Menu

Moto del día: Italjet Dragster 180

Un scooter poco convencional

Moto del día: Italjet Dragster 180

Hoy toca recordar un scooter poco convencional: el Italjet Dragster 180. A simple vista puede parecer un scooter más, de los muchos que vemos por la ciudad, pero si nos fijamos más de cerca veremos detalles que llaman la atención, como su horquilla delantera de dirección desacoplada, solución vista en motos más grandes y caras como la Yamaha GTS 1000, la Vyrus 987 o la Bimota Tesi 1D.

Italjet Moto Srl es una compañía italiana que fabrica motocicletas desde 1959, así que este año es su 60 aniversario. Fue fundada por Leopoldo Tartarini en San Lazzaro (Bolonia, Italia) y desde 2005 está dirigida por Massimo Tartarini, el hijo del fundador. Continúan en la misma ciudad, pero han cambiado la sede a la localidad de Castel Guelfo di Bologna.

El modelo Dragster 180 nació en 1998 y se mantuvo en el mercado hasta 2003, aunque a finales del año pasado la marca ha presentado en el EICMA de Milán una nueva Italjet Dragster, que revivirá este mítico modelo y llegará en junio de este mismo año 2019.

Una curiosidad más del Italjet Dragster 180 es que montaba catalizador para disminuir las emisiones

Pero centrémonos en el Dragster 180 de 1998. Como decíamos, se comercializó hasta 2003, aunque en 2007 se reeditó la marca Dragster para los otros dos modelos que se comercializaban: el de 50 y 125 cm3. El Dragster 180 quizá era el más interesante por ser el que mejor relación precio-potencia tenía. Por encima se situaba el Dragster 250.

El motor provenía de la Gilera Runner, que al igual que Italjet, disponía de 50,125 y 180 cm3, aparte de otro de 200 cm3. El motor era un monocilíndrico de dos tiempos refrigerado por líquido con 176 cm3 de cubicaje, que ofrecía un rendimiento de 19 CV a 8.000 RPM. Con su peso de 103 kg conseguía una velocidad máxima de 122 km/h, suficiente para poder realizar viajes largos aunque no fuera su cometido principal.

El chasis de este scooter queda a la vista de manera intencionada, intentando emular en cierta medida a las naked de chasis de celosía. El frontal se caracteriza por su morro afilado y prominente y la suspensión de dirección desacoplada con un conjunto muelle-amortiguador push-rod, situado entre los pies; muy sofisticado para tratarse de un scooter.

En la parte trasera resultaba algo más convencional, con un monobrazo suspendido mediante un único conjunto muelle-amortiguador, situado cuasi perpendicular al asiento. Montaba discos tanto delante como detrás, y sus neumáticos era de medida 120/70 R11 al frente y 130/70 R12 en la parte posterior.

No todo eran buenas palabras: algunos usuarios se quejaban de vibraciones extrañas en el eje delantero cuando se circulaba a baja velocidad o de su excesivo ruido. En nuestro país, los últimos Italjet Dragster 180 se vendían nuevos por unos 2.900 euros. Era un precio algo alto para un scooter, pero la exclusividad de la suspensión delantera y su diseño tan particular lo justificaban.

COMPARTE
Sobre mí

Pablo Mayo

Ingeniero de profesión, la mayor pasión de mi vida son los coches, y ahora también las motos. El olor a aceite, gasolina, neumático...hace que todos mis sentidos despierten. Embarcado en esta nueva aventura, espero que llegue a buen puerto con vuestra ayuda. Gracias por estar ahí.

COMENTARIOS

avatar
2000
 
smilegrinwinkmrgreenneutraltwistedarrowshockunamusedcooleviloopsrazzrollcryeeklolmadsadexclamationquestionideahmmbegwhewchucklesillyenvyshutmouth
Foto
 
 
 
  Suscribir  
Notificar de


NUESTRO EQUIPO

Pablo Mayo

Ingeniero de profesión, la mayor pasión de mi vida son los coches, y ahora también las motos. El olor a aceite, gasolina, neumático...hace que todos mis sentidos despierten. Embarcado en esta nueva aventura, espero que llegue a buen puerto con vuestra ayuda. Gracias por estar ahí.

Javier Costas

Me gustan los coches desde que tengo uso de razón (o antes), las motos siempre me han inspirado mucho respeto, y sin saber cómo, ya me han enganchado.

Luis Blázquez

Aficionado al mundo del motor desde que fui concebido. Aprendí a leer con revistas de coches y, desde entonces, soy un completo enamorado de la gasolina. Como no se nace sabiendo todo, cada día es importante aprender algo nuevo y así ampliar los conocimientos. Este mundillo tiene mucho que ofrecer, al igual que un servidor a vosotros los lectores.

Gonzalo Lara Camarón

Ingeniero de software a tiempo completo y apasionado del motor en mis ratos libres. Los coches me gustan desde que tengo memoria, pero fue descubrir las motos y la “enfermedad” fue a peor. Mi sueño es recorrer todos los rincones del mundo sobre dos ruedas.

J. Guillermo Pozo

Nací entre las historias de mi abuelo sobre su Derbi “cabeza de hormiga” y el terrorífico sonido del escape 4 en 1 de la GPX 600 de mi tío y la belleza de su Vmax 1200. Mi padre, fue mi primer profesor con su viejo SEAT 127, y mi madre, cuenta que aprendí las marcas de los coches antes que el alfabeto.

ender

Japan Rules!!

Javi Martín

Con 20 años no ponía ni una sola tilde y llegaba a cometer faltas como escribir 'hiba'. Algo digno de que me cortaran los dedos. Hoy, me gano un sueldo como redactor. ¡Las vueltas que da la vida! Si me vieran mis profesores del colegio o del instituto la charla sería de órdago. Pero aquí estoy, escribiendo sobre mi pasión donde me dejan. Si hace unos años me dicen que terminaría así, las carcajadas se habrían escuchado hasta en Australia, pero ahora no sabría vivir sin ello.

Delco

Más que la Historia, me gustan las viejas historias que huelen a asfalto, carreras y gasolina.