EcoMobile viene de tiempo atrás. Los primeros vehículos bajo esta concepción datan de 1984, con el modelo “Oemil” (OEkoMobIL). Contaba con un motor prestado de la BMW R 100. Con el paso de los años fue evolucionando, hasta el modelo que tratamos hoy.

Al igual que cualquier otra moto, se asentaba sobre dos ruedas en lugar de cuatro, excepto a bajas velocidades. En este caso, o cuando detuviésemos por completo la moto, los ruedines se desplegaban de los laterales de la carrocería para implementar más estabilidad a la Peraves EcoMobile. Porque con 3,65 metros de largo, 1,52 de alto y 1,25 de ancho, no es una moto ligera. Concretamente, son 485 kilos de masa.

Como una moto, el puesto de conducción cuenta con un manillar y no con un volante, y es capaz de conseguir grandes ángulos de inclinación en las curvas (hasta 55 grados). Gracias a su bajo coeficiente aerodinámico (0,19 Cd), logra un consumo medio de 4,7 l/100 km, también como una moto, aunque bien es cierto que su velocidad máxima se acerca más a la de un coche, con más de 250 km/h de punta sin que el viento te despeine.

Peraves Ecomobile 1

El motor de combustión interna continuó siendo de origen bávaro. Siguiendo los pasos de aquel que daba vida a las BMW R 100 y K 100, se implementó uno más moderno, el de la BMW K 1200 de 115 CV. Con este bloque, la Peraves EcoMobile podía lanzarse hasta los 100 km/h desde parado en menos de 6 segundos. La transmisión de cinco velocidades, también BMW, fue modificada para alojar una marcha atrás a costa de perder la quinta relación.

Uno de los propietarios de la Peraves EcoMobile la estrelló a 250 km/h, y vivió para contarlo. Eso habla bien de su seguridad

Sin embargo, como un coche, la Peraves EcoMobile cuenta con una pareja de asientos verticales con respaldo y reposacabezas, emplea cinturones de seguridad de tres puntos, mantiene al conductor y al pasajero (en tándem) seguros en una cabina de Kevlar, e incluso cuenta con algunas comodidades como un sistema de audio y aire acondicionado. Su bajo centro de gravedad y gran distancia entre ejes garantiza estabilidad y manejo.

De todas sus bondades, un precio de venta asequible no es una de ellas. Esencialmente construido a mano en volúmenes muy bajos con componentes premium, Peraves carece del poder de compra asociado con mayores economías de escala. Además, la compleja construcción del monocasco de Kevlar requiere muchas horas de mano de obra calificada. ¿En qué se traduce esto? En un precio de partida de 52.000 euros.

A pesar de esta cuantiosa suma de dinero, Peraves ha construido cerca de 100 EcoMobile entre 1984 y 2005, antes de presentar la última versión en 2007, la Peraves MonoTracer. Mismo motor y misma filosofía, pero actualizada al Siglo XXI. Incluso también está disponible una versión eléctrica de 200 CV capaz de ofrecer una autonomía de hasta 250 kilómetros.

COMPARTE
Sobre mí

Luis Blázquez

Aficionado al mundo del motor desde que fui concebido. Aprendí a leer con revistas de coches y, desde entonces, soy un completo enamorado de la gasolina. Como no se nace sabiendo todo, cada día es importante aprender algo nuevo y así ampliar los conocimientos. Este mundillo tiene mucho que ofrecer, al igual que un servidor a vosotros los lectores.

COMENTARIOS

avatar
2000
 
smilegrinwinkmrgreenneutraltwistedarrowshockunamusedcooleviloopsrazzrollcryeeklolmadsadexclamationquestionideahmmbegwhewchucklesillyenvyshutmouth
Foto
 
 
 
  Suscribir  
Notificar de


NUESTRO EQUIPO

Pablo Mayo

Ingeniero de profesión, la mayor pasión de mi vida son los coches, y ahora también las motos. El olor a aceite, gasolina, neumático...hace que todos mis sentidos despierten. Embarcado en esta nueva aventura, espero que llegue a buen puerto con vuestra ayuda. Gracias por estar ahí.

Javier Costas

Me gustan los coches desde que tengo uso de razón (o antes), las motos siempre me han inspirado mucho respeto, y sin saber cómo, ya me han enganchado.

Luis Blázquez

Aficionado al mundo del motor desde que fui concebido. Aprendí a leer con revistas de coches y, desde entonces, soy un completo enamorado de la gasolina. Como no se nace sabiendo todo, cada día es importante aprender algo nuevo y así ampliar los conocimientos. Este mundillo tiene mucho que ofrecer, al igual que un servidor a vosotros los lectores.

Gonzalo Lara Camarón

Ingeniero de software a tiempo completo y apasionado del motor en mis ratos libres. Los coches me gustan desde que tengo memoria, pero fue descubrir las motos y la “enfermedad” fue a peor. Mi sueño es recorrer todos los rincones del mundo sobre dos ruedas.

J. Guillermo Pozo

Nací entre las historias de mi abuelo sobre su Derbi “cabeza de hormiga” y el terrorífico sonido del escape 4 en 1 de la GPX 600 de mi tío y la belleza de su Vmax 1200. Mi padre, fue mi primer profesor con su viejo SEAT 127, y mi madre, cuenta que aprendí las marcas de los coches antes que el alfabeto.

ender

Japan Rules!!

Javi Martín

Con 20 años no ponía ni una sola tilde y llegaba a cometer faltas como escribir 'hiba'. Algo digno de que me cortaran los dedos. Hoy, me gano un sueldo como redactor. ¡Las vueltas que da la vida! Si me vieran mis profesores del colegio o del instituto la charla sería de órdago. Pero aquí estoy, escribiendo sobre mi pasión donde me dejan. Si hace unos años me dicen que terminaría así, las carcajadas se habrían escuchado hasta en Australia, pero ahora no sabría vivir sin ello.