Husqvarna Svartpilen 125 2021: al asalto del segmento de 125 cc con estilo propio

Husqvarna Svartpilen 125 2021: al asalto del segmento de 125 cc con estilo propio

4.949 euros no son pocos, pero pocos modelos cuentan con argumentos tan convincentes


Tiempo de lectura: 4 min.

Ayer fue el día en el que Husqvarna ha presentado su quinto modelo cien por cien asfáltico. Tras las dos Vitpilen (701-401), y las dos Svartpilen (701-401), esta última recibe su propia versión de 125 cc ,apta para los usuarios del A1 y carné B con tres años de antigüedad. No hace falta decir que la base de esta moto (y de sus hermanas mayores), son las KTM equivalentes, pero Husqvarna ha sabido crear perfectamente su propia línea de estilo, creando así un producto que podríamos considerar más premium. La Husqvarna Svartpilen 125 2021 no es una 125 al uso, ni en componentes ni tampoco en precio.

Husqvarna ha jugado la baza de apurar al máximo la normativa, homologando los 11 kW (15 CV para entendernos) que fija como límite la categoría de 125 cc. Con unas cotas de 58×47,2 mm, es un propulsor al que le gusta girar alegre, alto de vueltas, y que sube con ganas al ser de carrera corta. Se nota muy deportivo. Va enjaulado, literalmente, en un chasis tubular de acero al cromo molibdeno, recubierto de pintura en polvo.

Los suecos han querido diferenciarse dando notas de color bronce a las tapas del embrague y alternador, las cuales combinan con otros elementos en negro o aluminio cepillado. Hay que tener en cuenta que incluso algunas de las piezas usadas son de aluminio forjado, de ahí que digamos que no es una 125 normal, y que obviamente esto redunde en el precio final que es más elevado que la media.

Husqvarna Svartpilen 125 2021 03

De igual forma, la parte de ciclo también está muy por encima de lo que se esperaría en una moto de estas características. Estos mismos componentes son usados en las Svartpilen 401 y Vitpilen 401, por lo que están claramente sobredimensionados. Horquilla WP APEX de 43 mm, amortiguador sin bieletas regulable en precarga y un recorrido de 142 mm en ambos trenes.

En el equipo de frenos, la Husqvarna Vitpilen 125 2021 ofrece incluso un disco delantero de mayores dimensiones que la KTM 125 Duke, llegando a ser de 320 mm y mordido por una pinza de cuatro pistones y anclaje radial, que viene firmada por ByBre. Para los que no lo sepan, esta es la marca “blanca” de Brembo, y de ahí el nombre: By Bre-mbo. Monta la última versión del ABS de Bosch, la centralita 10.1 MB, y se puede desconectar parcialmente (solo la rueda trasera) para hacer el gamberro.

Aunque es una moto pensada para circular por ciudad o alrededores, su aspecto hace necesario el uso de neumáticos de corte mixto. En los últimos años hemos visto como una elección buena de neumáticos, puede redondear el conjunto desde un punto de vista estético. En este caso, monta Pirelli Scorpion Rally SRT.

Husqvarna Svartpilen 125 2021 09

La estética de la Husqvarna Vitpilen 125 2021 clava a la de sus hermanas, con una carrocería que parece esculpida de un bloque de metal, un colín casi inexistente que recurre a un portamatrículas flotante anclado al basculante, y un frontal también minimalista. El faro LED es ya una seña de identidad de la casa, con una instrumentación en la que toda la información se aglutina en un reloj de forma circular. El peso del conjunto es de 146 kg en seco.

Todo este derroche de calidades y componentes de primera calidad tiene un problema, y es el mismo que tiene la KTM 125 Duke: el precio. La Husqvarna Vitpilen 125 2021, que está ya disponible en los concesionarios, cuesta lo mismo que su prima austriaca: 4.949 euros. Es incluso más cara que la Honda CB 125 R, que tampoco es precisamente de las asequibles debido precisamente a la calidad y uso de piezas de aluminio, y no de plástico.

