El Italjet Dragster 500GP es el scooter más radical que se ha desarrollado hasta el momento

El Italjet Dragster 500GP es el scooter más radical que se ha desarrollado hasta el momento

A su espectacular diseño hay que sumar el hecho de contar con un caja de cambios manual


Tiempo de lectura: 5 min.

Quizá no te suene de nada el nombre de Leopoldo Tartarini, pero sí que conocerás uno muy ligado a este señor: Italjet. Tartarini fue, ni más ni menos, que el fundador de Italjet allá por los años 60, después de haber estado participando como piloto en diferentes competiciones como la Milán-Taranto (la cual ganó con un disecar de fabricación propia con motor BSA) o como el MotoGiro d’Italia (donde participó y ganó, con una Benelli 125 preparada por él mismo). Ejemplos de las actividades de este italiano nacido en Bolonia en 1932, que le llevaron a convertirse en fabricante en 1960. No tardó en lograr nuevos éxitos con su propia marca, la cual, por cierto, se denominaba en primera instancia Italemmezeta, pasando a ser Italjet en 1966.

La historia de Italjet está repleta de curiosidades e incluso de contratos importantes para el motociclismo español, al ser importador oficial de Bultaco para Italia a finales de los años 70. Siempre ha destacado por ideas peculiares, como la Italjet Pack-a-way, una moto plegable con ruedas pequeñas lanzada en 1978, o la Italjet Kit-Kat, un ciclomotor también plegable lanzado al mercado mucho antes que el Pack-a-way, en 1968.

No obstante, a muchos les sonarán mucho más los modelos más recientes, como el Italjet Fórmula, que se comercializó a finales de los 90 en versión de 50 centímetros cúbicos o con un llamativo motor bicilíndrico de 125 centímetros cúbicos, o bien, la joya de la corona actualmente, el particular y superinnovador Italjet Dragster, el cual, acaba de ser totalmente reeditado hace poco, pero que en su primera generación también montó el curioso propulsor de 125 centímetros cúbicos con dos cilindros y ciclo “dos tiempos” (y con una versión con motor de 180 centímetros cúbicos). De hecho, el Dragster es, actualmente, su único modelo a la venta y al cual, la marca denomina “superbike urbana”.

italjet dragster500gp (1)

¿Pero qué locura es esta?

Animado por dos motores de pequeño tamaño, uno de 125 y otro de 200 centímetros cúbicos, no parecía muy superbike, pero en la marca tienen ideas muy locas y han presentado el que, quizá, sea el scooter más cañero de cuantos hay en el mercado. Lo han llamado Italjet Dragster 500GP, y de scooter tiene bastante poco. Por el momento, es un prototipo, pero no dudamos ni por un momento de que mercado hay para semejante aparato.

Lo primero que llama la atención, obviamente, es su estética, muy radical. Se basa en el nuevo Dragster, como cabría esperar, un scooter ya por sí solo fuera de lo normal, pero en esta coacción todo resulta más espectacular. A simple vista se aprecia mucho más “gordo”, con suspensiones muy cortas y ruedas grandes. Visto de perfil parece como si lo hubieran cortado a la mitad y luego, han vuelto a empalmar las dos partes del scooter, sensación propiciada por la nueva mecánica elegida para esta interesante creación, que ha obligado a retrasar el basculante.

Dicho propulsor es un monocilíndrico de 450 centímetros cúbicos, cuatro tiempos y culata de cuatro válvulas, refrigeración líquida y eje de equilibrado. Según la marca, rinde 43 CV a 8.000 revoluciones y 43 Nm de par a 6.000 revoluciones, cifras que no son las más espectaculares de la categoría, pero que cuentan con un aliado inesperado: una caja de cambios manual de seis relaciones. Y es una transmisión tradicional, es decir, con embrague en el puño izquierdo y selector de marchas accionable con el pie izquierdo, nada de automatismos como llevaba el Suzuki Burgman 650, por poner un ejemplo. El escape sale por debajo del propulsor.

italjet dragster500gp (3)

