Menu

Volkspods, la divertida fusión entre un Volkswagen Beetle y un ciclomotor

Las aletas del conocido escarabajo pueden tener una segunda vida

Volkspods, la divertida fusión entre un Volkswagen Beetle y un ciclomotor

A veces es bueno dejar volar la imaginación y construir motos que no hace falta que sean las más rápidas, ni las más tecnológicas. Incluso ni las más bonitas, pero sí que nos diviertan y hagan sentir algo. Y me vas a decir que cuando has visto la primera imagen de estas Volkspods no has dicho inmediatamente: ohhhh, ¡qué cuqui!

Esta creación tan diferente ha sido obra de Brent Walter, un aficionado que pasa las horas metidas en su taller fabricando los más extravagantes chacharros. Para la creación de las Volkspods ha cogido los cuatro guardabarros de un Volkswagen Beetle y los ha fusionado dos a dos, es decir, la mitad delantera de los frontales con la mitad complementaria de los traseros. Ha mantenido por lo tanto el faro original delantero del Beetle al igual que el trasero.

En su interior tuvo que fabricar un chasis tubular que diese soporte al guardabarro y así poder sentarse encima. Al mismo tiempo, también sujeta el motor que en este caso es un sencillo propulsor de un cilindro OHV de cuatro tiempos y una cilindrada de 79 cc, muy similar a los que se pueden encontrar en algunos cortacésped.

Lo mejor es que funciona perfectamente.

Los colores, como no podía se de otro modo, son los originales de Volkswagen. Por encima y para poder usarlos con comodidad, se ha instalado un asiento (más bien sillín) y un manillar cromado de bicicleta y elevado. Unas plataformas para los pies y unos neumáticos gruesos.

No será legal, no podrás salir con él a carretera pero seguro que si te puedes desplazar con ella en un recinto cerrado, como por ejemplo en un festival, seguro que va a ser uno de los vehículos más admirado aunque estés rodeado de deportivas de última generación y de las trail superventas.

COMPARTE
Sobre mí

ender

Japan Rules!!

COMENTARIOS

avatar
2000
 
smilegrinwinkmrgreenneutraltwistedarrowshockunamusedcooleviloopsrazzrollcryeeklolmadsadexclamationquestionideahmmbegwhewchucklesillyenvyshutmouth
Foto
 
 
 
  Suscribir  
Notificar de


NUESTRO EQUIPO

Pablo Mayo

Ingeniero de profesión, la mayor pasión de mi vida son los coches, y ahora también las motos. El olor a aceite, gasolina, neumático...hace que todos mis sentidos despierten. Embarcado en esta nueva aventura, espero que llegue a buen puerto con vuestra ayuda. Gracias por estar ahí.

Javier Costas

Me gustan los coches desde que tengo uso de razón (o antes), las motos siempre me han inspirado mucho respeto, y sin saber cómo, ya me han enganchado.

Luis Blázquez

Aficionado al mundo del motor desde que fui concebido. Aprendí a leer con revistas de coches y, desde entonces, soy un completo enamorado de la gasolina. Como no se nace sabiendo todo, cada día es importante aprender algo nuevo y así ampliar los conocimientos. Este mundillo tiene mucho que ofrecer, al igual que un servidor a vosotros los lectores.

Gonzalo Lara Camarón

Ingeniero de software a tiempo completo y apasionado del motor en mis ratos libres. Los coches me gustan desde que tengo memoria, pero fue descubrir las motos y la “enfermedad” fue a peor. Mi sueño es recorrer todos los rincones del mundo sobre dos ruedas.

J. Guillermo Pozo

Nací entre las historias de mi abuelo sobre su Derbi “cabeza de hormiga” y el terrorífico sonido del escape 4 en 1 de la GPX 600 de mi tío y la belleza de su Vmax 1200. Mi padre, fue mi primer profesor con su viejo SEAT 127, y mi madre, cuenta que aprendí las marcas de los coches antes que el alfabeto.

ender

Japan Rules!!

Javi Martín

Con 20 años no ponía ni una sola tilde y llegaba a cometer faltas como escribir 'hiba'. Algo digno de que me cortaran los dedos. Hoy, me gano un sueldo como redactor. ¡Las vueltas que da la vida! Si me vieran mis profesores del colegio o del instituto la charla sería de órdago. Pero aquí estoy, escribiendo sobre mi pasión donde me dejan. Si hace unos años me dicen que terminaría así, las carcajadas se habrían escuchado hasta en Australia, pero ahora no sabría vivir sin ello.

Delco

Más que la Historia, me gustan las viejas historias que huelen a asfalto, carreras y gasolina.