Moto del día: Cushman Auto-Glide

Moto del día: Cushman Auto-Glide

El primer scooter americano que derivaría en una versión militar


Tiempo de lectura: 3 min.

Si hacéis memoria, es más que probable que os acordaréis del Cushman 53 Airborne Scooter. Un vehículo militar desarrollado para el ejercito norteamericano y que podía ser lanzado en paracaídas. Pero antes de este modelo, la empresa que lo había desarrollado, Cushman, ya tenía experiencia fabricando scooter civiles. En nuestro repaso a la historia de estos polifacéticos vehículos, lo suyo es hablar del Cushman Auto-Glide como el sucesor del Unibus, y considerarlo como el primer scooter americano. Desde aquí ya es fácil llegar a la Vespa MP6 de 1946. Y como se suele decir: el resto ya es historia.

Cushman es una de las empresas americanas más antiguas dedicadas a negocios relacionados con motores. Su nacimiento se remonta a 1903, cuando los hermanos Everett y Clinton Cushman fundaron la empresa en Licoln (Nebraska). Diez años después se pasaría a denominar Cushman Motor Works. Fabricaría su primer motor de cuatro tiempos en 1922, conocido popularmente como Husky (aunque no tiene nada que ver con Husqvarna), y fue ampliamente utilizado en bombas, cortacésped, barcos y un sin fin de máquinas agrícolas.

En 1934, John y Charles Ammon, quienes dirigían la Easy Manufacturing Company, se asociaron con Cushman. Un año después, llegó a la planta de montaje un joven que había fabricado un scooter a partir de un motor de lavadora. Buscaba recambios para él, pero lo que consiguió en verdad fue intrigar a Charles Ammon, quien tras ver su vehículo no tardo en encendérsele la bombilla.

Cushman Auto Glide 01

En 1936, Cushman puso en la calle un motofurgón ligero que iba animado por el motor Husky de 4 CV. Fue muy utilizado en fábricas, servicio de correos y aeropuertos pues podía mover grandes volúmenes de carga (unos 165 kg).

Los primeros modelos llevan dos ruedas delante y una detrás, pero luego pensaron que si le daban la vuelta a una configuración tipo delta, una rueda delante y dos detrás, podrían llevar más carga. Y así fue, hasta 800 kg. Para que os hagáis una idea de su éxito, este motofurgón se sigue fabricando.

Con la experiencia adquirida, en 1937 se creó el Cushman Auto-Glide. Era un scooter básico y carente de ningún tipo de lujo. Muy americano. Un chasis de acero tipo U, un motor ubicado bajo el asiento, solamente un freno trasero accionado por pedal y sin suspensión (solo había muelles en el asiento). El motor era una versión con menos chicha del Husky, ya que con 222 cc daba 1,5 CV. A medida que pasaban los años, la evolución (y las ventas) fue vertiginosa.

1945 cushman auto glide

Cushman Auto-Glide Model 52 de 1945

La potencia del motor aumentó hasta los 2 CV, se lanzó una versión carenada (la que os mostramos en portada), había versiones con embrague centrífugo y otros con cajas de cambios de dos velocidades e incluso un sidecar.

Una de sus señas de identidad es el pedal de arranque, que en vez de estar montado en un lateral se ubica justo debajo del asiento, entre las piernas. Este fue el diseño básico con el que luego se perfeccionarían los citados Cushman 53 Airborne Scooter, surgidos unos años después. Cushman mantuvo su línea de producción de scooters Auto-Glide, introduciendo mejoras en motores, suspensiones, acabados, más versiones, etc.

En 1965, la empresa cesó su actividad en este segmento, dedicándose ya únicamente a vehículos de tres ruedas, carritos de golf y cortacésped. Unos años antes, en Bélgica, se construyeron algunos de ellos bajo la marca Belgian-Cushman, donde se había hecho con la licencia para Europa.