Esto nos lleva a una encrucijada: ¿cuánta gente con el A1 o el B, que solamente puede llevar una 125, se gastará casi 5.000 euros en esta moto? Sobre todo si tenemos en cuenta que, por ejemplo, una Honda CB 300 R cuesta 5.075 euros (eso son poco más de 100 euros más), ofreciendo el doble de caballos. O sin salirnos del grupo KTM-Husqvarna, una 390 Duke o Vitpilen 401, son unos 5.650 euros pero ya con 44 CV. Difícil tesitura. Y sí, claro que hay un montón de naked de 125 cc mucho más baratas, pero también con una calidad inferior.

Galería de fotos

COMPARTE
Sobre mí

Ender

Japan Rules!!

COMENTARIOS

avatar
2000
 
smilegrinwinkmrgreenneutraltwistedarrowshockunamusedcooleviloopsrazzrollcryeeklolmadsadexclamationquestionideahmmbegwhewchucklesillyenvyshutmouth
Foto
 
 
 
  Suscribir  
Notificar de


NUESTRO EQUIPO

Pablo Mayo

Ingeniero de profesión, la mayor pasión de mi vida son los coches, y ahora también las motos. El olor a aceite, gasolina, neumático...hace que todos mis sentidos despierten. Embarcado en esta nueva aventura, espero que llegue a buen puerto con vuestra ayuda. Gracias por estar ahí.

Javier Costas

Me gustan los coches desde que tengo uso de razón (o antes), las motos siempre me han inspirado mucho respeto, y sin saber cómo, ya me han enganchado.

Luis Blázquez

Aficionado al mundo del motor desde que fui concebido. Aprendí a leer con revistas de coches y, desde entonces, soy un completo enamorado de la gasolina. Como no se nace sabiendo todo, cada día es importante aprender algo nuevo y así ampliar los conocimientos. Este mundillo tiene mucho que ofrecer, al igual que un servidor a vosotros los lectores.

Gonzalo Lara Camarón

Ingeniero de software a tiempo completo y apasionado del motor en mis ratos libres. Los coches me gustan desde que tengo memoria, pero fue descubrir las motos y la “enfermedad” fue a peor. Mi sueño es recorrer todos los rincones del mundo sobre dos ruedas.

J. Guillermo Pozo

Nací entre las historias de mi abuelo sobre su Derbi “cabeza de hormiga” y el terrorífico sonido del escape 4 en 1 de la GPX 600 de mi tío y la belleza de su Vmax 1200. Mi padre, fue mi primer profesor con su viejo SEAT 127, y mi madre, cuenta que aprendí las marcas de los coches antes que el alfabeto.

Ender

Japan Rules!!

Javi Martín

Con 20 años no ponía ni una sola tilde y llegaba a cometer faltas como escribir 'hiba'. Algo digno de que me cortaran los dedos. Hoy, me gano un sueldo como redactor. ¡Las vueltas que da la vida! Si me vieran mis profesores del colegio o del instituto la charla sería de órdago. Pero aquí estoy, escribiendo sobre mi pasión donde me dejan. Si hace unos años me dicen que terminaría así, las carcajadas se habrían escuchado hasta en Australia, pero ahora no sabría vivir sin ello.

J. Rubio

Soy un enamorado del motor en general y de los vehículos clásicos y motocicletas en particular. Dedicado al mundo de la automoción desde hace unos años, disfruto probando toda clase de vehículos y escribiendo mis impresiones y experiencias sobre ellos.

Luis Martínez

Cuando era un niño, no podía pasar una semana sin el nuevo número de mi revista de coches favorita. De adolescente, descubrí que me apasionaba escribir, divulgar y comunicar ideas. Ahora me encuentro dando mis primeros pasos en la profesión que me apasiona de la mano de la afición que ocupó buena parte de mi infancia, toda una suerte que demuestra las vueltas que puede dar la vida.

Elena Lebrón

Soy Elena Lebrón, una joven periodista que desde los 16 años bucea entre grasa y aceite. A los 20, tuve un grave accidente de moto y entendí que faltaban mujeres que hablaran de velocidad y seguridad, y sobre todo mujeres que aportaran información útil y diferente sobre el motor. El motor siempre ha sido una cosa de hombres y las mujeres también tenemos mucho que decir así que toca gritar bien alto :  ¡Gas amigas!