Chasis de aluminio fundido y menos de 200 kilos de peso

El chasis, a simple vista, parece el mismo que emplea el Dragster a la venta actualmente, pero en realidad es específico para este modelo. Como se aprecia en las fotos, mantiene su arquitectura tubular y se fabrica con aluminio fundido, pero emplea en motor como parte estructural, al anclar el basculante y el subchasis trasero a él. La zona de la pipa de dirección es totalmente diferente respecto a los Dragster 125 y 200, ya que tiene que dar soporte a una nueva horquilla delantera invrtida, con barras de 47 milímetros de diámetro. Atrás se ha optado por montar dos amortiguadores casi tumbados. Tanto la suspensión delantera como la trasera, son totalmente ajustables en extensión, compresión y precarga.

La particular estructura del Italjet Dragster 500GP, permite que no sea un scooter muy pesado, anunciando 180 kilos en total. Un Yamaha T-Max, por ejemplo, roza los 220 kilos, aunque también es cierto que tiene una carrocería mucho más grande y un motor con poco más de 100 centímetros cúbicos adicionales. El SYM Maxsym TL508, que por concepción y aspiraciones es muy similar al T-Max y, por tanto, lo más parecido a un scooter deportivo que se puede encontrar, también pesa bastante más, llegando a los 227 kilos. Aclarar, no obstante, que no hay nada en el mercado que se pueda comparar directamente con el Italjet Dragster, ni en las cilindradas más populares ni, como en esta ocasión, en los 500 centímetros cúbicos.

Dejando clara su condición de vehículo radical, los frenos montan pinzas de anclaje radical con cuatro pistones delante, que actúan sobre discos de 270 milímetros, mientras que los neumáticos tienen medidas de 120/70 R15 delante y 160/60 R15 detrás.

Lo mejor de este Italjet Dragster 500GP, es que pasará a producción en 2024, al menos así lo afirmaron desde la propia mara. Cuando esto suceda, será el scooter más radical y deportivo del mercado.

COMPARTE
Sobre mí

Javi Martín

Con 20 años no ponía ni una sola tilde y llegaba a cometer faltas como escribir 'hiba'. Algo digno de que me cortaran los dedos. Hoy, me gano un sueldo como redactor. ¡Las vueltas que da la vida! Si me vieran mis profesores del colegio o del instituto, la charla sería de órdago.

COMENTARIOS

avatar
2000
 
smilegrinwinkmrgreenneutraltwistedarrowshockunamusedcooleviloopsrazzrollcryeeklolmadsadexclamationquestionideahmmbegwhewchucklesillyenvyshutmouth
Foto
 
 
 
  Suscribir  
Notificar de


NUESTRO EQUIPO

Pablo Mayo

Ingeniero de profesión, la mayor pasión de mi vida son los coches, y ahora también las motos. El olor a aceite, gasolina, neumático...hace que todos mis sentidos despierten. Embarcado en esta nueva aventura, espero que llegue a buen puerto con vuestra ayuda. Gracias por estar ahí.

Ender

Japan Rules!!

Javi Martín

Con 20 años no ponía ni una sola tilde y llegaba a cometer faltas como escribir 'hiba'. Algo digno de que me cortaran los dedos. Hoy, me gano un sueldo como redactor. ¡Las vueltas que da la vida! Si me vieran mis profesores del colegio o del instituto, la charla sería de órdago.

Miguel Sánchez

Todo vehículo tiene al menos dos vidas. Así, normalmente pensamos en aquella donde disfrutamos de sus cualidades. Aquella en la que nos hace felices o nos sirve fielmente para un simple propósito práctico. Sin embargo, antes ha habido toda una fase de diseño en la que la ingeniería y la planificación financiera se han conjugado para hacerlo posible. Como redactor, es ésta la fase que analizo. Porque sólo podemos disfrutar completamente de algo comprendiendo de dónde proviene.

Mario Rodrigo

Sinceramente, el "bicho" de las motos me picó ya siendo adulto y desde entonces no he parado de disfrutar una y otra vez hasta que lo he convertido en parte de mi profesión. Tan pronto te hago una sesión de fotos que te destripo un motor o te transformo una moto en cafe racer. Las motos son mi pasión y me encanta todo lo que les rodea