La foto de portada muestra un Cushman Auto-Glide de los primeros (1938), expuesto en el Volo Auto Museum de Illinois. La foto del modelo rojo es ya posterior, un Auto-Glide Model 52 fechado en 1945 y ya con suspensión delantera. Se trata de un ejemplar subastado por Mecum.

Comparador de seguros de coche
COMPARTE
Sobre mí

Ender

Japan Rules!!

COMENTARIOS

avatar
2000
 
smilegrinwinkmrgreenneutraltwistedarrowshockunamusedcooleviloopsrazzrollcryeeklolmadsadexclamationquestionideahmmbegwhewchucklesillyenvyshutmouth
Foto
 
 
 
  Suscribir  
Notificar de


NUESTRO EQUIPO

Pablo Mayo

Ingeniero de profesión, la mayor pasión de mi vida son los coches, y ahora también las motos. El olor a aceite, gasolina, neumático...hace que todos mis sentidos despierten. Embarcado en esta nueva aventura, espero que llegue a buen puerto con vuestra ayuda. Gracias por estar ahí.

Javier Costas

Me gustan los coches desde que tengo uso de razón (o antes), las motos siempre me han inspirado mucho respeto, y sin saber cómo, ya me han enganchado.

Luis Blázquez

Aficionado al mundo del motor desde que fui concebido. Aprendí a leer con revistas de coches y, desde entonces, soy un completo enamorado de la gasolina. Como no se nace sabiendo todo, cada día es importante aprender algo nuevo y así ampliar los conocimientos. Este mundillo tiene mucho que ofrecer, al igual que un servidor a vosotros los lectores.

Gonzalo Lara Camarón

Ingeniero de software a tiempo completo y apasionado del motor en mis ratos libres. Los coches me gustan desde que tengo memoria, pero fue descubrir las motos y la “enfermedad” fue a peor. Mi sueño es recorrer todos los rincones del mundo sobre dos ruedas.

J. Guillermo Pozo

Nací entre las historias de mi abuelo sobre su Derbi “cabeza de hormiga” y el terrorífico sonido del escape 4 en 1 de la GPX 600 de mi tío y la belleza de su Vmax 1200. Mi padre, fue mi primer profesor con su viejo SEAT 127, y mi madre, cuenta que aprendí las marcas de los coches antes que el alfabeto.

Ender

Japan Rules!!

Javi Martín

Con 20 años no ponía ni una sola tilde y llegaba a cometer faltas como escribir 'hiba'. Algo digno de que me cortaran los dedos. Hoy, me gano un sueldo como redactor. ¡Las vueltas que da la vida! Si me vieran mis profesores del colegio o del instituto la charla sería de órdago. Pero aquí estoy, escribiendo sobre mi pasión donde me dejan. Si hace unos años me dicen que terminaría así, las carcajadas se habrían escuchado hasta en Australia, pero ahora no sabría vivir sin ello.

J. Rubio

Soy un enamorado del motor en general y de los vehículos clásicos y motocicletas en particular. Dedicado al mundo de la automoción desde hace unos años, disfruto probando toda clase de vehículos y escribiendo mis impresiones y experiencias sobre ellos.

Luis Martínez

Cuando era un niño, no podía pasar una semana sin el nuevo número de mi revista de coches favorita. De adolescente, descubrí que me apasionaba escribir, divulgar y comunicar ideas. Ahora me encuentro dando mis primeros pasos en la profesión que me apasiona de la mano de la afición que ocupó buena parte de mi infancia, toda una suerte que demuestra las vueltas que puede dar la vida.

Elena Lebrón

Soy Elena Lebrón, una joven periodista que desde los 16 años bucea entre grasa y aceite. A los 20, tuve un grave accidente de moto y entendí que faltaban mujeres que hablaran de velocidad y seguridad, y sobre todo mujeres que aportaran información útil y diferente sobre el motor. El motor siempre ha sido una cosa de hombres y las mujeres también tenemos mucho que decir así que toca gritar bien alto :  ¡Gas amigas!